23 de enero de 2012 10:59 AM
Imprimir

Los frigoríficos pierden 14.000 puestos de trabajo por la crisis

Estiman que 7.000 se destruyeron en 2011 y otros tantos se perderán este año.

Los frigoríficos se convirtieron en un dolor de cabeza para el Gobierno. Tanto que fuentes oficiales ya reconocen que entre 2011 y 2012 se perderán 14 mil puestos de trabajo en el sector. En los últimos 2 años cerraron 120 establecimientos , la mayoría se dedicaban a la exportación de carne. El viernes hubo una reunión clave en el Ministerio de Trabajo.

La cantidad de puestos de trabajo en la actividad frigorífica fue de las pocas que experimentó una caída durante el año pasado. En el Gobierno reconocen que se destruyeron 7 mil puestos y estiman que este año se eliminarán otros 7 mil. El viernes a la mañana el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, recibió en sus oficinas a representantes del sector para intentar encontrarle una solución al problema.

La punta del iceberg fue la situación de una de las plantas de Swift (propiedad del gigante brasileño JBS), que cerró una planta en Venado Tuerto porque tenía dificultades para exportar. Pero esta realidad afecta a varias compañías del sector. “Entre 2010 y 2011 llevamos perdidas 120 fábricas, la caída del stock fue de 12,5 millones de cabezas y la producción de carne cayó 30% en comparación con 2009”, sostuvo el presidente de la Cámara de la Industria y Comercio de Carnes de la República Argentina (CICCRA), Miguel Schiaritti.

Según sus estimaciones, el sector llegó a esta situación producto de la sequía 2008-2009 y a las políticas implementadas por el Gobierno desde 2007 para limitar las exportaciones de carne e intentar que la mayoría de la producción fuera al mercado interno con precios más bajos. “Hay frigoríficos que no se pueden bancar tres años de pérdida”, estimó Schiaritti.

Ricardo Bruzzese, el empresario cárnico que creó el plan “Carne para Todos” y que aspiraba a convertirse en intendente de La Matanza, dijo que la situación es diferente para los que exportan y para los que destinan la producción al mercado interno. “Los que estuvieron complicados fueron los que se dedican a la exportación que no cuentan con ganado propio ”, aseguró. La situación para los que venden en el país es mejor, pero tampoco es la panacea. “En Argentina el consumo de carne bajó 25% y por eso hay espacio y personal ocioso en las fábricas”, agregó Bruzzese.

La crisis hizo que las compañías empezaran a evaluar otras estrategias. Por ejemplo, absorber tareas como la comercialización, la distribución, y hasta la posibilidad de proveerse ellos mismos la hacienda. En este marco, en el sector estiman que los hipermercados jugarán un rol central en la actividad y no descartan que sean las grandes compañías de supermercados las que reemplacen a los pequeños y medianos frigoríficos.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *