21 de enero de 2012 11:10 AM
Imprimir

La fuente de agua es la primera limitante que hay para el riego

URUGUAY : “Lo primero que se debe considerar cuando uno se plantea el riego en cultivos de verano, son las fuentes de agua”, señaló a el ingeniero agrónomo Carlos Bonino.

En Uruguay, “si bien en la escuela aprendimos que el país es regado por una infinidad de cursos de agua, a la hora de tener una disponibilidad de agua que permita regar, a veces no es tan así y se transforma en la primera limitante”.
Muchas cañadas y arroyos son buenas para abrevar ganado, “pero cuando le comenzamos a pedir agua para regar, ésta no alcanza”, dijo el técnico de la Cooperativa Agraria Nacional (Copagran), filial Paysandú. “Se debe tener en cuenta que hablamos de riego en maíz o en soja de 400 milímetros en la zafra, que son 4.000.000 de litros por hectárea, lo cual es mucha agua”.
Por eso reiteró que “cuando hablamos de riego, la fuente de agua es la primera limitante que tenemos. En esta zona, recuperar agua profunda para regar “es inviable”, aclara, “porque debería hacerse un pozo de más de 100 metros y tampoco los caudales que se obtienen son gran cosa”.
Ante las dificultades que en los últimos años se aprecia cada vez más claramente, de falta de precipitaciones en el verano y agudizada por las altas temperaturas, Bonino entiende que “una opción es hacer una represa, pero obviamente requiere de una importante inversión. Otra opción es encontrar un sistema de riego económico y fácil de operar que justifique regar un cultivo”.
En el departamento de Paysandú “tenemos suelos con poca capacidad de almacenar agua. Suelos con más de 40 a 50 centímetros. Si bien suelen tener de fertilidad natural muy alta, en general son suelos que para cultivos de verano estamos jugando en la raya del reglamento. Significa tener sistemas de riego que estén reponiendo frecuentemente el agua que el cultivo va extrayendo”, dijo. En días con temperaturas por encima de los 35 grados, como se han presentado en este verano, “debemos tener evaporaciones del orden de los 8 a 10 milímetros por día, lo cual es mucha agua que se debe reponer. Además, tenemos suelo con capacidad de filtración muy baja”.
El citado profesional sostiene que hay lugares donde el riego es posible y está documentado en trabajos locales como los realizados por el Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA), además de la Estación Experimental “Dr. Mario A. Cassinoni” (Eemac) de Facultad de Agronomía “y se puede aspirar a rendimientos de más de 4.000 kilos de soja y más de 10.000 kilos de maíz con riego y con una ecuación de rentable a muy rentable”.
Manifestó que el riego es una herramienta que en Uruguay, “silenciosamente y sin espavientos se viene realizando. Aunque no hay mucha estadística, se cree que debe haber un 10% de área regada de cultivos de verano -sin tomar como referencia el arroz-”. Dijo que si hoy hacemos entre 40 y 45 kilómetros a la redonda en Paysandú “encontramos riego con muy dispar resultados económicos, que se van ajustando las ecuaciones y están aquellos que lo están haciendo con buen éxito”.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *