25 de enero de 2012 10:28 AM
Imprimir

Gerónimo Venegas comparó al gobierno con la dictadura militar

El secretario general de los peones rurales, aseguró que el ingreso de Maffe al Registro fue “ilegal”. Y trazó un paralelismo “como los operativos” que hacían los militares en la dictadura. Advirtió a los demás gremios sobre el avance de una “manu militari” desde el gobierno, y criticó duramente al ministro Tomada: “siempre vivió de los trabajadores”, dijo.

Orgulloso de haber integrado “la juventud sindical de Perón” con su “amigo” y “compañero” Hugo Moyano “con quien nos conocemos desde hace muchos años” y “hablamos todos los días”, Gerónimo Venegas rompió el silencio este martes luego de que el gobierno interviniera el Registro Nacional de Trabajadores y Empleadores Rurales (Renatre).

El Momo dio una conferencia de prensa en la sede central de la Uatre, respaldado por un nutrido grupo de seguidores, y con la plana mayor del gremio. De las entidades de la mesa de Enlace brindó su apoyo personal, Pedro Apaolaza, actual vicepresidente de CRA y ex presidente de Carbap, sentado a la derecha del titular de la Uatre.

En declaraciones a El Enfiteuta, Venegas sostuvo que había estado en comunicación con la cúpula de la Mesa de Enlace, y que las cuatro entidades le habían manifestado su apoyo. “No quise convocar a una conferencia de prensa del Renatre, lo hice yo como titular de Uatre, para que no haya confusiones”, remarcó.

Venegas arrancó la conferencia de prensa asegurando que ante el avance del gobierno en el Renatre y el respaldo de “medios oficialistas” había que romper el silencio. “Esto (la conferencia de prensa) es simplemente para aclarar”, dijo, porque el accionar del oficialismo y sus aliados “hacen que la gente esté confundida”.

El Momo descalificó de cabo a rabo no solamente la intervención del Renatre efectivizada el lunes cuando despuntaba el sol, sino también porque aseguró que la ley del Peón Rural sancionada por el Congreso era “una mentira”.

El titular de Uatre señaló que el ingreso del interventor Oscar Marcelo Maffe como “ilegal” y aseguró que judicialmente rige la medida cautelar presentada por la entidad. Por eso, sostuvo que el delegado del Ministerio de Trabajo y su gente “son intrusos, y se van a ir como intrusos” del Renatre. Luego aseguró que confía en que la Justicia le dará la razón, por lo que no habrá acciones gremiales hasta que se pronuncie el tribunal.

Sobre la ley, el gremialista explicó que en un 98 por ciento el proyecto elaborado desde el Renatre durante tres años era compartido por el Ministro Carlos Tomada, según él mismo le confió, pero que desde el gobierno cambiaron el 2 por ciento restante. Tomada “modificó los últimos artículos para confiscar el Renatre y destruir el gremio”.

En ese razonamiento, Venegas justificó que en general la ley sancionada haya tenido un amplio apoyo político, pero fue más ajustada la votación que implicaba la disolución del organismo, lo que dio a entender como una picardía del oficialismo para aprobar la ley.

El dirigente también advirtió a los otros colegas sindicalistas por lo que podían esperar en lo sucesivo del gobierno nacional. Y asoció la intervención del Renatre con uno de los periodos más sangrientos de la reciente historia argentina.

Venegas dijo que el ingreso con la Gendarmería a las seis de la mañana en el Registro “me hizo acordar a los operativos de la junta militar”, que irrumpían con comandos de tareas en los domicilios por lo general en la complicidad de la noche.

Acusó a Álvaro Ruiz, el presidente de la Comisión Nacional de Trabajo Agrario, por haberse negado a homologar el acuerdo de suba salarial del 35,7 por ciento para los trabajadores rurales. Y lo acusó de aplicar “mano militar” (que el mismo Ruiz habría reconocido) a la decisión de ignorar el consenso entre trabajadores y empleadores.

“Pensé que (Ruiz) era el único militar que había en el gobierno” ironizó Venegas, pero con el ingreso en el Renatre del representante del Ministerio de Trabajo con auxilio de la Gendarmería, indicó que hay más “militares” en el oficialismo.

De allí que el Momo advirtió a los sindicatos porque podrían padecer acciones similares por parte del gobierno y “una vez que están adentro no los sacamos más” reflexionó. Para Venegas los fondos de las Obras Sociales representan una caja apetecible para el kirchnerismo, y en esa línea lo comparó también con la estatización de las AFJP, cuyos recursos pasaron a la Anses.

El gremialista no brindó mayores precisiones acerca de las remuneraciones que percibió en el Renatre (cerca de 450 mil pesos) que publicó Página 12. Sobre este punto, se limitó a decir que el autor de la nota “se olvidó de deducir el mínimo no imponible, un impuesto distorsivo que sufren los trabajadores”. Venegas dijo que sus ingresos eran fáciles de comprobar: “No tengo nada más que aclarar”, concluyó.

En un párrafo especial al Ministro Tomada, Venegas lo calificó como “un abogado que siempre vivió de los trabajadores” y que “sabe perfectamente el profundo daño que está haciendo” con la nueva ley del Peón Rural.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *