21 de enero de 2010 00:50 AM
Imprimir

La Argentina toma medidas luego de que Alemania prohibiera la venta de numerosos vinos

Tras retirarse de las góndolas varias marcas por contener altos niveles de un antibiótico que no está permitido en ese mercado europeo, el Instituto Nacional de Vitivinicultura comenzará a fortalecer los controles en el negocio de la exportación.

El Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV), ante el problema suscitado con algunos vinos argentinos en Alemania en los meses de octubre y noviembre de 2009, adoptó una serie de medidas con el objetivo de dar una rápida y efectiva respuesta, según un comunicado emitido por el organismo.  
El conflicto comenzó cuando las autoridades del control sanitario de Alemania detectaron antibióticos en numerosos vinos de origen argentino y prohibieron su venta retirándolos del mercado, según informes divulgados hoy en Stuttgart.

En controles de rutina a vinos de diversos países que se comercializan en ese país europeo, se había encontrado la existencia de restos demasiado elevados del antibiótico natamicina en siete de los 42 vinos provenientes de Argentina.

En total, se habían investigado 237 vinos nacionales e importados de países productores como España, Chile, Sudáfrica, México y Estados Unidos. Todos los vinos, salvo los argentinos, pasaron los controles sin problemas.

Los residuos de natamicina detectados "no significan un peligro para la salud del consumidor, pero es algo que no tiene por qué estar en una botella de vino", destacó un funcionario del gobierno alemán.

En Europa está prohibido tratar los vinos con natamicina o importar vinos que lo contengan. Natamicina es un fungicida que se utiliza en la producción de alimentos, sobre todo en la corteza de quesos o embutidos.

Según el sitio español elmundo.es, medios alemanes mencionaron algunos de los vinos rechazados el mes pasado: entre ellos figuraban Villa Paola 2008, Villa Atuel 2008. Marañón 2009 Malbec, Cruz desl Indio 2007 Malbec, Santa Julia 2008 Cabernet Sauvignon, FuZion 2008 Tempranillo-Malbec, Santa Andrea 2008 Malbec-Cabernet Sauvignon.

"Si bien la sustancia en cuestión (natamicina) no tiene toxicidad, es decir no significa un peligro para la salud del consumidor, nuestros esfuerzos están dirigidos a lograr, lo más rápidamente posible, eliminar dicho problema en vinos de nuestro país, dado que su uso no está autorizado", explicaron desde el INV.

Desde Wines of Argentina, a través de un comunicado firmado por la presidenta, Susana Balbo, explicaron que "en Argentina, el uso de natamicina no está autorizado durante la etapa 2 de vinificación (Producción). Sin embargo, está permitido durante la etapa 1 (limpieza de tuberías, barriles y equipos de vinificación) y es un componente de productos de limpieza de uso aprobado por las autoridades argentinas (INV)". 

Luego de sostener que la ingesta de natamicina "no es perjudicial para la salud", y que "por más de 40 años ha sido utilizada en la industria alimenticia", explicaron que "los niveles encontrados están muy por debajo de la ingesta diaria aceptada, definida por el Comité del Codex para Aditivos Alimenticios y Contaminantes de la FAO".

La solución al problema
En este contexto, las siguientes son algunas de las medidas adoptadas:

1. Conocido el problema se coordinaron visitas técnicas con los laboratorios de control de las ciudades de Maguncia, Hamburgo y Berlín de la República Federalde Alemania y se dispuso de inmediato el viaje de dos funcionarios del INV para que tomaran contacto directo con las autoridades sanitarias en ese país y pudieran interiorizarse del equipamiento analítico utilizado para la determinación de Natamicina, el que tiene una sensibilidad 300 veces superior al utilizado en Argentina.

2. La determinación de natamicina no era práctica habitual en Alemania ni en Argentina. Actualmente se ha incorporado su análisis como control de rutina.

3. El antibiótico mencionado se determina por el momento mediante la técnica de Cromatografía Líquida de Alta Eficiencia (HPLC) Por este medio se tiene un límite de detección de trescientos microgramos por litro (300 µg/l) y de cuantificación de mil microgramos por litro(1000µg/l).

4. El 23 de diciembre de 2009, con la información recabada en Alemania, el INV adquirió un equipo HPLC de alta sensibilidad, para la determinación del compuesto que le permitirá, en el transcurso de los próximos meses, trabajar con un límite de cuantificación similar a los equipos utilizados en los laboratorios de control Alemania que es del orden de diez microgramos por litro (10 µg/l).

Además se han comprado los accesorios que permitirán en breve plazo optimizar la eficiencia del equipo actualmente en uso con una sensible mejora del límite de detección a valores de veinte microgramos por litro (20 µg/l). La inversión realizada fue de U$S 500.000

5. Se adoptaron una serie de recaudos para que los análisis de muestras de control o de aptitud de exportación no se demoren más de 7 días.

6. En el período de transición hasta que el equipo adquirido se encuentre instalado y en funcionamiento normal, se ha acordado trabajar conjuntamente con el Centro de Investigación y Asistencia Técnica a la Industria (CIATI), del Sistema del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI). Los niveles de sensibilidad que garantiza el CIATI son de siete microgramos por litro (7 µg/l) para el límite de detección y de veinte microgramos por litro (20 µg/l) como límite de cuantificación.

"En este proceso el INV está trabajando en forma conjunta con las entidades del sector vitivinícola y las principales bodegas exportadoras como así también con las asociaciones de profesionales de la enología, con el objetivo superior de una mejora permanente en la calidad de los vinos", agregaron.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *