4 de febrero de 2012 10:06 AM
Imprimir

Por falta de agua tamberos de Paysandú se estan comiendo las reservas de invierno

URUGUAY :  Las lluvias de los últimos días que se han generalizado en el departamento y la región aún no significan el fin para la complicada situación de déficit hídrico en la zona, pero brindan “alivio” a los productores. De todas formas, en el sector lechero los tamberos “han echado mano a las reservas dispuestas […]

URUGUAY :  Las lluvias de los últimos días que se han generalizado en el departamento y la región aún no significan el fin para la complicada situación de déficit hídrico en la zona, pero brindan “alivio” a los productores. De todas formas, en el sector lechero los tamberos “han echado mano a las reservas dispuestas para el próximo invierno y deberán realizar seguramente importantes inversiones para el momento clave de pariciones y lactancia.
Aunque debe aclararse que las reservas también son para períodos de crisis, los tamberos habitualmente hacen una planificación de la reserva que se utilizará en el año, siempre pensando en la época fuerte de pariciones, que es otoño-invierno. “Lamentablemente gran parte de la reserva se está consumiendo ahora”, manifestó a EL TELEGRAFO el doctor Sergio Filgueira, agregando que el maíz no completó las expectativas, “y hay que ver como se desarrollan los sorgos, cultivo que puede jugar un buen partido si se normalizan las lluvias en estos días, aunque para los más tempranos es difícil que hoy puedan recuperarse”.
El productor y dirigente gremial –integra la Asociación de Productores de Leche de Paysandú (APLP) y es el representante de los productores ante el Instituto Nacional de la Leche (Inale)–, entiende que 2011 “fue otro año seco, con lluvias más o menos interesantes en noviembre, pero cerró 2011 con menos agua de lo que indican los promedios. Diciembre y enero fueron dos meses con escasas lluvias y recién la situación parece tender a acomodarse desde la semana pasada”.
Sostuvo que por la relación de precios entre la leche y los granos “todavía sigue siendo algo favorable. Los productores continúan manteniendo la producción, incluso con precios por encima del verano anterior”. Los datos de Conaprole indican una remisión de un 20% superior.
Filgueira sostiene que el productor “está jugando a que los valores de la leche se mantengan en otoño-invierno, y aunque hoy tal vez no están cerrando puntualmente tanto las cuentas, de mantener el estado del ganado las vacas podrán empezar bien la zafra en otoño”.
Añadió que existe “cierta esperanza, que el negocio pinta bien en el mediano plazo, determinando que el tambero invierta en comida”. A la vez “fue un buen año de preñeces, lo que se ve traducido en un número importante de partos en los tambos, y el productor, viendo la buena coyuntura de precios del invierno pasado, cargó las pilas en más comida –más granos y más reservas–, aunque no hubo cambios en las pasturas”, dijo.
“Hoy se echa más mano a la compra de raciones”, precisó. “Tal vez en años anteriores, dábamos cuatro o cinco kilos de ración a las vacas, o la gran mayoría está en torno a 8 o 10 kilos de granos, según la etapa de lactancia. Es claro el alto consumo que se ve en el movimiento comercial de la Asociación de Productores de Leche de Paysandú (APLP), con mayores negocios de subproductos y granos por los productores”.
excepcional
“En PILI terminamos el año pasado con una remisión más grande que 2010, por lo que tenemos que definir al año 2011 como excepcional”, dijo a EL TELEGRAFO el ingeniero agrónomo Oscar Pereira, integrante del departamento técnico de la industria local.
Respecto al mes de enero, indicó que “a pesar de lo seca que se presentó la zona, la remisión actualmente es de un 20% más de leche que años anteriores”. Entiende que sin dudas “es algo para analizarlo, pero es increíble que sucedan estas cosas. Seguramente se debe al buen precio de la leche y que la relación grano-leche es favorable a la leche, porque pasturas faltaron, pero el tambero sigue suplementando”.
Aclaró que en el primer mes del año los productores “comienzan a secar sus vacas para prepararlas para la parición de otoño, por lo que se obtuvo más leche con menos vacas”. Sostuvo además que los vientres “venían con muy buena comida del otoño y del verano 2011”.
“En verano es bueno una seca”, dijo el técnico sanducero, argumentando que “después de una seca se presume que el otoño-invierno tendrá condiciones normales, los trigos y verdeos se potencian y la tierra se prepara”.
Exportación en pie
“Desde el punto de vista del negocio para el productor es positivo”, manifestó el doctor Sergio Filgueira, al ser consultado sobre el negocio de la exportación de ganado en pie y su incidencia en el sistema productivo.
“Abre una puerta del mercado y mejora el negocio para la carne y leche, por lo que es positivo”, indicó. Desde el punto de vista de la reposición que se necesitará en algunos años, “mientras el sistema de producción pueda seguir creciendo, intensificándose y podemos tener algún número de cabezas más por hectárea, podremos necesitar ese ganado que hoy se exportando”, dijo Filgueira.
También sostuvo que “van desapareciendo tambos en la zona. Son tres o cuatro tambos grandes o medianos que cerraron o están por cerrar, por lo que nos da la sensación que se está por achicar un poco el área”.
Entiende que “competir con los valores de la agricultura en arrendamientos, a un año o dos, mientras nosotros tenemos que jugar a cinco o seis años en el sistema lechero, a los precios actuales es muy difícil. De ahí que es necesaria la exportación en pie, porque mientras la lechería no pueda crecer en área, o no pueda intensificar los sistemas, es un ganado que va sobrar. Tal vez no habría que exportar más de lo que se está haciendo.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *