25 de enero de 2012 20:31 PM
Imprimir

Tips para los Trips

Condiciones de sequia y altas temperaturas en algunas zonas del país predisponen a la aparición de esta potencial plaga. Consideraciones y recomendaciones para su manejo.

Introducción

Los períodos de sequía en la región pampeana han sido, sin dudas, causa de la manifestación de una población elevadísima de pequeños insectos conocidos como “trips”. En el norte de Buenos Aires; sureste, centro y norte de Santa Fe y toda Entre Ríos, las lluvias suelen no ser suficientes para disminuir su presencia.

Estos pequeños fitófagos (0,5 a 0,8 mm de largo) están presentes en el cultivo desde hace muchos años, y más allá de ser plaga esporádica o potencial, sólo en contadas situaciones alcanzaron niveles de daño que hicieran pensar en realizar tratamientos con insecticidas. Es importante aclarar que estos insectos constituyen el alimento de especies benéficas predadoras como Orius (chinche pirata) y Geocoris (chinche ojuda).

Según las condiciones climáticas del año y la región del país, se han observado diferentes niveles poblacionales y diversas especies como Frankiniella schultzei, Thrips tabaco y Caliothrips phaseoli, ésta última convirtiéndose en la especie más abundante en los últimos años. Estos pequeños insectos pertenecientes al orden de los Tisanópteros poseen un aparato bucal formado por estiletes que utilizan para raspar el tejido epitelial de las plantas, haciendo aflorar jugos celulares que posteriormente succionan para alimentarse. Las larvas y adultos se alimentan de tejidos vegetales y prefieren partes protegidas de la radiación solar y con mayor humedad.
Los ataques pueden ocurrir desde emergencia, sobre los cotiledones, hasta muy avanzado el ciclo del cultivo.


Caliothtips phaseoli

Los trips son causantes de 3 tipos de daños:

  1. Daño directo, por raído de los tejidos: rompen las células superficiales y succionan los jugos vegetales. Aparecen, entonces, pequeñas manchas blanquecinas (células vacías) que luego toman color amarillento, marrón y hasta rojizo. Las hojas se ven plateadas o grises (como sucias de polvo) y luego amarillentas-rojizas. Este daño incrementa la pérdida de agua de las plantas y, en condiciones de sequía del suelo, se deshidratan y se marchitan más. Con grandes cantidades de trips por hoja (40-50), éstas envejecen prematuramente y pueden caer de la planta.
  2. Las heridas causadas en las hojas pueden ser una vía de entrada de agentes causales de enfermedades (hongos, virus, bacterias).
  3. Transmisión de virus.


Daño por Trips

Decisiones de control con insecticidas

Para decidir realizar tratamientos con insecticidas, deben considerarse algunos aspectos importantes relacionados con los trips:

  • Las poblaciones para requerir tratamientos son altas: más de 50 trips/folíolo de soja (según umbrales de tratamiento del exterior).
  • Aunque se lograra una alta mortalidad en el tratamiento con insecticida, la reinfestación (es decir, la reaparición de la plaga) es muy rápida ya que los adultos emergen del suelo, donde están las ninfas del último estadio. Esto puede suceder a los 5-7 días con adultos y a los 15 días por nacimiento de nuevas ninfas. Este suceso es una prueba indirecta de que los insecticidas tienen muy baja persistencia en el cultivo.
  • En los cultivos que han superado el Máximo Volumen de los granos (R6-MV), quedan pocos días para la caída normal de las hojas (estado R7), por lo que el envejecimiento y caída de las hojas tendrá una incidencia mínima o nula en la disminución de rendimiento del cultivo. Sí es importante tratar de conservar las hojas en cultivos que están en pleno llenado de los granos (R5 y R6).
  • El tratamiento para eliminar trips y conservar hojas debería ir acompañado de un pronóstico alentador en cuanto a la concreción de precipitaciones en los días posteriores al control. La pregunta es: ¿Quién sabe esto?, ya que las lluvias se pueden producir en forma muy irregular (chaparrones). Entonces el tratamiento puede ser como “gastar pólvora en chimangos”, es decir, cargarle costos a un cultivo que no sabemos cómo va a terminar.
  • Las lluvias no harán desaparecer rápidamente a los trips, aunque deberían ir disminuyendo en cantidad durante las siguientes semanas, pero los cultivos manifestarán recuperación al disponer de agua sufiente para mantenerse normales y compensar la pérdida por las heridas.
  • En Argentina existen productos registrados para el control de Caliothrips phaseoli (trips del poroto) en el cultivo de soja (CASAFE, 2007), como son lufenuron + profenofos y tiametoxan + lambdacialotrina.
  • El control con insecticidas requiere llegar con los productos hasta las hojas inferiores de las plantas, ya que los adultos se instalan primero allí y luego la población crece hacia arriba (allí es donde hay más trips y éstas son las hojas que caen primero). Esto significa que hay que realizar una excelente aplicación o aprovechar la fase gaseosa aplicando al atardecer.

Frente a un año que viene seco en varias zonas del país, estas consideraciones nos pueden ser de gran ayuda a la hora de decidir cómo vamos a manejar esta plaga en nuestros lotes.

Fuente:

  • Trips en cultivos de soja. Ing. Agr. Rubén A Massaro. INTA EEA Oliveros
  • Control de trips en el cultivo de soja. Norma Arias (INTA EEA Concepción del Uruguay) y Mariela Andrian (División Tratamiento de semillas. GLEBA SA)
Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *