18 de enero de 2010 16:54 PM
Imprimir

Control de ectoparásitos

Las grandes pérdidas económicas en ganadería están dadas por la terrible infestación causada por artrópodos, ya sea por daños directos o por la transmisión de enfermedades.

Las garrapatas del género Boophilus son de vital importancia por ser los transmisores de dos géneros de babesias; la Babesia bovis y la Babesia bigemina. La babesia es un protozoario familiar del Plasmodium de humanos. Las garrapatas, además de transmitir los dos tipos de babesia, también transmite Anaplasma marginale, se alimenta de sangre. Por cada garrapata que cumple su ciclo parasítico, en 18 a 21 días, el animal pierde 3 cc de sangre y el apetito, y sufre daños sobre la piel.

Quizás uno de los mayores efectos en la producción bovina son las grandes pérdidas en animales de razas europeas, los cuales son mucho más susceptibles a la infestación por garrapatas, motivo por el cual siempre es más dificultosa su adaptación a los países con clima tropical y subtropical.
Los Dípteros moscas hematófagos (mosca de los cuernos y Stomoxys calcitrans) causan graves pérdidas económicas por efectos directos sobre la producción de carne y leche por la intranquilidad que causan al ganado con sus picaduras y la transmisión de Anaplasma marginale.

QUE ES LA RESISTENCIA

La resistencia se define como el desarrollo de una habilidad de una cepa de insectos para tolerar tóxicos que serían letales para una población normal de la misma especie. Se supone que esta característica está implícita en la población antes de ser expuesta al producto químico, porque es una capacidad de los seres vivos de evolucionar para su supervivencia. El problema de resistencia es de características universales y limita el desarrollo de la agricultura y el control de enfermedades de animales y humanos. En el mundo existen unas 133 especies de la orden díptera y unas 43 del orden Acarina, que han desarrollado resistencia a insecticidas.

COMO SE DISEMINA LA RESISTENCIA

En una población de insectos o ácaros, el gen o genes resistentes se encuentran en una baja frecuencia en la población. Cuando se aplica un insecticida, el gen o genes resistentes se diseminan en la población y el productor aún no se percata de la baja efectividad del producto en condiciones naturales o de campo, el mejor indicio de que la resistencia se ha desarrollado es la total inefectividad del producto, porque después de esto los genes se diseminan más rápidamente en la población de garrapatas o Dípteros.

DIFERENCIA ENTRE RESISTENCIA Y BAJA EFECTIVIDAD

La resistencia solo se puede determinar en el laboratorio, comparando una cepa de garrapatas completamente susceptible a un compuesto determinado y comparándola con una cepa problema o de campo; por consiguiente, cuando detecto un problema de baja efectividad de un garrapaticida, no puedo afirmar que tengo un problema de resistencia, sino de baja efectividad del producto, debiendo descartar primero todas las posibles causas que conducen a esa baja efectividad del producto, en condiciones naturales.

COMO CONTRARRESTAR RESISTENCIA

Como premisa biológica hay que tener presente este concepto: la resistencia genética a un insecticida es inevitable; tarde o temprano, si lo usamos, tiene un fin: retardar su aparición para disponer de otras alternativas de control.
Por consiguiente, lo ideal son dos cosas:
-Eliminar completamente la población cada vez que se aplica un insecticida: Si la población se elimina completamente, esta tiene menor probabilidad de que se disemine la resistencia; ello implica que, cuando se usan productos para controlar garrapatas por aspersión, debemos dosificar correctamente, bañarlos bien e impregnar completamente el animal, bañarlos en días soleados, de tal manera que el producto se impregne totalmente y surta efecto su aplicación.
-Ejercer una baja presión de selección: Si los baños garrapaticidas son pocos al año y cada vez que se bañe la mortalidad es del 100%, la diseminación del gen o genes resistentes será más lenta y demorada.

Dr. Benjamín García Almirón
Técnico especialista en Sanidad Animal

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *