14 de enero de 2010 13:55 PM
Imprimir

Sojero transgrede normas del Senave

Varias transgresiones de las normativas de protección sanitaria en el uso de agroquímicos fueron comprobadas en una finca sojera de Curuguaty, en una intervención del Servicio Nacional de Calidad y Sanidad Vegetal.

Fiscalizadores del Servicio Nacional de Calidad y Sanidad Vegetal y de Semillas (Senave) finalmente pudieron intervenir la firma árabe “Issos Greenfield Internacional SA” y constataron varias irregularidades en relación a la ley y normativas fitosanitarias.

Pese a las trabas anteriores del fiscal ambiental Miguel Angel Rojas para requerir el allanamiento, finalmente funcionarios estatales con mandato del juez de feria José Benítez se incautaron de un lote de productos considerados “franja roja” y no permitidos para uso agrícola sin registro del ente de control vegetal.

Luego de varios días de dilación del fiscal ambiental Rojas para requerir el allanamiento, finalmente el juez de feria José Benítez autorizó la verificación del depósito que la firma árabe posee en la hacienda “Nueva Esperanza”, distante unos 31 kilómetros al este de esta ciudad.

Los funcionarios de Senave Darío Quintana y Alberto Benítez, acompañados por el auxiliar fiscal René Rojas, convencieron al administrador Issa Assa Hassam para abrir el depósito para la verificación.

Productos de la franja roja

En un frustrado procedimiento del pasado 8 de este mes, el extranjero había impedido la verificación del depósito donde almacenan los productos considerados de “franja roja” por su alta toxicidad, alegando que el fiscal ambiental Miguel Angel Rojas, un día antes, ya había intervenido el lugar.

En el sitio fueron hallados 149 bidones de herbicidas de la marca Paraquat, de 20 litros cada uno (unos 2.980 litros); 40 cajas de insecticidas de la marca Endosulfan, de 5 litros cada uno (800 litros); y 2 litros de insecticidas de la marca Clorpirifos, este último no está registrado en el Senave y no posee certificado de libre venta.

Curiosamente, la firma contaba con el asesoramiento irregular del Ing. Daniel Ugarte Filippini, quien tampoco cuenta con registro en el Senave, una exigencia de la nueva ley de control de productos fitosanitarios de uso agrícola.

Según los cálculos de mercado local, los volúmenes de productos incautados tendrían un valor de US$ 22.250 (unos G. 106.132.500 al cambio vigente).

Recetario agronómico

El ingeniero Darío Quintana explicó que los productos etiquetados con la “franja roja”, por su alta toxicidad, deben contar con recetario agronómico, en el que figure el uso adecuado avalado por un ingeniero agrónomo registrado en el Senave. Añadió que el herbicida Paraquat se utiliza preferentemente para la desecación de cultivos y así lograr uniformizar la maduración del cultivo de soja; mientras que los otros productos son para combatir ataques de orugas en cultivos de oleaginosas y cereales.

La ley de uso de plaguicidas Nº 3742/09 fue sancionada el 29 de octubre de 2009, por mayoría simple en la Cámara de Senadores, luego pasó al Ejecutivo para su promulgación, pero aún hasta hoy la misma no fue reglamentada, labor que arrancará en una reunión el 18 de ese mes en el Senave.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *