3 de febrero de 2012 13:00 PM
Imprimir

Por la sequía, el maíz caería 40 por ciento y la soja, 26,5 por ciento

La producción del cereal sería de poco más de 5 millones y 8,5 millones la de la oleaginosa, según las estimaciones de la Bolsa de Cereales de Córdoba.

Las primeras estimaciones del impacto de la sequía en la provincia arrojan una merma en la producción del 40 por ciento, calcula en 5.172.488 toneladas para la campaña 2011-2012 frente a las 8.657.543 toneladas del ciclo 2010-2011, valor que se irá ajustando en función de las condiciones
climáticas, según las proyecciones de la Bolsa de Cereales de Córdoba al 20 de enero pasado.
De las hectáreas pendientes de sembrar al 5 de enero (455.445), quedaban al 20 de enero 126.760 hectáreas, de las cuales 71.911 no se destinan al cultivo de maíz sino que una parte pasaría a soja y otra quedaría sin cultivar.
El rendimiento caería de 69 quintales por hectárea a 49. En la mayoría del territorio provincial los rindes se vieron afectados en casi un 50 por ciento de lo esperado, salvo los departamentos Tulumba, Totoral, Río Seco y Colón, donde la mayor superficie es de siembras tardías y San Javier y San Alberto que se hacen bajo riego.
Los cultivos de los departamentos Roque Sáenz Peña, Tercero Arriba, General Roca y Río Cuarto presentan la mayor caída por la falta de agua.
“Los maíces sembrados tempranos (antes del 1 de noviembre), que aún quedan en pie están en los estadios avanzados de la floración y llegando a grano pastoso, son los que se encuentran más afectados por la sequía y las altas temperaturas de diciembre y principios de enero, período en el cual se desarrolló la etapa crítica de floración. En el relevamiento realizado en los distintos departamentos de la provincia, el común denominador es que un alto porcentaje de los maíces sembrados temprano se están picando para la confección de silos”, se desprende del relevamiento realizado por el Sistema de Información Agroeconómica de la Bolsa.
“En algunos casos, estos silos son de mala calidad por la imposibilidad del cultivo de formar los granos debido a que hubo un desfase en la floración, como así también en la ausencia de estigmas receptivos, ya que se encontraban deshidratados por la intensa sequía. Sumado al estrés hídrico, las altas temperaturas que debieron soportar desde fin de diciembre hasta mediados de enero complicaron aún más su situación”, añadieron.

Menos daño
En tanto, la oleaginosa presenta un estado general de cultivo superior al maíz, con pérdidas de superficie sembrada y mermas de rendimiento de distinta magnitud según la zona a evaluar.
Una estimación provisoria indica que la producción de soja en Córdoba campaña 2011/2012 podría estar en 8.590.285 toneladas, con lo cual caería un 26,5 por ciento respecto al ciclo anterior.
Los técnicos de la institución proyectaron que se llevan perdidas unas 285.114 hectáreas, cifra que puede agravarse dependiendo de como se presenten las lluvias en lo que queda del ciclo del cultivo. A su vez, al no haber finalizado las siembras, hectáreas que irían a maíz hoy estiman que se destinan a soja y superficie a sembrarse con destino a soja en el sur provincial se estipula que no se concretaran por miedo a que sufran de heladas tempranas y afecten la producción.
En cuanto a los rendimientos, se calculan disminuciones de hasta un 35 por ciento respecto a lo
obtenido en un año bueno como el ciclo 2009/2010. El rinde promedio sería 18,7 quintales por hectárea, un 22,7 por ciento inferior al ciclo 2010/2011, el cual fue de 24,2 quintales.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *