17 de enero de 2010 00:49 AM
Imprimir

La cadena del trigo santafesina analizó los anuncios de la Nación

Bertero convocó a productores, molinos y acopios a discutir las medidas lanzadas desde Buenos Aires. Gobierno y ruralistas coinciden en que pueden ser útiles en el corto plazo, pero no resuelven el problema de fondo

El gobierno santafesino, a través del Ministerio de la Producción, convocó el pasado jueves 14 a los integrantes de la cadena del trigo de la provincia para evaluar los recientes anuncios realizados por el gobierno nacional para el sector. Acudieron al encuentro, que presidieron el titular de la cartera, Juan José Bertero, y el Secretario de Sistema Agropecuario, Carlos Sartor, entidades de la producción (Carsfe, FAA y Coninagro), entidades molineras (Asociación de Pequeñas y Medianas Industrias Molineras y Cámara de Industriales Molineros de Rosario), representantes de las delegaciones Santa Fe, Rosario, Venado Tuerto y Reconquista del Banco Nación, así como las Bolsas de Comercio de Santa Fe y Rosario.Antes de la reunión, Bertero planteó los términos de la convocatoria. “El objetivo que planteamos tiene dos planos: informar y saber si todos están al tanto de las medidas nacionales (los créditos para retención de cosecha a los productores y el destinado a los molinos para la compra de cereal); y monitorear que esas líneas estén accesibles para todos”.Además, el funcionario manifestó que intentaría acordar un plan de acción conjunta para darle previsibilidad a la próxima campaña, ante el riesgo de que siga retrocediendo la superficie cultivada en la provincia. Al respecto, adelantó que este año se cosechará apenas el 20% de lo recolectado en el ciclo 2008/09 (ver aparte).Sirven, pero…A principios de semana la presidenta anunció una línea de crédito a 180 días y al 7% anual para que los productores puedan mantener la cosecha en depósito hasta que aparezcan condiciones de mercado favorables (lo que para algunos fue una maniobra para desactivar la convocatoria ruralista a productores trigueros para el martes en el teatro Broadway de Buenos Aires). Y más tarde, el miércoles, anunció créditos para que la molinería compre en forma inmediata 1.5 millones de toneladas del cereal. Ese día, Domínguez también comunicó la liberación de 250.000 toneladas para la exportación.Para Bertero, “como instrumentos, son buenos; por el acceso, por la tasa de interés que se está cobrando”, aunque puso reparos, ya que “también es una medida parcial, porque la verdadera medida es tener precio de mercado, es tener demanda; y es una de las cosas que no hay hoy”. Según el Ministro, al productor que tome uno de esos créditos “nadie le garantiza que haya buen precio si no hay mercado”.En el mismo sentido había opinado el titular de Carsfe, Rubén Ferrero, al indicar que “lamentablemente lo que anunció la presidenta no soluciona el tema de fondo sino que sería una herramienta importante como para poder retener la cosecha y comercializarla a futuro; pero en tanto y en cuanto sigamos con los mercados intervenidos y no tengamos certezas de que el productor pueda cobrar el precio lleno estamos trasladando el problema dentro de 6 meses”.Rechazo de CarsfeAl término del encuentro en el Ministerio de la Producción, Ferrero, consideró que “mas allá de las buenas intenciones del gobierno provincial, lamentablemente no vemos de parte del gobierno nacional intención de solucionar el problema”.”Esta estafa al productor comenzó con el acuerdo de septiembre de 2009 entre gobierno nacional, exportadores y molineros, y nosotros advertimos que llegaríamos a esta instancia”, remarcó el dirigente, para referirse a la falta de mercado y de precio para la cosecha.A su vez, advirtió que “los acopios están completos y se viene girasol, maíz y soja, que no va a tener lugar donde almacenarse”.Según refirió el dirigente ruralista, los molineros dijeron estar atrasados en la recepción de compensaciones, razón por la cual tiene dificultades para la compra de granos. “Dijeron que de los contrario tendrían oxígeno para poder comprar mercadería sin necesitar el crédito oficial”, reprodujo Ferrero, quien comentó que los molineros también “reconocen que el sistema de compensaciones es perverso”.Mientras tanto, el Ministro de Agricultura de la Nación, Julián Domínguez, convocó para el próximo miércoles las las cadenas trigueras de las provincias productoras, aparentemente con el objetivo de conformar mesas trigueras provinciales. “En principio la producción de Santa Fe no asistiría, aunque resta que nos pongamos de acuerdo con las demás entidades”, declaró el titular de Carsfe, y aclaró: “nosotros le explicamos a Domínguez que el trigo es el mismo y se tiene que solucionar e problema de fondo”. ”Esta estafa al productor comenzó con el acuerdo de septiembre de 2009 entre gobierno nacional, exportadores y molineros”, protestó el titular de Carsfe, Rubén Ferrero    /// el dato Una cosecha paupérrimaUno de los objetivos que se trazó Bertero para la reunión con la cadena del trigo fue determinar “qué acciones deberíamos estar diseñando para darle previsibilidad a la próxima campaña”. El temor, confesó el funcionario, es que se repitan las condiciones de la actual cosecha y vuelva a retroceder el área sembrada.Según el Ministro, “esta campaña va a rondar más o menos entre 510.000 y 600.000 toneladas” en la provincia, equivalente a sólo el 20% de las 2.5 millones que se cosecharon en el ciclo 2008/09.La indefinición del número final obedece a que “hay mucha dispersión en los rindes”, ya que se están levantando lotes de 25 quintales, pero también de 12. Al respecto consideró que “la disminución de rindes se puede atribuir a la sequía, pero también al paquete tecnológico. Y esto tiene que ver con la previsibilidad”.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *