25 de enero de 2010 08:05 AM
Imprimir

Ganadería argentina y uruguaya

Hasta The New York Times, uno de los diarios más importantes de EEUU, hace alusión al avance en la calidad de la carne uruguaya y al retroceso que, en ese sentido, se ve en la Argentina. Es que, como consecuencia de políticas erróneas, nuestro país puede llegar a perder espacios en el comercio internacional.

Según The New York Times, la ganadería uruguaya, basada fundamentalmente en el ganado vacuno, está avanzando en el conocimiento de los consumidores internacionales. Se destaca, en ese marco, que mientras en la Argentina muchos ganaderos están convirtiendo sus pastizales en tierra para el cultivo de soja, en Uruguay se está incentivando el engorde del ganado en las pasturas naturales, un aspecto que es priorizado por los consumidores y que genera una mejor relación precio-calidad.

El país oriental cuenta con 9 millones de cabezas de ganado, una cifra muy escasa si la comparamos con la Argentina, que cuenta con aproximadamente 50 millones de cabezas, pero la diferencia se centra en la forma de producción porque en nuestro país se está produciendo un desplazamiento de la ganadería para priorizar el cultivo de granos, un aspecto que en cierto modo favorece a Mendoza, que ha centrado sus objetivos en la ganadería de zonas áridas.

Otro de los errores en que incurrió la Argentina fue la decisión del Poder Ejecutivo Nacional de prohibir -en 2006- la exportación de carne vacuna por un plazo de seis meses, para obligar a un descenso en los precios en el mercado interno, mientras estableció controles de precios sobre cortes populares. “En ese esquema, la Argentina fue víctima de su propio éxito”, dice el columnista de The New York Times.

Nuestro país ocupa el quinto lugar en el mundo por sus existencias y el tercero como productor de carne (el primero es Brasil) y ha desarrollado una importante actividad en las cabañas para selección de animales para reproducción. Si bien es cierto que la mayor actividad se desarrolla en la región pampeana, se está produciendo un incipiente crecimiento en otras zonas, como sucede con el Sur de Mendoza.

De acuerdo con los estudios, las ventas al exterior de carne vacuna determinó que alcanzara el 11 por ciento del total de las exportaciones del país y es líder mundial en la exportación de carne procesada y envasada. Paralelamente, las cualidades de la carne argentina han generado que el “filete” argentino ocupe lugares de preferencia entre los consumidores de los principales restaurantes del mundo.

La columna del diario norteamericano debe constituir un llamado de atención para la Argentina porque en los hechos marca que países vecinos, como Brasil y como Uruguay, han centrado sus objetivos en el crecimiento de la actividad ganadera y nuestro país no avanza en el mismo sentido. Es necesario, entonces, establecer una política coherente de parte del Gobierno, porque errores como los señalados de prohibición de la venta se suelen pagar muy caro.

Un lugar que se pierde en las góndolas o en los restaurantes, suele costar muchos años en recuperarlos. Por esos motivos, también es válida la intención de los productores ganaderos de establecer un plan estratégico, a similitud de lo que ha realizado la industria vitivinícola, a diez años vista.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *