21 de enero de 2010 11:03 AM
Imprimir

Brasil tiene la primera planta eléctrica de etanol

El mundo desarrollado va a tener que ver con otros ojos al etanol. Pienso que a la hora de asumir el compromiso y cumplir el Protocolo de Kioto, de disminuir las emisiones de gases del efecto invernadero , va a tener que entrar en la cuestión del etanol", manifestó Lula al inaugurar la planta eléctrica.

La planta cuenta con una turbina bicombustible, movida por gas o etanol, que fue desarrollada por la multinacional norteamericana General Electric y la petrolera estatal brasileña Petrobras, con capacidad para generar 43,5 megavatios que atienden a 150.000 personas, un tercio de la población de Juiz de Fora.

La turbina, la primera del tipo "flex fuel" (gas y etanol), fue desarrollada en un proyecto conjunto de las dos compañías durante tres años y la tecnología pretende ser aplicada a otras que en la actualidad son movidas por diésel y generan entre 3 y 6% más gases carbónicos, además de gastar más litros de agua.

"Por ahora, tratan esto como si fuera una cosa de país de tercer mundo, una cosa sólo de Brasil. Pero ahora van a tener que tratar esto con mucho más respeto ", señaló Lula.

La conversión de la turbina, que era originalmente movida por gas, fue realizada en la fábrica de la GE en Houston, Texas, pero la compañía pretende que en caso de existir demanda para este tipo de conversión la implementación pueda realizarse en la sede brasileña de Petrópolis, Río de Janeiro.

En el proyecto para el desarrollo de la turbina bicombustible, Petrobras invirtió 45 millones de reales (unos 25,3 millones de dólares).

De otro lado, Petrobras y la Marina brasileña firmaron ayer un acuerdo para un proyecto en la Antártica que pretende establecer la reacción de los biocombustibles brasileños en temperaturas frías.

En la investigación, científicos brasileños estudiarán el comportamiento del etanol, alcohol carburante producido en Brasil de caña de azúcar, y del biodiésel, fabricado a partir de mamona, soja, girasol y otras oleaginosas, en temperaturas bajas.

Con los resultados, Brasil pretende producir una línea especial de biocombustibles para comercializar en el mercado europeo y enfrentar el fuerte invierno en esa parte del mundo.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *