25 de enero de 2010 08:14 AM
Imprimir

Y un día la vaca empezó a valer…

Tras varios años de malos valores por la manipulación que el Gobierno hizo del mercado, hoy el ganadero está logrando muy buenos márgenes. Con subas que promediando las distintas categorías llegan al 50%, la hacienda en pie alcanzó los mejores precios de los últimos 10 años. Y según los consignatarios consultados esto se mantendrá en el largo plazo. No generaría otra suba en el mostrador

El miércoles 15 de enero a Ricardo Arzoz le tocó martillar en un remate feria de Cacharí, donde el ternero promedió los 6,50 y 7 pesos, cuando semanas atrás el precio de la misma categoría era de 3 pesos

"El precio para el productor es muy bueno, pero a largo plazo es una muy mala política. Porque el que necesita plata, como sabe que hoy la vaca vale, la vende en lugar de esperarla", dice Luis Giannechini
(oasis)

Estos valores pueden ser un incentivo para el que tiene hacienda, para hacer que mantenga y hasta acreciente el rodeo. Pero para el que no tiene hoy le es imposible salir a comprar: le van a pedir 3000 pesos por una vaca", analiza Carlos Uzcudún
(oasis)

Y un día la carne se fue a las nubes y el negocio para el productor ganadero volvió a ser rentable. En definitiva, pasó lo que tantas veces se anunció y que este Gobierno ignoró. Hoy la oferta de hacienda en pie apenas alcanza para abastecer el consumo interno y el mercado puso las cosas en su lugar. "Los colmillos de Guillermo Moreno ya no asustan a nadie", graficó un analista, simplemente porque ya no tiene manera de frenar la suba de la carne, porque no hay. Y mientras que en las carnicerías de Tres Arroyos el consumidor está pagando alrededor de un 20% más el kilo que hace un mes y medio, el productor ganadero está recibiendo un 50%, promediando las distintas categorías, por la hacienda que vende.
"No sé si los valores son reales o no, hoy el precio del ternero está arriba del precio histórico, pero creo que a la realidad la va a convalidar la demanda", asegura el productor, consignatario y rematador Ricardo Arzoz. "En 2009, la sequía fue el mejor ministro de Economía que tuvo el Gobierno, porque a pesar de las malas políticas y de la sequía, los precios se mantuvieran bajos debido a la incidencia de la gran liquidación de vientres y de vacas que hubo. En cambio, tras las buenas precipitaciones de fines de la primavera y principios del verano, hoy tenés una situación que podés manejar, donde vas vendiendo lo necesario, de acuerdo a la oferta y la demanda. Y como no hay hacienda, la demanda es tan desesperante que lleva a los precios que estamos viviendo", explica.
En lo que respecta a la situación particular de esta zona, el consignatario Luis Giannechini explica que "acá hoy no hay hacienda. Y no hablo para la exportación, sino que directamente no alcanza para el consumo interno. No es que el productor está reteniendo, el tema es que estamos de seca y no hay pasto. No hay hacienda gorda en los campos".
Para Giannechini "estos valores llegaron para quedarse, y si bien para el productor los precios son muy buenos, es una muy mala política a largo plazo. Porque hoy una vaca vale 3,50 pesos el kilo, hace dos meses valía 2 pesos. Entonces, el que necesita plata vende porque sabe que se lo están pagando bien, y no la espera a esa vaca".
Otro factor alcista que nota Giannechini tiene que ver con los frigoríficos que no pueden cortar la faena. "Algunos no pueden cortar la cadena de faena por el importante faltante de plata que tienen y lo van bicicleteando. Entonces hoy esos frigoríficos están pagando 15, 20 y hasta 30 centavos más que los frigoríficos que no tendrían problemas en decir ‘paro una semana’. Eso hace que los precios suban también". Aunque, el consignatario admite que "dentro de dos meses ni siquiera pagando 30 centavos más por kilo van a conseguir hacienda".
Y ya avisa el problema que tendrán Guillermo Moreno y el Gobierno: "En las ciudades del interior va a ser más fácil conseguir carne, el inconveniente lo tendrán en las grandes ciudades. Para los supermercados será un artículo de ‘superlujo’ tener carne en las góndolas", asegura Giannechini.
"Algunos anunciaban que se iba a dar un poco más tarde, pero la oferta se empezó a restringir mucho en diciembre. Y ahora está agudizándose el tema: en el Mercado de Liniers entran por día dos o tres mil cabezas menos que lo habitual. Eso sumado a la demanda que sigue habiendo y que sigue firme, hace que los precios hayan subido", comenta Carlos Uzcudún, gerente de La Agrícola Ganadera.
Y agrega: "El precio se va a estabilizar en estos valores, porque si va a aumentar mucho la carne puede llegar a restringirse la demanda. Lo de hoy es muy buena plata para el productor, y funciona como un incentivo para el productor mixto o para el ganadero, porque ayudará a que mantenga el rodeo o incluso lo acreciente. En cambio para el que no tiene hacienda, hoy es imposible salir a comprar una vaca".

Los valores
"Los precios pasaron de un ternero de tres pesos, a uno de 5,50 hace unos días y a 6,20 y 7 pesos la semana pasada. En poco tiempo los precios aumentaron casi un 100%, una locura", analiza Arzoz. Para graficar esta situación, el consignatario comentó que el martes 29 de diciembre dio el último remate de 2009 en la zona crítica de La Pampa, donde vendió el ternero liviano entre 5,50 y 6,30 pesos. "Un productor después me dijo: ‘Yo vendí hace unos meses al ternero de 200 kilos a 3,10 pesos, con 120 días de plazo y todavía no los terminé de cobrar’. Es decir, vendió un ternero de 200 kilos en 620 pesos y nosotros ese día habíamos vendido un ternero de 150 kilos en casi 900 pesos. Entonces, es una cosa muy buena lo de hoy, pero que lamentablemente el productor ha pagado desfinanciándose, porque los otros precios tampoco eran reales".
Según la visión de Giannechini hoy "tenés entre un 40% y un 55% de aumento, según la categoría, para el productor. Hace un mes atrás un novillo liviano para exportación, de 400 kilos, valía 3,80 pesos y el de consumo interno 3,40 pesos. Hoy valen lo mismo: casi 5 pesos el kilo vivo libre para el productor".
Y este dato aportado por Giannechini es determinante. Así lo entiende Arzoz. Porque ante la posibilidad latente del cierre de las exportaciones debido al incremento de precios, Arzoz afirmó: "Hoy no tiene incidencia en el consumo interno. Hoy vale más el consumo que la exportación. Hace 50 ó 60 días tener un novillo de exportación era como tener petrodólares. Hoy la exportación y el consumo tienen precios similares, por la falta de terneros. Por eso muchos novillos programados para exportación los han volcado al consumo, porque el precio no justificaba seguir metiéndole kilos".
En definitiva, está pasando lo que los productores y dirigentes rurales se cansaron de repetir. Inclusive, Giannechini todavía tiene en su escritorio el análisis de mercado que llevó al Congreso a mediados de 2008, en plena discusión por la resolución 125, y en la que los legisladores oficialistas supuestamente estaban preocupados por resolver los problemas del sector ganadero. En esos apuntes se indicaba que a fines de 2009 la demanda iba a ser superior a la oferta. El Gobierno no hizo nada, y es lo que está pasando hoy.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *