26 de enero de 2012 13:07 PM
Imprimir

Buscan planificar la pesca del calamar a cuatro años

El subsecretario de Pesca de la Nación, Néstor Miguel Bustamante, analizó la coyuntura actual de las tres principales especies comerciales del caladero argentino, y adelantó una serie de acciones que se trabajarán en conjunto con cada sector. Producto de la situación del calamar que aparece en el horizonte más cercano como el más comprometido por las serias dificultades que ha encontrado la flota potera en hallar el recurso, logrando el año pasado apenas un total de descargas por 74 mil toneladas.

Además, el sector ha reiterado sus quejas por la falta de regularidad en la realización de las campañas de investigación lo que permitiría tener una aproximación científica más acabada sobre los motivos que dieron lugar a la variación de comportamiento de la especie.
“Me reuní hace unos días con Guillermo Jacob en representación del sector potero y los reclamos que me formuló fueron ésos, pero encontré una notable buena predisposición de parte del sector. Incluso, sugerí una cuestión que le importa a la Subsecretaría como lo es discutir la captura del recurso en la milla 200, como una cuestión estratégica, política y también de marcar nuestra presencia en esa zona”, relató Bustamante a Revista Puerto.

PESCAR EN AGUAS INTERNACIONALES
La propuesta para que la flota explore el área límite de la jurisdicción argentina con aguas internacionales está pensada como una incursión “en forma previa a la apertura de nuestra propia zona de explotación del calamar. Tras esas conversaciones hubo concretamente ocho pedidos de barcos de la flota potera para ir a pescar a la milla 200, y posteriormente hubo un noveno barco que también solicitó esa autorización, con lo cual estoy sumamente satisfecho con la respuesta del sector”, indicó.
El funcionario reveló que los amadores que se dedican a la explotación del Illex “nos solicitaron un incentivo, y no se tradujo en un pedido de incentivo económico, sino que profundicemos el tema de la investigación del recurso. No es menos cierto que venimos de años críticos en el Inidep, recién ahora contamos con la disponibilidad de los dos buques para la investigación y en condiciones de salir a hacer campañas. Así que es de esperar que podamos satisfacer esta cuestión que me pidieron”, dijo el titular de la Subsecretaría de Pesca de la Nación.
“Así, pretendemos que en la parte previa a la apertura de la explotación de la pesquería del calamar en la Ze parte de la flota pueda operar sobre la milla 200 y terminar parte de su marea en una zona de entre 2 y 5 millas de nuestro mar”, anticipó.
En tanto, Bustamante reveló que esto “formaría parte de un nuevo plan que tendría un término de cuatro años. En lugar de tener un taller de trabajo del calamar en el Consejo Federal Pesquero, mi idea es crear un taller para diseñar un plan de diez puntos por el término de cuatro años, donde tengamos definida una política del calamar para que haya reglas claras, y el sector pueda confiar y diseñar sus propias estrategias comerciales más allá de los vaivenes que pueda producir la escasez del recurso como se ha dado en los últimos años”.

EVALUACION DEL REGIMEN DE CUOTIFICACION
Asimismo, el Subsecretario fue consultado por este medio sobre la evaluación de la cuotificación de la especie merluza hubbsi cuando se apresta a cumplir el segundo año de la puesta en marcha del sistema, que en gran medida ha venido a traer ordenamiento y previsibilidad a las empresas.
“Después de tantos años, la cuotificación vino a marcar un ordenamiento muy importante en esa especie, siendo en términos generales muy beneficioso. Respecto de la cuotificación se espera un año de tarea muy dura en el Consejo Federal Pesquero porque es el segundo año de implementación y la Resolución 23/2009 establece que dos años después de iniciada se debe realizar la primera evaluación”, precisó.
Esa valoración permitirá “conocer en detalle quiénes explotaron el recurso en la manera prevista por la legislación y quiénes no. A su vez, con esa evaluación se determinará el cumplimiento que las empresas debieron hacer en materia de obligaciones laborales, previsionales e impositivas”, subrayó.
“Si bien la cuotificación significó un marco de previsibilidad por quince años para las empresas, mayor seguridad jurídica y una manera distinta de proyectar la vida de las empresas, todo eso va de la mano de exigencias que las empresas también deben cumplir. El derecho que recibieron las empresas de manejar sus cuotas venía de la mano de la obligación en materia laboral, previsional e impositiva, y eso se revisará este año a partir de marzo, caso por caso”, adelantó el titular de la cartera nacional de Pesca.

EL LANGOSTINO NO BRILLA
En tanto, la especie estrella del caladero argentino, el Pleoticus muelleri, se presenta con una contradictoria realidad. Por un lado, la salud del recurso se muestra como inmejorable, los volúmenes de capturas han sido muy altos con excelentes rendimientos, pero como contrapartida, los mercados tradicionales de colocación de estos productos, concentrados en Europa, registran una fuerte retracción del consumo lo que ha llevado a que en el Viejo Continente exista un ‘sobrestokeo’ de langostino, lo que a su vez provoca la tendencia a la baja en los precios de exportación.
A ese contexto debe añadírsele también la creciente participación en los mercados que está teniendo la especie Penaeus Vannamei, lo que coloquialmente se conoce como: langostino de cultivo.
“Coincido con ese diagnóstico, es eso exactamente lo que está pasando”, indicó Miguel Bustamante. “La crisis europea ha golpeado muy fuertemente los valores de la especie. Si bien ha sido una temporada récord en cuanto a capturas, ha sido un año no del todo conveniente para el sector”, evaluó.
La Subsecretaría de Pesca y el Senasa terminaron hace poco un trabajo sobre la ‘mancha blanca’ del langostino, que se ha presentado como un obstáculo sanitario planteado por Brasil respecto de la exportación de langostino patagónico. “Ese trabajo ha demostrado claramente que no existe ese virus en nuestro recurso, por lo tanto, vamos a seguir trabajando para introducir exportaciones de langostino en el mercado brasilero; y ese sería el primer mercado que serviría para paliar los negativos efectos que tiene la baja de Europa”, manifestó.
“En los próximos días viajaré a Brasil para acompañar a las empresas del sector para resolver este tema, y llevar tranquilidad que nuestro langostino no tiene la ‘mancha blanca’”, enfatizó.
En otro tramo, se refirió al langostino de cultivo, “es cierto que crece la participación del Vannamei, pero seguimos sosteniendo que el langostino nuestro tiene otra calidad, y debemos apuntar a otro nicho de mercado. Si logramos participar de una pequeña porción de ese mercado distinto al que siempre se dirigieron estas exportaciones, va a ser una gran solución para esta coyuntura extraordinaria, y nos abre una puerta de futuro con un nuevo mercado”, consideró.
Con todo, se avizora otro año con muy buenas capturas lo que volverá a provocar un cuello de botella ya que es de esperar, a la luz de la crisis internacional, que difícilmente España y el resto de países de Europa puedan absorber semejante volumen de langostino lo que obligará a las áreas comerciales de las compañías a duplicar el ingenio para conseguir otros mercados internacionales.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *