3 de febrero de 2012 10:38 AM
Imprimir

Mal augurio de la marmota

Si se prolonga el clima invernal en el hemisferio norte, La Niña puede alargar la sequía.

–A estar atentos, mi nunca bien ponderado don Productivo, porque ayer salió la marmota Phil en Pensilvania y pronosticó un invierno más largo en esas planicies del hemisferio Norte. Y usted bien sabe: cuando las barbas de su vecino vea cortar…

–¿Usted me quiere significar que acá va a continuar La Niña, que nos tiene a maltraer con el déficit de agua?

–Y… algo de eso hay; vamos a tener pérdidas de rendimientos, el maíz está jugado y la soja ya está mostrando que no cubrirá sus potenciales. Está claro que no es una campaña para gastar a cuenta.

 

–Bueno, pero ahora los mejor pensados dicen que el Gobierno está queriendo acomodar los melones en la chata con la comercialización del trigo y del maíz.

–Le acepto la ironía, pero yo le bajaría un par de puntos al tono de euforia. Con el trigo, veremos a mediados de febrero cuando se supone el productor tendrá declaradas sus existencias y se ponga a hilar fino. Muchos creyeron que el Gobierno pondría en marcha un nuevo esquema, que habría una liberación más efectiva del mercado, pero siguen los ROE con algún retoque y el reparto en manos de la Unidad de Coordinación y Evaluación de Subsidios al Consumo Interno (Ucesi, ex Oncca).

–Se supone que en base a la información de stocks, después de los dos millones de toneladas que liberaron para exportación esta semana, en marzo habilitará el resto. Pero sigue sin haber competencia entre molineros y exportadores y no habrá ofertas al FAS de paridad, salvo casos excepcionales.

–Lo que sé es que se están haciendo operaciones a 90 días y así los compradores evitan de pagar el bendito FAS teórico. De todos modos, en líneas generales se advierte que hay un cambio del Gobierno en cuanto a mejorar el sistema.

–¿Y con el maíz, cómo viene la mano?

–El mercado sigue con distorsiones menores a años y meses anteriores; el gran castigo de precios se achicó hacia fin de año. Algunos expertos opinaron que fue por la sequía y otros por una expectativa de mejora en las cotizaciones. En la cadena siguen expectantes respecto de algún anuncio, después que en enero se anunció el nuevo “modus operandi” para el trigo. También hay que tener en cuenta que la sequía puede hacer variar bastante el número final de la cosecha.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *