25 de enero de 2012 11:13 AM
Imprimir

El Brasil ovino

FORTALEZAS Y DEBILIDADES

La presencia mundial de Brasil en los agronegocios es contundente. En muchos rubros destacados se ubica en el podio de los mayores productores y/o exportadores del mundo.

Sin embargo, en algunos productos del agro el país norteño es neto importador. Este es el caso de la carne ovina, donde Uruguay juega un rol protagónico, al ser su principal abastecedor. Con alguna participación menor de Argentina y Chile, nuestro país es el principal proveedor del producto, con más de 90% del mercado.

 

 Para la carne ovina uruguaya, Brasil representa, junto a la Unión Europea, uno de los dos mercados más importantes en volumen y precio obtenido. En 2011 representó 29% de las colocaciones de carne ovina en volumen y 36% de los dólares generados.

Algunos datos del ovino norteño

Actualizada y fácilmente disponible encontramos información del agro brasileño en general y del rubro ovino en particular.

En base al IBGE (Instituto Brasileiro de Geografía e Estatistica) tuvimos la primera sorpresa al ver que el stock ovino aumenta ininterrumpidamente en Brasil desde el año 2003, a diferencia de lo que ocurre en la mayoría de los países del mundo.

Es así que, de un mínimo histórico de 14,2 millones de cabezas en 2002, pasó a 17,4 millones en 2010, último dato al que tuvimos acceso. El incremento ha sido lento pero sostenido y acumuló 22% en los últimos ocho años.

Al igual que en nuestro país, el stock ovino más alto se dio a principios de los 90, con máximos de 20 millones de cabezas. El Nordeste es la región con más ovinos de Brasil, representando 57% del total, con razas mayoritariamente de pelo en función de las características climáticas de esta región. Bahía concentra buena parte de la población ovina del Nordeste.

La otra región destacada para la producción ovina norteña es el Sur, que en 2010 llegó a 4,9 millones de lanares (28% del stock). El limítrofe estado de Rio Grande do Sul es el mayoritario, con un stock de cuatro millones de cabezas ovinas declaradas en 2010.

Algunos analistas privados brasileños coinciden en señalar que el sector presenta algunas debilidades importantes, entre las que resalta la falta de articulación entre los distintos actores de la cadena.

Se menciona una alta informalidad a nivel de faena, con estimaciones que ubican a la faena clandestina en algunos estados –como Rio Grande do Sul– en más de 60% del total.

A nivel primario, se menciona a la falta de escala y a la dificultad para conseguir mano de obra competente como algunas de las limitantes más importantes para dotar de competitividad al rubro, frente a otras opciones productivas.

Por su parte, las oportunidades que ofrecen un mercado interno de alto poder adquisitivo e incluso el acceso a mercados de exportación a partir de un precio internacional del producto que sigue mostrando un gran desempeño, motivan la revisión del accionar del rubro en la interna.

Stock ovino en Brasil (millones de cabezas). Fuente: IBGE
Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *