20 de enero de 2010 13:49 PM
Imprimir

Almacenamiento de granos

Las pérdidas de poscosecha en granos, ya sea en cantidad o calidad, siempre perjudican al productor

En la mayoría de los casos, se dan por la forma rudimentaria en que se conservan, por la cosecha tardía de los mismos o por algunas pequeñas negligencias que se cometen a la hora del almacenamiento. Las empresas cuentan con enormes silos para granos y adoptan diversas medidas de seguridad para evitar las pérdidas. Los granos deben guardarse sanos y con una humedad no mayor del 12%. Los silos permiten que los productos almacenados mantengan su calidad.

Para poder almacenar los granos (maíz, poroto, habilla, soja, entre otros), es necesario contar con materiales y equipos apropiados en el momento de la cosecha, transporte y secado, además de locales adecuados para su almacenamiento y vigilancia constante; todo esto, para garantizar una buena conservación. La mayor parte de la producción de granos de los pequeños y medianos agricultores, se ve afectada cuando son atacados a nivel de campo, o en el almacén donde están guardados, por insectos, hongos, roedores y aves.

Cuando el grano no es consumido por las plagas, puede ser contaminado por sus excrementos o cuerpos, lo que ocasiona una pérdida de la calidad del grano; de ahí la importancia de un buen almacenamiento que garantice la calidad de los granos.

CUIDADOS QUE SE DEBEN TENER

El secado, la preparación, así como la limpieza y selección de los granos (sanos y secos) son muy importantes para guardarlos y para el éxito de cualquier método de almacenamiento.

En el campo: Una vez madurado el producto, comienza inmediatamente el secamiento, ya que el aire seco absorve la humedad del grano. El secado es más rápido con el aire seco y caliente.
Después de la cosecha: También se realiza el secado después de la cosecha. Existen diferentes modelos de secado de granos para pequeñas cantidades, y otras para grandes cantidades.

FORMAS DE SECADO

Se deben poner los granos en capas delgadas sobre bandejas, zarandas, trozos de polietileno, piso de cemento, entre otros. Remover los granos con frecuencia, de ser posible para que se sequen más rápido, ya que al removerlos quedan expuestos al aire y al sol.

Secado en caseta: Este método es utilizado para secar mazorcas durante 3 a 4 meses. Es una estructura de madera rolliza o aserrada, que puede ser construida con tacuaras u otras maderas. La caseta permite al agricultor cosechar el maíz desde la madurez, y que el aire pase por el grano y lo seque para desgranar y luego almacenarlo.

Secado artificial: Se trata de secadoras que utilizan combustibles y métodos eléctricos o mecánicos para aumentar la temperatura del aire. Algunos sistemas tienen calentadores o ventiladores para mover tanto el aire seco como el caliente.

FACTORES QUE FAVORECEN UN BUEN ALMACENAMIENTO
Guardar los granos sanos, limpios y secos; Al respecto.
se entiende por:

Sanos: Que no haya granos con ataques de insectos, hongos, roedores o por otras causas.

Limpios: Libre de basuras, restos de hojas, tallos y otras partes de la planta, así como de tierra y piedras.

Secos: Que el contenido de humedad en los granos no permita el desarrollo de hongos durante el almacenamiento. El grano debe ser duro a la presión de las uñas y al morderlo con los dientes.
Contar con local apropiado para guardar los granos, y la construcción debe ser adecuada:
-Al tipo de grano que se quiere guardar.
-A la forma que se desea guardar (desgranado o tal como es cosechado).
-A la cantidad de grano que se desea almacenar.

CAUSAS DE DAÑOS AL GRANO

Plagas: Existen varios tipos de gorgojos (tiguã’ã), palomita (panambi), aves, cerdos, ratones y otros animales que destruyen los granos.

Enfermedades: Hongos en granos húmedos y sucios provocan la descomposición, por lo que son tóxicos para el consumo humano y animal.

CONTROL DE GRANOS ALMACENADOS
Control preventivo

-La humedad, la temperatura, incidencia de plagas, los hongos, las materias extrañas, las impurezas y la contaminación por roedores y pájaros.

-Preparación, limpieza y orden de la unidad almacenadora.
Limpiar cuidadosamente la parte interna y externa del almacén. Alrededor de las instalaciones se debe observar si existen hierbas altas, aberturas por donde podrían entrar pájaros y roedores, goteras en el techo y filtraciones en las paredes laterales.

-Desinfección del interior y exterior de las paredes de la estructura de almacenamiento con insecticida.

-Uso de envolturas resistentes a la penetración de plagas (insectos, ratones, pájaros).

-Cosecha en la época adecuada y limpieza cuidadosa de granos. No mezclar productos de distintas cosechas.

-Uso de energía radiante en el control de insectos. Ejemplo: exponer al sol los granos; usar trampas luminosas para atraer insectos y de esta manera determinar el grado de infestación o ataque.

-Uso de cal, ceniza y sal: evita que los huevos se peguen fácilmente a los granos y reduce el libre movimiento de los insectos.

CONTROL QUÍMICO

Se debe considerar un complemento a las otras medidas como el manejo de la temperatura y la humedad, el uso de instalaciones adecuadas.

Uno de los productos utilizados es el fosfato y otros componentes. Se encuentra en forma de pastillas de 3 gramos. El periodo de fumigación es de 10 días.

El fosfato es un producto muy tóxico para los humanos; por lo que se debe consultar la etiqueta para realizar un uso apropiado, o se debe recurrir a una persona que tenga un buen conocimiento del manejo de este producto.

OBS: La mejor manera de almacenar los granos libres de insectos es guardarlos limpios, secos y sanos en un barril o silo metálico, que puede cerrarse herméticamente y, de ser posible, fumigarlo, eliminando los insectos que vienen del campo. Se debe asegurar el recipiente, ya que el sellado detiene el ingreso de roedores.

Ing. Agr. Justo López Portillol /

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *