16 de enero de 2010 08:30 AM
Imprimir

Sin mercado, muchos apuntan a retener en el campo el cereal

Hay productores que embolsaron a la espera de mejores precios; dudas sobre las medidas oficiales

El trigo, la histórica "caja" de fin de año, está en problemas. Hay serios trastornos para la comercialización. Pero igual los productores buscan agudizar el ingenio para sobreponerse a las dificultades. En este contexto, las medidas que presentó el Gobierno en la semana, con créditos para retener la producción y financiamiento a la molinería, son consideradas como un remedio que no termina de curar la enfermedad: la falta de mercado. Muchos se preguntan si vale la pena arriesgarse a tomar un crédito sin saber qué pasará con el mercado. Hasta hoy, según Gustavo López, de la consultora Agritrend, el 45% de la cosecha 2009/2010, sobre un volumen de 7,5/8 millones de toneladas, ya estaría vendida. Para él, la cuenta da 3,5 millones de t, entre 2 millones de la exportación -acá incluye sólo la nueva cosecha- y 1,5 millones de t de los molinos. Al margen de los números, los productores cuentan sus estrategias. "Estuve averiguando en el banco (Nación) por el crédito que anunciaron, pero no lo voy a tomar", contó Andrés Miquelarena, productor de Rauch. Allí, tuvo un pico de 6500 kilos de rinde. ¿Qué hizo con la cosecha? Según comentó, por el momento pudo vender un 5% y embolsó un 70%. El resto lo entregó para algunos canjes y a acopios. Con la producción que le queda venderá en función de las necesidades. Federico Ochoa, de Tandil, también embolsó, como ya hizo en otros ciclos, y ahora apuntará a ir "haciendo negocios" en función de oportunidades y necesidades. Otros productores advierten sobre las elevadas exigencias que algunos compradores han puesto para comprar cereal para exportación. Algunos solicitan elevados porcentajes de peso hectolítrico y proteína. Mariano Labriola, de Benito Juárez, adoptó como estrategia la de aguantar. "Lo guardé; hay que esperar a vender porque no tenés precio", indicó. "Lo voy a esperar", coincidió Alberto Pereyra Iraola, del CREA Tandil. Este productor antes hacía en la cosecha fina 20% cebada y 80% trigo, pero este año invirtió esa relación. En este contexto, Sean Cameron, vicepresidente de Aaprotrigo, comentó: "La destrucción del proceso de formación de precios, reemplazado por este pseudoprecio oficial, el FAS teórico, ha llevado a la imposibilidad de venta del cereal y la obligación de almacenarlo en silos, silo bolsas y acopio a la espera de encontrar alguien que lo compre". Según Carlos Puiggari, director de Ipesa, el productor "ha guardado" el trigo "porque no lo puede vender". Otro dato: para Gustavo Duarte, en la zona del oeste bonaerense, donde hubo varias zonas donde fracasó la cosecha, hay productores que tras haber embolsado intentan "pagar las cuentas" vendiendo hacienda o el maíz que aún tienen de la última campaña. Otras estrategias Pablo Romero, del CREA Larroque-Gualeguay, explicó sus pasos. "Quince día antes de comenzar la cosecha, con los rindes proyectados récord para nuestra zona, empezamos a vender el 50% de la producción estimada con decisión, anticipando lo que vendría, con baja de precios y muchas complicaciones para vender y para entregar", expresó. "Tenemos vendido el 50% a US$ 153, lo cual nos deja conformes con los rindes. El margen es excelente", añadió. Según dijo, respecto del resto de la producción, "si aparecen negocios con FAS teórico o similar, los tomamos."

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *