18 de enero de 2010 12:03 PM
Imprimir

Estiman rendimientos bajos para el girasol

Con la siembra ya concluida, comenzó la cosecha de girasol en las provincias del norte y rindes muy bajos, la producción nacional apenas superará los dos millones de toneladas, un 56 por ciento menos que hace dos años. Se estimó en el análisis del economista Jorge Ingaramo, asesor de Asagir, la entidad que nuclea a toda la cadena de valor del girasol. Asimismo, el último informe del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA) planteó caídas en los mercados de las oleaginosas.

Para el caso del girasol, la baja en la producción argentina es significativa y explica buena parte de la merma mundial de más del 8 por ciento en grano y del 4 por ciento en aceite de girasol, el cual registra prima de precios positiva, respecto de los de colza y soja. «Ahora que tenemos muy buenos precios, no tenemos buena producción», señaló Ingaramo.

La estimación final de la Bolsa de Cereales da un área implantada de 1,26 millón de hectáreas o sea una merma del 43,4%, que se explica tanto por razones climáticas como por desaliento económico. «No se ha atenuado la política fiscal discriminatoria respecto de la cadena de girasol», se indica en el trabajo.

En la zona donde el clima acompañó, las caídas del área respecto del año anterior, sin embargo, son inferiores al promedio. El sur de Córdoba sería una excepción a este concepto ya que, con buen clima, la implantación bajó de 90.000 a 15.000 hectáreas.

Las zonas con problemas registraron las siguientes mermas: el 62,4% en el NEA; un 60% en el centro este de Entre Ríos; el 50,8% en el norte de La Pampa y oeste de Buenos Aires, y un 50% en el sudoeste de Buenos Aires y sur de La Pampa.

Ya en la primera semana de enero, la Bolsa de Cereales registró el inicio de cosecha en las provincias norteñas. En Chaco, los rendimientos promedios no superan los 700 kilos por hectárea en los plantíos tempranos, mientras que, en los tardíos, importantes lluvias dañaron la polinización durante el mes de noviembre.

En el noreste santafesino, los rindes son también irrelevantes. El escenario de evolución del cultivo es algo más alentador en el oeste bonaerense, así como en el sureste, que representa el 36,5% del área nacional. Finalmente, en el suroeste bonaerense, se requerirían nuevas precipitaciones.

«Entendemos que no más del 96% de la superficie será cosechable», aseguró Ingaramo y aclaró que «suponiendo un rinde de 1.700 kilos por hectárea en promedio, la producción nacional apenas superaría los dos millones de toneladas, un 56% menos que hace dos años».

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *