22 de enero de 2010 13:56 PM
Imprimir

El Inta informa sobre diatraea en maíz y sorgo

Desde el Grupo del Sistema de Alerta de la EEA local alertaron sobre la aparición de esta plaga en varias localidades de Santa Fe, Córdoba, Buenos Aires, entre ellas Pergamino. La decisión de aplicación es sobre la base del monitoreo de posturas.

Según lo advertido semanas atrás por el ingeniero agrónomo Nicolás Iannone, Grupo del Sistema de Alerta de la EEA Pergamino del Inta, la presencia de posturas de la segunda generación de esta plaga en maíz y sorgo se está registrando con semanas de retraso en esta campaña, “copiando” el significativo retraso de la primera generación.
En general las zonas comienzan a tener niveles de posturas todavía no muy significativas, mientras que los mayores niveles, hasta el momento, están ocurriendo en el sur de Córdoba. Las localidades registradas con presencia de posturas a campo, en su mayoría con niveles leves a moderados, son las siguientes.
Córdoba: Adelia María, Río Cuarto, Reducción, Alejandro Roca, Mattaldi, La Carlota, Canals, Cavanagh, Inriville, Isla Verde, Monte Maíz, Villa María, Laboulaye; Manfredi, Cruz Alta, Monte Buey, Corral de Bustos, Marcos Juárez, Noetinger y Oncativo.
Santa Fe: Casilda, Sancti Spíritu, Venado Tuerto, Las Rosas, Villa Cañás, Sta. Isabel, Las Petacas, Rufino, Bombal, Santa Teresa, Teodelina, Cañada de Gómez, Bigand, Firmat, Juncal, Hughes, San Genaro Norte, Zavalla, Arequito, Chabás y Totoras.
Buenos Aires: 9 de Julio, General Pinto, Roberts, Ameghino, Pasteur, Piedritas, Martínez de Hoz, Henderson, Daireaux, Chacabuco (leve), Ferré, General Arenales, Ascensión, Inés Indart, Los Toldos, Pergamino, Arroyo Dulce y Colón (leve).
El profesional aseguró que no decidir el control de diatraea sobre la base de alertas zonales o trampas de luz fijando una fecha de aplicación “a futuro” después de un pico sería la mejor manera de fracasar y de tirar la plata.
La decisión de aplicación es sobre la base de monitoreo de posturas. La aplicación se debe realizar dentro de los 7 días siguientes después de registrar mayoría de posturas amarillento-anaranjadas.
De lo contrario se estará aplicando “a ciegas” y muy probablemente cuando todavía no hay posturas o quizás nunca la haya o cuando las posturas sean en su mayoría blancas.
En el primer caso sería como “tratar las chinches” sin que haya en la soja, o sea estaríamos tirando la plata.
En el segundo caso (aplicar con posturas blancas) se estaría “obligando” al producto que “espere una semana en campo” hasta que nazcan las larvas, ya que no hay ovicidas para esta plaga, y a la semana nos quedaría del 0 al 10% del producto aplicado, por degradación o lavado, o sea también sería “tirar la plata”, según recomendaciones de Nicolás Iannone.

Monitoreo de maíz y sorgo
Con relación a cómo monitorear los lotes de maíz y sorgo, el profesional del Inta Pergamino aconsejó observar 30 plantas por lote a fin de detectar la presencia de la postura de huevos en la cara inferior de la hoja. No es necesario revisar todo el largo de la hoja sino desde la vaina hasta la parte media de la misma. Observar las hojas correspondientes al tercio medio de la planta (algunas por encima y debajo de la espiga en maíces desarrollados). Monitorear 3 a 4 sitios dentro de un lote. Observar 10 plantas al azar (no seguidas) en cada sitio. Anotar la cantidad de posturas y su color.

Toma de decisión
Sobre la toma de decisiones Nicolás Iannone aseguró hacerlo sólo en aquellos lotes que tengan presencia de posturas por encima del umbral.
El umbral económico sería el siguiente. Maíz convencional: postura de huevos en el 8 a 10% de las plantas, o más (aplicaciones según este umbral permitirán buen retorno económico).
Maíz pisingallo: el umbral económico es del 5% de plantas con posturas.
Sobre el período óptimo para el control el ingeniero agrónomo dijo que la coloración de las posturas indica cuándo controlar.
El mismo deberá hacerse: después que las posturas estén en su mayoría amarillento-anaranjada, aplicando en cualquiera de los 7 días que le siguen; haciendo el control dentro de los 7 días siguientes, se obtendrá máxima eficiencia, ya que los controles en el día Nº 1 como en el Nº 7 son igualmente eficientes u óptimos; esta “amplia ventana de tiempo” para un óptimo control de diatraea permitirá eludir días con riesgo de lluvia a fin de asegurar la aplicación.
En este sentido con diatraea hay una gran diferencia respecto al control de otras plagas, como chinches por ejemplo, donde acá sí cada día de atraso en la aplicación implica la producción de mayores daños.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *