17 de enero de 2010 19:18 PM
Imprimir

Buenas prácticas de manejo en establecimientos ganaderos

Debido al sistema de producción típico del Uruguay, los animales desde que nacen son sometidos a diferentes manejos en el establecimiento productor, como castración, descorne, descole (en el caso de ovinos), destete y marcación, que si no se hacen correctamente pueden ocasionar serios perjuicios al animal.

Estas maniobras deben realizarse en las primeras etapas de la vida del animal y no todas al mismo tiempo, para no generar un estrés demasiado grande al animal, del cual le costará mucho reponerse. Así mismo, periódicamente se esta trabajando con los animales para realizar procedimientos como balneaciones, cura de ojos y aplicación de inyectables, también éstos deben hacerse por personal debidamente capacitado.Al momento de comercialización de los animales, tanto en remates, ferias como cuando se los envía a faena, se los aparta, y si se van a enviar a establecimientos exportadores, se los inspecciona por un veterinario habilitado quien los marca individualmente y certifica el estado de salud de esos animales. Posteriormente se los embarca y transporta, en todas esas maniobras, no siempre se respetan las buenas prácticas de manejo de los animales.Cómo se manejan los animales es claveEn todos estos momentos en que se manejan animales, aparecen tres elementos fundamentales: el humano, las instalaciones y el carácter del animal con el que se está trabajando, y la existencia de una fuerte interacción entre estos tres elementos (Grandin, 2000). Durante el manejo en los establecimientos y/o el transporte, se producen situaciones de estrés, que redundan en la alteración de la fisiología de los animales, comprometiendo los mecanismos biológicos de las reacciones inmunitarias, de la reproducción y finalmente la calidad de la carne de los mismos. (Foto 1, animal atacando).Es común ver animales descender de los camiones muy excitados y a veces hasta enfurecidos comprometiendo de esa forma el descenso de pH necesario para la madurez postmortem de la carne. A nivel de la playa de faena, es común encontrar carcasas con diverso grado de lesiones (hematomas) más conocidas como machucones . (Foto 2, carcasa con machucon).La carne de los bovinos que han sufrido estrés por varias horas o días y han sido sometidos a ayunos prolongados, especialmente con el transporte, presenta una coloración oscura y muchas veces pH alto (que en lugar de alcanzar un pH de 5,4-5,7 permanece por encima de 5,8-6,0). Esta anomalía en el bovino se conoce como «corte oscuro» (dark cutting beef, Hood y Tarrant, 1980).Los animales excitados como consecuencia de manejos inadecuados sufren lesiones de variada índole y presentan ganancias de peso inferiores, producen carne de baja calidad (Voisinet et al. 1997) lo que redunda en grandes pérdidas económicas en toda la cadena productiva. (foto 3, carcasa muy dañada).Por lo tanto, el manejo de los animales en las etapas previas a la faena es de fundamental importancia en todo el mundo y particularmente en países productores y exportadores de carne.En Uruguay las prácticas de carga y descarga de los animales son llevadas a cabo por los propios trabajadores rurales en los casos del embarque o por los propios conductores de los camiones en el desembarque, en muchos casos usando herramientas inapropiadas (palos, picanas eléctricas) y sin conocimientos de estrategias adecuadas para el manejo de los animales en esas circunstancias. Se recomienda el manejo calmo, el uso de banderas, no acercarse demasiado al animal y no permitir a los perros que se encuentren en las inmediaciones de los corrales. (foto 4, usando bandera).Es fácil apreciar que a medida que se agregan eslabones en la comercialización de las haciendas, se aumentan los riesgos de que los animales sufran mayor estrés, las cargas y descargas, el transporte, sus distancias y complejidad, las horas de espera en las plantas de faena, afectan en forma diversa al animal y sus productos derivados.Datos a tener en cuentaEstudios realizados en 13 plantas de faena del país durante los años 2002 y 2003, concluyeron que de treinta mil medias carcasas faenadas el 50% presentaban al menos un machucamiento (Huertas, 2006). Del total de canales lesionadas, el 46% presentaban una sola lesión, el 32% dos lesiones, el 12% tres lesiones y 10% cuatro o más lesiones.En cuanto a la profundidad (compromiso muscular), el 25% de las lesiones fueron profundas (grados 2 y 3). Del total de animales con lesiones, la zona trasera (que incluye los cortes de mayor valor comercial) representó el 86%.Todos los machucamientos deben ser removidos de la carcasa, denominándose decomiso . El peso promedio de los trozos decomisados fue de 1.700 gramos, oscilando entre 500 gr y 3000gr.Paralelamente, la auditoría de calidad de carne que realizó el INAC – INIA y la Universidad del Estado de Colorado (USA), encontró un porcentaje similar de lesiones y una pérdida de valor de las carcasas de U$S 32,52 por animal.Por lo tanto, el manejo de los animales en todas las etapas de la vida y fundamentalmente en aquellas previas a la faena, tiene gran importancia para evitar sufrimientos innecesarios y asegurar la buena calidad de la carne. Las prácticas inadecuadas de manejo de los animales, pueden provocar pérdidas económicas importantes para toda la cadena cárnica, pero sobre todo para el productor.RecordarQue los bovinos NO son animales de ataque, si no los acorralamos no nos atacarán. Existe una zona de fuga alrededor de cada animal, si ingresamos a ella el animal se alejará de nosotros buscando una salida. Por lo tanto, es importante permitirle al animal ver la portera para que pueda alejarse por allí. (Figura 1, zona de fuga).Para lograr los mejores resultados, recomendamos:No embarque animales débiles ni enfermos, ya que estos tienen poca probabilidad de llegar a la planta de faena. Evite el uso de palos y picanas eléctricas, ruidos excesivos, corridas y perros mal entrenados. Aparte, junte y embarque los animales lo más tranquilamente posible, usando banderas o bolsas de plástico en el extremo de un palo. No se acerque demasiado al animal, respete su zona de fuga, de lo contrario lo atacará. A modo de prolongación de los brazos. Evite aplicar inyectables o vacunas en la zona de la grupa, ya que pueden formarse abscesos que deben ser removidos de la canal, y son los cortes de mayor valor comercial. Aplique los inyectables en la zona del cuello del animal. Acostumbre a los animales al contacto con los seres humanos, júntelos a menudo y páselos por el tubo con tranquilidad. Mantenga los animales dentro de sus grupos sociales, trate de no mezclar diferentes edades, categorías y razas. Utilice compañías de transporte con experiencia, certificadas y de probada reputación. Asegúrese que los animales tengan libre acceso al agua antes de ser embarcados. Evite embarcar a las horas pico de calor, o en medio de tormentas eléctricas. Mantenga sus instalaciones en buenas condiciones, evite mangas rotas, pisos resbaladizos y rampas con mucho desnivel.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *