5 de febrero de 2012 17:55 PM
Imprimir

Transgénicos hacen colapsar la apicultura a nivel nacional

CHILE : Examen para ubicar presencia de OGM en polen de la miel cuesta a productores $70 mil por cada partida. Problema de exportaciones se junta con que el año pasado en la zona fue un mal año para los apicultores.
El dirigente apícola local Oscar Padilla discrepa algo con las cifras de un estudio preliminar   realizado en enero por la Federación Apícola Nacional que afirma que en Ñuble un 45% de los apicultores se encuentran en el área de  influencia de cultivos transgénicos, de acuerdo a la información que entrega el SAG a los criadores de abejas. 
“A mi juicio la cifra es menor,  ya que hay áreas donde hay poca influencia de los semilleros transgénicos, como parte de la zona cordillerana y el secano”, señala  el productor  y dirigente de Biomiel, aunque agrega que esto no le quita dramatismo a la seria situación que viven los apicultores.
Otro gremialista destacado de la Octava Región, Misael Cuevas, que preside la Federación Iberolatinoamericana de Apicultores  y la Asociación de Apicultores de Concepción, confirma la grave situación que enfrentan los productores  desde septiembre del año pasado, debido a la determinación de la Corte de Justicia de la Unión Europea, que determinó discriminar la miel que contenga trazas de transgénicos en el polen, que es un ingrediente de la miel.
Las compras de miel en Europa están paradas y lo poco que se puede comercializar al interior del país se está pagando entre mil y mil trescientos pesos por kilo, lo que equivale el costo de producción. A juicio del dirigente internacional, si no se logra una solución a nivel judicial en la Unión Europea, la apicultura en el país sólo podría mantenerse como actividad económica, si se determinara que se trata de un bien de interés nacional y considerará  campañas internas de consumo de miel en las raciones de Junaeb y de las FF.AA., por ejemplo.
“Como apicultores no movemos más de 50 millones de dólares al año, pero la actividad constituye ingresos y trabajo para miles de familias en el país. Solo en la VIII Región hay unas 2.500 familias dedicadas a esto, de las cuales 1.500 están inscritas en el registro de exportadores. Hay que considerar el aspecto social y también el aporte alimentario que significa la miel. Un buen punto de apoyo sería que la miel fuera declarada como un rubro de interés nacional”, argumenta Cuevas.
A juicio de Misael Cuevas, la ventana judicial en Europa  aún esta abierta y la defensa de los apicultores se basa en un error del fallo judicial en la determinación de que el polen es un “ingrediente de la miel”, mientras que la postura de los productores es que es un “componente”, ya que toda la miel contienen estas partículas que las abejas trasladan en su cuerpo. Si se acepta la posición jurídicas contraria podría dar pie a un problema mayor que podría afectar a  otras importaciones de la comunidad europea. 
Esta misma propiedad de trasladar polen hace que al ponerse en peligro la actividad también se ponga en riesgo la producción frutícola del país, que si es trascendente económicamente y que genera gran cantidad de trabajo.
El dirigente señala que lo que se ha avanzado en el tema de transparencia en el tema de los transgénicos, ya que en la actual normativa , el productor entregando datos de la ubicación georeferenciada de sus panales puede saber si está en un área cercana a semilleros transgénicos (en Chile el único producto transgénico que se puede producir es semilla para la exportación), es positivo, falta mucho más. “Deberían informar que variedad de semillas se están produciendo en los sectores cercanos a los colmenares, ya que hay plantas que producen polen transgénico que está prohibido en Europa”.
Falta apoyo estatal
Respecto al apoyo del Gobierno, Cuevas señala que hasta aquí ha sido nulo y que cuando los apicultores se dirigieron a Odepa, se les respondió que se trataba de un asunto entre particulares. Asegura que está claro que se trata de particulares, pero también hay una carencia de legislación, que se extiendo por más de una década y que es responsabilidad estatal.
Ahora los apicultores esperan que el Estado, a través de Odepa o Direcon de RR.EE., intervenga y fije una postura frente a la Unión Europea.
Mercado interno
En lo que respecta al mercado interno, Oscar Padilla señala que los exportadores no están comprando por el momento y que han pasado por los apiarios de productores con los que trabajan para solicitar muestras de miel, que a su vez entregan a los importadores europeos, que no aceptan exámenes de laboratorios chilenos.
Las análisis de miel tienen  un costo de entre 50 y 70 mil pesos por lote, lo que encarece los costos del apicultor y los más pequeños, definitivamente, aunque su miel no contenga polen con trazas de transgénicos, deben optar por vender su miel como si estuviera contaminada.
Los apicultores, señala Padilla, tuvieron un pésimo año el 2010-2011, ya que la producción bajó en la zona en forma seria, lo que trajo un gran problema económico. El 2011-12 se ve algo mejor en producción, pero el mercado por el momento está congelado: “Si el kilo de miel se paga a mil pesos, la producción se volvería inviable”.
A juicio del dirigente de Ñuble, el Gobierno debería apoyar al sector, como por ejemplo con subsidios de Indap para los análisis de miel, ya que estima que se permitió a los productores de semilla transgénica una acción invasiva. A juicio del productor este va a ser el año decisivo que va a marcar el destino de la producción de miel a nivel nacional.
 
Luces de esperanza para el mercado de la miel
Los dos dirigentes consultados, Misael Cuevas y Oscar Padilla, tienen esperanzas que luego de este túnel obscuro por el que pasa el rubro, se llegará a la luz. El argumento principal es que la miel como producto alimenticio está arraigado en la humanidad y está demostrado que es un producto saludable, sin aditivos, como colorantes y saborizantes.
Uno de los fenómenos que se espera ocurra será en el momento que al escasear la miel en Europa , la ciudadanía empiece a presionar para que se reanuden las exportaciones, ya que los países que son grandes exportadores están con el mismo problema del mercado cerrado.
Este aspecto va a ser determinante en la dirección que tome el proceso judicial que hoy se ventila en Europa respecto a la miel con polen con trazas de trangénicos.
Los productores a nivel nacional se reunen este martes y lo más probable es que determinen movilizaciones para sensibilizar a la población nacional con este tema.
El mensaje de los dirigentes para los apicultores que están desesperados y deprimidos, es a estar atentos a los acontecimientos gremiales y a las noticias de los exportadores, ya que en estos momentos hay un flujo de muestras que están siendo analizadas en Europa que pueden traer noticias positivas y descongestionar el mercado.
En cuanto a alternativas para exportar a otros mercados, señalan que éstas son pocas
Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *