14 de enero de 2010 14:06 PM
Imprimir

Con rindes dispares finalizó la cosecha de cebada

El efecto de la sequía a mediados de 2009 castigó duramente a los cultivos de invierno y la cebada no fue ajena a ese problema. En las principales cuencas donde se implanta el cereal los rindes han sido muy magros, como fue el caso del sudoeste de la Provincia de Buenos Aires.

Más grave aún fueron los problemas de calidad, tanto por bajo calibre como por exceso de proteína. La industria está buscando mercados forrajeros alternativos para ubicar buena parte de la producción que no puede ser utilizada para la elaboración de malta.
“La sequía que tuvimos hizo que las plantas tuvieran granos muy chicos y con alto contenido de proteínas”, comento a redagroactiva.com el ingeniero agrónomo, Fernando Giménez, responsable de cereales del INTA Bordenave.

La cosecha se realizó en tiempo y forma pero las cebadas fueron de muy mala calidad para la industria.

Si bien en la zona costera de la provincia la cosecha ha sido buena, en el sudoeste “los rindes fueron de 2 mil kilos por hectáreas”, informó el técnico y aseguró que la merma en la producción “estaba predestinado que iba a pasar”.

Al inicio de la campaña se estimaba una caída de la superficie de siembra pero los analistas creían que la situación cambiaría. Sin embargo, no se revirtió de acuerdo a algunas predicciones, por lo que la merma en cuanto a superficie implantada fue superior a lo que se preveía.

“En esta campaña se han sembrado más de 550 mil hectáreas de las cuales el 75% de la superficie está en el sudeste bonaerense, que al momento de la siembra presentó condiciones óptimas. En el norte de la provincia, la intención de siembra bajó mucho porque el perfil estaba seco en la época de siembra”, comentó Jiménez y agregó que “aquí hubo una gran nevada allá por el mes de julio y muchos productores se largaron a sembrar. Se perdieron muchos lotes”.

En donde la cosecha fue buena fue en la zona costera y en los campos ubicados en las cercanías de Tres Arroyos con suelos más profundos (Cascallares).A la hora de hablar de un promedio de rindes, los ingenieros consultados coincidieron en que en Coronel Dorrego la media no superó los 1200 kilos, con lotes que no dieron nada y otros que alcanzaron los 4mil kilos. En el caso de Gonzales Chaves el rinde promedio ronda los 2000 kilos. Minetras que en Tres Arroyos no se llegaron a los 3 mil kilos.

El mercado de la cebada

La mayoría de los productores que hacen cebada la hacen con un contrato que está ligado al trigo. Durante 2009 hubo algunos aumentos, pero siempre ligado al trigo lo que atenta contra la expansión de la superficie.

En condiciones normales la cebada puede ser una opción interesante, por cosecharse antes que el trigo, aunque en los últimos años esa ventaja no se ha observado ya que, al aumentar los rindes, se demora la época de cosecha.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *