20 de enero de 2012 12:32 PM
Imprimir

Dicen en el campo . . .

... que, a pesar de las múltiples, variadas y mediáticas reuniones que se dispararon a causa de la sequía, y que tuvieron como protagonistas centrales al ...

… que, a pesar de las múltiples, variadas y mediáticas reuniones que se dispararon a causa de la sequía, y que tuvieron como protagonistas centrales al titular del Ministerio, Norberto Yauhar, y su equipo, junto con una reinstalada Mesa de Enlace con casi todos sus titulares (Biolcati de La Rural, Ferrero de CRA, y Garetto de Coninagro), aunque sigue ausente el presidente de la Federación Agraria, Eduardo Buzzi; sorprende la lentitud oficial en anunciar medidas de acción concreta para paliar, al menos, algunos de los daños ya muy graves que está causando la sequía. Es que, si se considera que este tipo de perjuicio se repite con alguna periodicidad (de hecho, la anterior fue en este mismo Gobierno, en 2008/9, durante el conflicto por la 125), y se agrega también que los informes técnicos, incluso de los organismos oficiales como el INTA, ya indicaban desde junio del año pasado déficits hídricos de distinta magnitud que fueron afectando primero al trigo (menores rindes), y luego a la siembra de la cosecha gruesa, especialmente de maíz, y últimamente de soja, sorprende que todavía no estén listas las medidas. Tampoco hay demasiado para innovar, ya que las «postergaciones» en los pagos de impuestos y créditos oficiales anunciados, que son las que contempla la Ley de Emergencia Agropecuaria actual, constituyen un salvavidas de plomo (de hecho, en estos casos muchos productores dejan de pagar directamente por falta de liquidez). Por eso, llamó bastante la atención que varios dirigentes se mostraran «conformes» con los encuentros, sólo porque finalmente los recibieron y se sacaron unas cuantas fotos.

… que, a falta de ayuda, tendrá que ser el propio ministro Yauhar el que ponga un poco de «creatividad» en el asunto, aunque sea para evitar daños mayores que pueden llegar a afectar hasta la próxima campaña si no aparecen pronto créditos no retornables y otras líneas con tasa subsidiada, como para dar alguna liquidez al sector en forma inmediata, sobre todo considerando que los daños esta vez afectaron tanto a los productores chicos como a los pools de siembra muy dañados porque, a pesar de su diversificación, el epicentro de la seca está en la Pampa Húmeda, donde se concentra este tipo de esquemas productivos. Tanto es así que, además de intentar (se supone que con éxito variable) una renegociación de los contratos de arrendamiento que se hicieron a principios del año pasado a valores exorbitantes para la realidad de hoy, ya hay algunos grupos especialmente complicados, con deudas atrasadas que superan los u$s 6 millones. Otro tema que ameritaría algún marco de referencia es el de los precios del «pasto», que ya está volando disparado por la demanda de ganaderos. Los pocos rollos, fardos y megafardos que aparecen en el mercado cotizan hoy a valor oro y prometen seguir con su tendencia alcista ante el continuo deterioro de los campos ganaderos (tanto naturales como pasturas), que fue lo que forzó, además, una oferta adicional adelantada en Liniers y que mantuvo las cotizaciones de la hacienda relativamente bajas.

… que, mientras la mayoría «timbra» datos sobre la producción agrícola final, y los dirigentes intentan una eliminación y/o rebaja en las alícuotas de las retenciones ante las pérdidas de esta campaña, surgen algunas «perlitas», como que dos distritos sin cultivos anuales, como son Santa Cruz y la Ciudad de Buenos Aires, igual reciben el 30 por ciento de las retenciones que hace un par de años dispuso el FFS (Fondo Federal Solidario). Como la distribución se hace sobre la base de la coparticipación, no importa que no tengan ni una maceta en todo el territorio. Sobre esto mismo, otra rareza fue que en aquel momento, uno de los primeros grupos de legisladores en aprobar la propuesta del Ejecutivo fue el de Santa Fe, a pesar de ser una de las provincias más perjudicadas por el sistema de impuestos a la exportación. Que los que tampoco están muy bien son los molineros, pues la producción fue menor que la esperada (dicen que entre 11 y 12 millones de toneladas «reales»), la calidad de una parte del trigo (especialmente en el sur) no es buena y, para colmo, el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, les suspendió los subsidios que recibían (y que pocos creían que se iban a eliminar), justo cuando muchos habían encarado ampliaciones de sus plantas, no demasiado acordes con las proyecciones productivas del trigo en el país. El resultado es que se prevén, igual que en la industria frigorífica (donde también hay una interna feroz que se identifica con los exportadores vs. los «consumeros», aunque se trata de diferencias más personales que industriales), cierres de plantas y varios ya comenzaron con la suspensión de horas extras y vacaciones adelantadas. Con ese contexto, la entidad que los agrupa (la Federación Molinera) estaría por nombrar a su nuevo presidente, ya que el anterior, España, ahora es diputado por el FpV. En su lugar dicen que va a ir Calvo, de Cargill, aunque varios creen que España intentaría retener el manejo desde «afuera».

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *