23 de enero de 2012 00:02 AM
Imprimir

Por suba en el consumo las avícolas planean invertir $ 690 millones

Las avícolas argentinas planean invertir $ 690 millones para ampliar su capacidad productiva y responder así a la mayor demanda de los mercados interno y externo. Así lo informó el Ministerio de Industria que comanda Débora Giorgi.

Más de la mitad de esa inversión ?$ 390 millones? proviene de créditos del Bicentenario, programa a tasa subsidiada del 9.9 por ciento que tiene un plazo de devolución de cinco años.
Los mayores desembolsos vendrán de parte de las gigantes del sector, que según los datos de la cartera de Industria, recibieron el 68 por ciento de los créditos del Bicentenario otorgados, Se trata de las las dos mayores avícolas nacionales (Cresta Roja y Granja Tres Arroyos) y a la entrerriana Soychú, otra grande del rubro.
Cresta Roja, de Buenos Aires, solicitó financiamiento por
$ 100,8 millones para la construcción de un módulo completo para la producción de pollos para exportación.
Granja Tres Arroyos, de Entre Ríos, pidió financiamiento por
$ 94,2 millones y su coterránea Soychú lo hizo por $ 60,3 millones.
Las inversiones están destinadas a la construcción y ampliación de plantas de faena, plantas de incubación, plantas de alimento balanceado, granjas, construcción y ampliación de plantas de tratamiento de efluentes, y la adquisición de máquinas incubadoras, túneles de congelado y demás equipos.
Los desembolsos de las avícolas se producen en pleno proceso expansivo. Entre 2003 y 2010, la producción nacional de pollos creció 109 por ciento, al pasar de 760.000 a 1,59 millón de toneladas. En el mismo lapso, se duplicó el consumo de pollo, hasta los 38,5 kilos por habitante por año y las exportaciones crecieron a un ritmo promedio del 37 por ciento anual. Mientras que en 2003 se exportaba a 28 países, hoy los destinos suman más de sesenta.
El ritmo de crecimiento del sector pudo sostenerse, en gran medida, por los subsidios del Gobierno Nacional, en la forma de compensaciones pagadas por la ex Oncca entre 2007 y 2011, que permitieron mitigar el impacto de la suba de los precios del maíz y de la soja, materia prima para la alimentación de los pollos. A esto se sumaron la mejora en la eficiencia de los procesos y el impulso del consumo interno, acrecentado en los últimos años a la par de la suba de los precios de la carne vacuna en el mostrador.
Según el Plan Agroalimentario oficial, para 2020 el consumo de carne aviar en el país alcanzará los 50 kilos por habitante por año y las avícolas producirán 3,1 millones de toneladas, llegando a posicionar al país como cuarto productor mundial, cuando hoy ocupa el sexto lugar. Aún así, el gobierno acaba de quitarles a los avicultores los subsidios a partir de enero. Sólo este rubro y los molinos harineros siguieron cobrando las ayudas durante 2011.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *