6 de febrero de 2012 13:32 PM
Imprimir

Yo estafo, tu estafas . . .

El mercado del trigo sigue sin normalizarse, pese al último intento del gobierno de encauzarlo con un acuerdo -uno más- por el cual los exportadores se obligaron a pagar el FAS Teórico a cambio de permisos de embarque. Esta semana se liberaron 2 millones de toneladas y el convenio rige plenamente. Sin embargo, el precio […]

El mercado del trigo sigue sin normalizarse, pese al último intento del gobierno de encauzarlo con un acuerdo -uno más- por el cual los exportadores se obligaron a pagar el FAS Teórico a cambio de permisos de embarque. Esta semana se liberaron 2 millones de toneladas y el convenio rige plenamente. Sin embargo, el precio y las operaciones con descarga inmediata no aparecen. ¿Corresponde endilgarle toda la culpa al gobierno nacional?

Tanto en la Bolsa de Comercio de Rosario, donde se transa el grueso de la cosecha “física”, como en la de Cereales de Buenos Aires, sede del mercado a término más importante del país (Matba), pasan cosas que indican que Moreno no trabaja en soledad para embarrar el mercado de granos.

Recientemente trascendió que la Cámara Arbitral de Cereales rosarina estudia “incorporar los
mercados a término para el cálculo del precio de pizarra”. Se buscaría de ese modo “obtener precios más representativos”, más fieles a lo que en verdad se paga en el mercado. Recordemos que la pizarra no fija valores oficiales ni obligatorios, sino que pretende ser el reflejo de lo negociado en una rueda del Mercado Disponible; aunque sí es parámetro para las muchas operaciones “a fijar” (se entrega el grano y queda a criterio del vendedor ponerle precio cuando él
quiera según el valor de pizarra). ¿Por qué se busca modificar el sistema?
Porque desde hace tiempo, sobre todo en trigo y maíz, los compradores usan los “forwards cortos” (entrega diferida de mercadería) para conseguir grano “sin inflar el precio de pizarra”.

Al mismo tiempo, esta semana corredores que operan en la entidad porteña denunciaron maniobras de la demanda, que también está usando los “forwards cortos” (pese a estar prohibidos en el acuerdo con el gobierno, que fijó un mínimo en 90 días para estas operaciones) para no
operar en disponible y así evitarse pagar el FAS Teórico. O lo que es lo mismo: no cumplir con el acuerdo. El corredor Javier Buján lo explicó claramente: el comprador le ofrece al vendedor pagarle u$s135/145 “y la entrega en el contrato le ponemos mayo para respetar esos 90 días”, cuando en realidad pactan descarga inmediata. Así, en lugar de desembolsar los $809 por tonelada de trigo que indica la capacidad de pago teórica, como obliga el acuerdo oficial,
exportadores y molinos pagan el equivalente -pasado a pesos- de $628, un 22.4 por ciento menos. Para Buján esto se produce por “la falta de conocimiento por parte de las autoridades de cómo se maneja el mercado”.

¿Moreno es quien acepta u obliga a vender en esas condiciones tanto en Rosario como en Buenos
Aires o son los propios actores del mercado quienes convalidan la estafa?

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *