1 de febrero de 2012 10:34 AM
Imprimir

Todavía no se puede confirmar que el virus Schmallenberg no haya llegado a España

José Manuel Sánchez Vizcaíno afirma que aunque existe “una alta probabilidad” de que el patógeno no haya afectado a la cabaña española en su primera oleada, la dificultad para detectarlo hasta que se producen abortos y el cálido otoño con gran proliferación de los vectores hacen necesario esperar para descartar con seguridad la presencia del virus.

El catedrático de Sanidad Animal de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) José Manuel Sánchez Vizcaíno ha indicado que existe “una alta probabilidad” de que el virus “Schmallenberg” (SBV) no haya afectado a la cabaña española en su primera oleada, aunque hará falta más tiempo para constatarlo.

Sánchez Vizcaíno ha explicado que dada la dificultad para detectar la presencia del virus hasta el proceso de gestación de los animales, sumado a un otoño particularmente cálido que ha incrementado el periodo actividad de los mosquitos (vector de transmisión), aún habrá que esperar un poco más de tiempo para confirmar que el SBV no ha llegado a España.

Por lo que se conoce hasta ahora, el virus se transmite al ganado bovino, ovino y caprino a través de las picaduras de mosquito, y los expertos han descartado que pueda afectar al ser humano.

En un primer momento, los animales presentan un cuadro sintomático de carácter leve, del que se sobreponen al cabo de unos días, pero que en el caso de los animales gestantes el virus se transmite por vía transplacentaria, ocasionando malformaciones e incluso abortos.

Según ha destacado Sánchez Vizcaíno, el virus está teniendo una expansión “muy grande en muchos países”, pero el número de animales afectados es mucho más pequeño en relación a otras enfermedades como la “lengua azul”, por lo que su presencia “no parece tan grave” como pudo ser la de esta última epizootía hace un par de años.

Según los últimos datos facilitados por los organismos oficiales en los diferentes países, Alemania ya ha constatado la presencia del SBV en 147 explotaciones ganaderos (8 de bovino, 132 de ovino y 7 de caprino); Holanda, en 76 (2 de bovino, 72 de ovino y 2 de caprino); Bélgica, en 66 (1 de bovino y 65 de ovino); Inglaterra, en cuatro y Francia, en 13, todas ellas de ovino en el caso de estos últimos.

Por el momento, las únicas barreras comerciales tras el descubrimiento del SBV las ha interpuesto Rusia, que según han indicado hoy sus autoridades veterinarias estudia ahora prohibir la importación de cabezas de ganado comunitario tras haber vetado ya la entrada de terneros, ovejas y cabras procedentes de los países donde se ha localizado la presencia del virus.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *