7 de febrero de 2012 12:12 PM
Imprimir

Tiempo de descuento para la soja en Argentina

Los precios en el recinto abrieron el pasado lunes con ofertas abiertas a $1.300 por tonelada, aunque los rumores indicaban que se pagaban hasta $1.340 por lotes puntuales de gran volumen, mientras que el viernes los $1.340 se hicieron abiertos y los rumores alcanzan los $1.360 – 1.370 por tonelada bajo iguales condiciones. De este […]

Los precios en el recinto abrieron el pasado lunes con ofertas abiertas a $1.300 por tonelada, aunque los rumores indicaban que se pagaban hasta $1.340 por lotes puntuales de gran volumen, mientras que el viernes los $1.340 se hicieron abiertos y los rumores alcanzan los $1.360 – 1.370 por tonelada bajo iguales condiciones.

De este modo, el precio abierto el ultimo viernes supera por $10 el del viernes anterior, que había sido el más alto de la semana anterior. Las subas locales se sustentaron en el rally del mercado externo de referencia, que tiene como motivación fundamental la falta de lluvias y las temperaturas demasiado altas en las principales regiones productoras de Argentina y Brasil.

Al respecto, si bien la semana trajo consigo la reaparición de las tan necesarias precipitaciones, excepto en zonas puntuales las mismas han resultado escasas para la generalidad del área núcleo generando una distribución de acumulados muy dispar, tal como lo indica el informe del Servicio GEA publicado esta semana. Sumado a ello, las elevadas temperaturas han acelerado la
evapotranspiración de los cultivos agravando el déficit hídrico.

Ante este escenario, el panorama luce complicado para la soja en Argentina. En el mejor de los casos, un régimen de lluvias normales durante el mes en curso permitiría una mejora en la producción pero se hace prácticamente imposible pensar en una restitución total de los rindes.

Incluso para alcanza el mejor escenario posible, las estimaciones de GEA indican que se necesitan lluvias abundantes (de entre 100 y 120 mm) pero también generalizadas en la zona núcleo las próximas dos semanas, con la precaución de evitar el desarrollo de plagas.

Analizando los indicadores comerciales, podemos ver que ya prácticamente toda la cosecha 2010/11 fue comercializada, aunque resta ponerle precio a 3,3 millones de toneladas, equivalente al 9 por ciento de las compras realizadas.

El menor ritmo de fijación de precios es un elemento característico tanto de la campaña actual como de la nueva, ya que para el ciclo comercial 2011/12 de las 10,30 millones de toneladas adquiridas menos de la mitad (el 47,6 por ciento) tiene precio en firme, mientras que en el promedio de las últimas cinco campañas dicho guarismo alcanzaba el 54,2 por ciento y en la campaña anterior sobrepasaba el 61,5 por ciento.

Lo anterior implica una gran presión latente para los precios. En este sentido, es interesante notar que la oferta grande en nuestro recinto comenzó la semana esperando que le ofrezcan comprar a $1.350, y terminó apuntando a los $1.380, cuando a modo de referencia el Mercado a Término de
Rosario alcanzó los $1.370 en la posición más asimilable al disponible.

Claramente, al igual que observábamos en el análisis del mercado externo, gran parte del mercado está esperando que la suba se afiance. Considerando que alrededor del mes de mayo es común ver una baja estacional ante la llegada de la cosecha, la tensión es alta en estos meses que restan fundamentalmente ante el temor que el volumen que finalmente salga al mercado resulte inferior a lo previsto. Para ello, los próximos quince días serán decisivos.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *