16 de enero de 2010 08:47 AM
Imprimir

El maíz se enfrenta con problemas de comercialización

El precio del maíz a cosecha para los productores argentinos se formará a partir de varios factores de signo contrapuesto.

Por un lado, el mercado internacional muestra un comportamiento bajista actualmente, a partir de la gran cosecha estadounidense 2009/10 estimada por el USDA. Sin embargo, los valores deberían entonarse más adelante, en función de los relativamente altos precios de la soja. Por otro lado, hay otro factor bajista, representado por el riesgo de que se interrumpa la exportación argentina por la insuficiente liberación de permisos de exportación. Independientemente de la situación actual, las perspectivas mediatas del precio internacional del maíz son alentadoras: "En los Estados Unidos no pueden bajar los stocks para abastecer al consumo forrajero y para producción de etanol, y eso sólo se consigue con buenos precios", apunta un reconocido consultor de mercados. ***  El problema comercial del ciclo 2009/10 está en la Argentina. "Hay muchos ROE otorgados y quedarse con maíz luego de la cosecha puede ser complicado si no se tienen relaciones muy fluidas con los consumos y no se le da un uso forrajero", afirma Diego de la Puente, de la consultora Nóvitas SA. El analista calcula que se han concedido permisos de exportación por cuatro millones de toneladas y puede suceder que las autoridades los restrinjan más al acercarse la época de cosecha. Entonces, retener el cereal esperando repuntes poscosecha puede ser mal negocio, "porque puede pasar algo similar a lo que ocurre actualmente con el trigo: que no haya precio para vender", anticipa. Por esa razón, el especialista considera que los precios que se ofrecen actualmente para la época de cosecha -del orden de los US$ 115/120 por tonelada- son buenos para empezar a concretar ventas, sobre todo para quienes aún tengan descubierta toda su producción esperada. "Si un productor vende ahora para asegurarse la comercialización, pero estima que el valor puede subir más adelante, puede comprar un call en Chicago, para cubrir eventuales intervenciones oficiales en el mercado argentino. Esa operación le da el derecho -y no la obligación- de comprar cereal a determinado precio si el mercado se dispara más adelante. Con un call tengo un ticket para aprovechar cualquier suba. La prima pagada (por ejemplo US$ 7 por tonelada) me da el derecho a agregarle un nuevo escalón al precio de venta del físico", detalla De la Puente

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *