6 de noviembre de 2009 02:40 AM
Imprimir

Prevé una suba de la presión tributaria provincial en 2010

Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe cerrarán 2009 con un déficit superior a 7500 M/$. La reducción de las transferencias realizadas por la Nación se combinó con un marcado aumento de los gastos en personal.

“Ya sea por el cobro de nuevos impuestos o volver a gravar a actividades que antes estaban exentas, el incremento de alícuotas o el aumento de las valuaciones fiscales, los Estados provinciales han incrementado la presión tributaria efectiva sobre la economía, especialmente durante los últimos dos años, lo que se agravaría en 2010”.

Así lo indicó el último Informe de Coyuntura semanal del Ieral (Fundación Mediterránea). “Tanto la Nación como el conjunto de provincias vienen elevando sus niveles de presión tributaria y, de acuerdo a lo previsto por las propias autoridades, lo seguirán haciendo en 2010”, aseguró el documento.

“Si se tiene en cuenta el consolidado de la presión tributaria en las tres provincias más grandes (Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe) y se contempla el nivel de presión tributaria nacional previsto en el presupuesto aprobado recientemente, se podría alcanzar una carga de 32% del PIB el año que viene, cuando en promedio durante la década del noventa resultaba del 20%”, indicó el informe de Ieral (ver gráfico).

El informe señaló que ante las dificultades y la escasez de alternativas (en materia de financiamiento y de posibilidades de aminorar drásticamente el aumento de las erogaciones), se está siguiendo un comportamiento reactivo que “tendrá como consecuencia elevar la presión tributaria consolidada, en algunos casos retrocediendo en los avances que se habían logrado con la reducción de impuestos provinciales más distorsivos”.

“Sin dudas el detonante de esta situación es el fuerte deterioro evidenciado en los saldos fiscales en los tres niveles de gobierno, que en el caso de los gobiernos locales se agrava por la floja performance de las transferencias nacionales en lo que va del año (suben menos que la recaudación nacional), efecto que se ha sumado a una expansión exagerada del gasto en los últimos años”, agregó.

La provincia de Buenos Aires es una de las provincias que presenta mayores dificultades fiscales. Según estimaciones del Ieral, en 2009 cerraría con un déficit financiero de 6060 M/$. Para el año 2010 el gobierno provincial está presupuestando un desequilibrio de 5300 M/$.

“Al finalizar el año, los ingresos totales de la provincia de Buenos Aires crecerían 18,7%, mientras que el gasto primario lo haría un 25,1%. Uno de los principales factores explicativos lo constituye la evolución del gasto en remuneraciones a agentes estatales, que ya representan cerca del 60% de los gastos totales del Estado provincial”, indicó el Ieral.

En cuanto a la provincia de Santa Fe, según estimaciones de Ieral el déficit financiero al final del corriente año superaría los 900 M/$. Tal deterioro en las cuentas fiscales en 2009 deviene de un aumento en los gastos totales del orden del 23% interanual, a la vez que los ingresos totales lo harían al 13%.

“Vale aclarar, sin embargo, que la provincia de Santa Fe no aumentó el impuesto a los Ingresos Brutos este año, mientras que sí lo hicieron Buenos Aires y Córdoba”, indicó el informe.

En tanto, la situación fiscal de Córdoba (considerando inicialmente sólo la Administración Central) también se deterioró en 2009. Según estimaciones de Ieral, los ingresos totales de la provincia durante 2009 resultarían en 11.400 M/$, con un incremento del 16% en relación a 2008, mientras que el gasto tendría un aumento del 19%, con lo cual el resultado primario sería de -40 M/$ y el resultado financiero de -250 M/$.

Adicionalmente, en Córdoba es importante considerar el déficit financiero existente en la Caja de Jubilaciones local, ya que su desequilibrio debe cubrirse con transferencias desde el Tesoro provincial.

En tal sentido, el resultado financiero previsto en 2009 para dicho organismo previsional, aún considerando que el gobierno nacional se pone al día con las transferencias destinadas a los jubilados cordobeses (690 M/$ anuales), resultaría deficitario en algo más de 400 M/$, bache que debe ser subsanado con transferencias del Tesoro Provincial.

“Así las cosas, considerando el resultado financiero de la Administración General y de la Caja de Jubilaciones, el desequilibrio financiero consolidado podría superar los 600 M/$ en 2009”, estimó Ieral.

Una señal del deterioro de las cuentas de las provincias está dada por el incremento del peso relativo del gasto en personal respecto de los ingresos corrientes. En 2009, según estimaciones de Ieral, el cociente entre ambos conceptos sería del orden del 68% en la provincia de Buenos Aires (acercándose a los guarismos de los años 2001/02), del 58% en Córdoba y del 57% en Santa Fe.

“Actualmente las provincias enfrentan la necesidad de balancear sus resultados fiscales negativos, y ante la inflexibilidad del gasto y la negativa nacional de reformar el régimen de coparticipación de impuestos, las opciones disponibles son escasas”, estimó Ieral.

“Se abre una posibilidad de acceder al endeudamiento ante la flexibilización de la Ley de Responsabilidad Fiscal, pero mientras tanto muchos gobiernos subnacionales han recurrido o intentan recurrir a la suba de la presión tributaria, con el objetivo de evitar la asfixia financiera”, concluyó.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *