27 de enero de 2012 21:33 PM
Imprimir

El campo habla . . .

... que mientras siguen conociéndose más daños causados por la sequía (a pesar de las últimas lluvias) y aumenta semana a semana la cantidad de lotes «regulares» y «malos» en los principales cultivos (en soja apenas se ...

… que mientras siguen conociéndose más daños causados por la sequía (a pesar de las últimas lluvias) y aumenta semana a semana la cantidad de lotes «regulares» y «malos» en los principales cultivos (en soja apenas se superan los 16 millones de hectáreas sembradas), los productores continúan esperando las prometidas soluciones para los mercados de trigo y de maíz, que permitan regularizar los precios de ambas plazas. Algunos, incluso, recordaron «los 19 anuncios» que hizo (sobre este tema) el exministro y actual titular de la Cámara de Diputados, Julián Domínguez, ninguno de los cuales llegó a concretarse. La situación se complica más aún porque ahora se presentan problemas -y costos- adicionales, tal el caso de los tamberos con las pérdidas de forrajes y pasturas; los invernadores, y ni hablar de acopios y de cooperativas que financiaron insumos a cosecha y que ahora, ante el achicamiento que registra la recolección deberán, por lo menos, refinanciar esas deudas, y hasta ampliarlas, para poder cobrar algo tal vez en 2013. El caso es que todos los números apuntan a de dónde saldrán los recursos para encarar la próxima siembra, que debería arrancar, con el trigo, no más allá de mayo-junio.

… que, previsiblemente, también el tema de las provincias comienza a alarmar. Es que las más afectadas son las centrales Buenos Aires, Santa Fe y Córdoba. De ahí que no extrañe que los políticos comiencen a abrir el paraguas, ya que en estas circunstancias tampoco podrán apelar a la suba de impuestos (al contrario, la emergencia agropecuaria posterga el cobro), al menos en las zonas rurales. Por eso, tampoco llamó la atención que el radical cordobés Oscar Aguad ya haya salido a destacar los u$s 2.000 millones anuales que Córdoba le aporta a la Nación vía las retenciones del campo. ¿Hermes Binner por Santa Fe y Daniel Scioli por Buenos Aires harán lo mismo?

… que el tema de las pérdidas tiene derivaciones insospechadas, o no tanto. Por caso, más de uno cree entender que la drástica resolución del secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, de recortar hasta casi impedir las importaciones responde, en realidad, a esta causa. Es que el abrupto achicamiento del superávit comercial del año pasado, junto a la extraordinaria reducción de exportaciones agroindustriales que se prevé ahora por la sequía serían un cóctel explosivo para la balanza comercial, sobre todo teniendo en cuenta que también los precios internacionales de muchos rubros están mucho más flojos a causa de la recesión en varios países. Por caso, se dice que los productos pesqueros ya cayeron alrededor del 20 por ciento, cerca del 50 por ciento el ajo, un 30 por ciento la fruta y otro tanto la Cuota Hilton, entre otros. De tal forma, la única salida para mostrar saldo de divisas a favor pasaría por casi eliminar las importaciones, aunque hay rubros, como combustibles donde tendrán que aumentar.

… que mientras los polleros ahora comenzaron a preocuparse por la baja relativa en los precios de la carne vacuna (y de la hacienda, en este caso por cierta liquidación adelantada a causa de la seca), los bonaerenses de CARBAP ostentan en todas sus sedes un póster donde comparan la situación ganadera de 2005 y de 2011. Destacan que mientras el stock vacuno cayó 12 millones de cabezas (de 59 millones a 47 millones, o sea, más del 20 por ciento) y las exportaciones de carne bajaron 460.000 toneladas al pasar de 750.000 a apenas 290.000 el año pasado (con un retroceso superior al 60 por ciento), los precios del asado al público aumentaron el 300 por ciento en ese lapso de 6 años, al subir de $ 7 por kilo a $ 28. Mientras, el consumo interno se vio obligado a retroceder el 20 por ciento, al disminuir 13 kilos anuales la ingesta de carne por persona, ya que ahora se totalizan 50 kilos versus 63 que se comían seis años atrás.

… que otro sector que ya venía preocupado, aun antes de la seca, es el de los aceiteros, entre otras causas porque tienen una creciente capacidad instalada ociosa y el Gobierno sigue endureciendo hasta los permisos de admisión temporaria, claves para esta industria que requiere más de 54 millones de toneladas anuales de soja para moler, mientras que se produce apenas 50 millones, sin contar que ya habría alrededor de 7 millones de toneladas que salen sin procesar, rumbo a China. Este año la situación será más crítica aún ya que, a la caída de producción local (se está estimando alrededor de 10 millones), hay que sumarle la del resto de la región que, en el caso de Paraguay, está llevando la cosecha de 7,5 millones a 5 millones, mientras que Brasil ya recortó otros 5 millones, pero se descarta que la baja será mayor. Para colmo, ahora el Gobierno «insta» a comprarles granos a los productores pymes (que nadie tiene muy en claro quiénes son y, menos aún, dónde están), mientras que descartan que en pocos días más, en febrero, comienzan los problemas con los puertos, y en marzo les tocará el turno a los conflictos con los camioneros. Una de las principales discusiones es habitualmente con el titular del SUPA, Herme Juárez, que lidera la cooperativa de trabajo que «abastece» de mano de obra a todos los puertos aguas arriba, aunque sean privados. El titular del sindicato, que opera desde Rosario, ya dejó trascender que el aumento que pretende ahora es del 35 por ciento, aunque no aclara que las tarifas ya están en dólares

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *