25 de enero de 2010 08:01 AM
Imprimir

Sigue sin cerrar el acuerdo triguero

A diez días de formarse la Mesa Provincial del Trigo, no hubo avances claros respecto a la comercialización del principal grano de la zona. El intendente Carlos Sánchez le expresó al ministro de Asuntos Agrarios las dudas que le plantearon productores y acopiadores locales y prometió venir a escuchar sus reclamos

El martes 12 de enero al mediodía, el intendente municipal Carlos Sánchez imprevistamente recibió la invitación para conformar la Mesa Provincial del Trigo, con la supuesta intención de solucionar el grave problema que aqueja a los productores trigueros que debido a la intervención estatal, que ya lleva cuatro años, desde hace dos meses no pueden comercializar su producto, con lo que ello significa para las alicaídas economías regionales.
Cabe recordar que ese mismo día, el ministro de Agricultura de la Nación, Julian Dominguez no concurrió a una reunión sobre trigo con los productores en capital federal , quienes finalmente decidieron ir caminando hasta el Ministerio y entregarle un petitorio al ministro y dejaron latente la posibilidad de realizar medidas de fuerzas.
Con escaso tiempo para recibir y analizar la información, el primer mandatario municipal y el secretario de Hacienda municipal, Guillermo Salim, se comunicaron con "algunos" ruralistas y cooperativistas para viajar al día siguiente a Buenos Aires, donde rápidamente se firmó el acta (junto a otros tres intendentes, los ministros de agricultura de la Provincia, la Nación, el polémico secretario de Comercio Guillermo Moreno y algunos representantes del campo, molineros, panaderos y exportadores), que luego generó muchas suspicacias sobre su posible concreción.

El acuerdo
Entre otros puntos, el Estado se comprometió a que los molinos y exportadores compren 1,75 millón de toneladas del cereal en Buenos Aires y La Pampa, a un precio FAS teórico.
Asimismo, en ese acuerdo se pactó que la molinería compraría de manera
"inmediata" 1,5 millón de toneladas y la exportación otras 250.000 toneladas de trigo proveniente de dichas provincias.
En el trato, también se asegura la liberación "en menos de diez días" (algo que ya no se cumplió) de 250.000 toneladas de trigo para exportación, que saldrían de los puertos de Quequén y Bahía Blanca.
Además, se acordó la compra del trigo se concentrará en el sector de pequeños y medianos productores.
En paralelo a las novedades proclamadas, la presidenta Cristina Fernández anunció el lanzamiento de créditos blandos para que la molinería le compre el trigo a productores medianos y chicos.
Días después se concretó el Acuerdo Triguero Nacional, el cual la Mesa de Enlace decidió no firmar.

Las gestiones locales
"Un par de días después, el Ministerio nos pide a los municipios que enviemos un listado con los pequeños y medianos porductores de trigo que deseen participar en la venta de trigo", describió Guillermo Salim, sobre lo sucedido después de la firma del acuerdo.
Sin embargo, el último jueves el intendente Sánchez se reunió con Luis Di Rocco, gerente del Centro de Acopiadores de Cereales de Tres Arroyos, quien "mostró su disconformidad, porque con esta operatoria se estaría dejando fuera del negocio a los acopiadores y a las cooperativas".
Es que según comentó Salim, "el Ministerio pide ese listado, luego lo verifica con la ONCCA, que chequea el listado que les pasamos, lo depuran y se los pasan a los molinos y el molino compra. Pero ellos (los acopiadores y productores) me dicen que no saben qué criterio utilizan, por qué van a eliminar a ciertos productores de esa lista y, además, que con esta operatoria, no intermedian los acopiadores en la compra, porque el molino directamente le compra al productor".
El funcionario describió que "el productor tendría que ir, retirar el trigo del acopio o la cooperativa, para venderlo en forma directa y no lo comercializaría a través de los acopios como se hizo toda la vida".
En muchos casos, la situación es más enredada, "porque por ahí ese acopiador o esa cooperativa le dieron insumos al productor por canje con el trigo, como semillas, combustible, fertilizante. Aquí la cosa sería más complicada, porque el productor tendría que ir, retirar, vender, venir a pagar, si el acopio le deja, es decir, se empiezan a producir distorsiones", comentó Salim.
Tras la explicación de Di Rocco, el viernes el intendente habló con el ministro de Asuntos Agrarios de la provincial, Ariel Franetovich: "Lo llamó por teléfono y le explicó el desacuerdo que había con esta forma de comercializar, ya que estaban quedando afuera los intermediarios, cosa que no resultaba lógico, ya que el sector comercial también está padeciendo este problema de la no comercialización del trigo; y el ministro se interesó mucho por ese tema, tal es así que lo llamó por teléfono al propio gerente del Centro de Acopiadores para que le aclarara la situación".
Después Sánchez lo invitó a Franetovich, para concretar una reunión con acopiadores, cooperativistas y productores "para que entre todos se pudiera mejorar ese acuerdo". Según contó Salim, "el ministro se mostró de acuerdo y puede llegar a venir este martes -mañana se confirmaría- o el martes 2", señaló el titular de Producción.

"El problema es exclusivamente nacional"
Consultado sobre si cree que se puede llegar a cumplir todo lo anunciado hace unos días, el funcionario municipal dijo: "Supongo que esta negociación nueva va a hacer que se demore, no desconocemos que las entidades están descreídas, pero nosotros ante esta situación tenemos dos opciones, o no hacemos nada y nos vamos de vacaciones o intentamos gestionar para resolver los problemas", aseguró Salim.
Igualmente, señaló que "el problema es exclusivamente nacional, lo que pasa que el ministro Franetovich está dispuesto a escuchar la propuesta que tiene Tres Arroyos y si es razonable, aseguró que se sienta con el ministro Dominguez a conversar sobre los cambios que se pueden hacer".

El listado no se mancha
"Nosotros lo tenemos en stand by, incluso por pedido de Franetovich, ya que cuando el intendente le habló y nos dijo que le demos unos días para arreglar estos problemas", puntualizó Salim, respecto a los listados de pequeños y medianos productores interesados en vender trigo, que en principio deberían llenar los municipios y enviar al Ministerio de Asuntos Agrarios.
"Mejor esperar unos días, porque hay muchas probabilidades que salga mal y mucha gente quede afuera", concluyó el secretario de la Producción.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *