1 de febrero de 2012 11:53 AM
Imprimir

Europa: Ola de frío amenaza los cultivos

Podría ser devastadora para los cultivos, sobre todo los de trigo y colza

Los mercados ya están en alerta roja», aseguró Michel Portier, director general de la consultora Agritel.

Después de la sequía en América Latina, dañina para los cultivos de maíz y soja, los mercados agrícolas están ahora inquietos por el frío en Europa.

«Los cultivos están en una fase muy avanzada por la clemencia del otoño y del comienzo del invierno, por lo que la helada provocará muchos daños», agregó Portier.

Debido a la bondad del invierno, algunas plantas tienen hasta dos meses de adelanto sobre su desarrollo habitual.

Toda Europa está afectada por la baja repentina de las temperaturas. Para el fin de semana, se esperan -30°C en Ucrania y Rusia, grandes productores de cereales, -15°C en Polonia y Alemania y -10°C en el este de Francia.

«Esto no tiene nada de excepcional en febrero, pero el frío llega muy tarde», apunta Edward De Saint-Denis, corredor especializado en cereales en la compañía Plantureux.

En Europa del Este (Alemania, Polonia, Ucrania y Rusia), la situación es crítica en algunas regiones, ya que la capa de nieve, que funciona como una defensa natural contra la helada, no es suficiente para proteger con eficacia los cultivos.

Los especialistas estiman que tras un otoño muy seco en Ucrania, la situación podría ser dramática para la producción de trigo, que podría caer hasta un 30%.

Los expertos temen en particular por la colza y el trigo duro, que son más sensibles al frío.

«Los primeros afectados serán los países importadores, y en particular los del Magreb, que consumen como alimento de base mucho trigo duro, y podrían ver los precios dispararse», según Portier.

Para los expertos, que temen una reedición de los disturbios de 2008 provocados por el alza de los precios de los alimentos, la situación es seria.

«Aún es muy pronto para pronunciarse, pero la situación es peligrosa y existe un riesgo de que el contexto se tense este año», explica De Saint-Denis, que menciona en paralelo las incertidumbres sobre la situación norteamericana.

A causa de un tiempo muy seco en las llanuras de Estados Unidos y Canadá, la primavera tendrá que ser lluviosa, o de lo contrario los cultivos correrán peligro.

Con todo, habrá que esperar al final del invierno boreal o incluso a mayo o junio para tener una idea exacta de los efectos de la actual ola de frío.

Por su parte, el Banco Mundial, atendiendo a las escasas perspectivas de crecimiento económico en los países desarrollados, se mostró optimista y consideró que los precios de los alimentos deberían continuar en 2012 la tendencia a la moderación observada a finales de 2011.

Sin embargo, el vicepresidente de la institución encargado de la reducción de la pobreza, Otaviano Canuto, dijo en un comunicado que «debemos ser vigilantes. Los precios de ciertos alimentos siguen siendo peligrosamente elevados en ciertos países, exponiendo a millones de personas al peligro de la malnutrición y el hambre».

La institución con sede en Washington ha observado un alza del precio del maíz del 117% en Kenia y del 106% en México entre diciembre de 2010 y diciembre de 2011.

El índice de precios de alimentos establecido por el Banco Mundial bajó el 8% el cuarto trimestre del año pasado, aunque se mantuvo un 24% por encima de la media de 2010.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *