26 de enero de 2010 11:36 AM
Imprimir

Las ventajas del manejo integrado de plagas

El manejo integrado de plagas (MIP) es una estrategia que intenta lograr mayores rendimientos y calidad en la producción, con una visión conjunta del sistema agrícola y de sus problemáticas en general y en particular. Las plagas pueden ser insectos, plantas invasoras, aves o cualquier organismo que en determinada cantidad produzca un daño económico. Ahora bien, ¿en qué se basa el MIP?

Los programas apuntan a la selección de técnicas de cultivo, el control natural de las poblaciones, el manejo de las plagas mediante agentes biológicos, el uso de plaguicidas específicos, la selección racional de las dosis y la elección correcta de los momentos de aplicación.

La implementación de tal estrategia reduce los costos, aumenta la seguridad ambiental durante el proceso de producción, y contribuye a la sostenibilidad del sistema agrícola.

De esta manera, se busca optimizar la producción y minimizar problemas ambientales tales como la contaminación de suelos, aguas y problemas de la salud humana por la aplicación irracional de agroquímicos.

Primera etapa

Se deben identificar, registrar y contar tanto los agentes de posibles daños, así como sus enemigos naturales (patógenos, parasitoides y depredadores). ¿Cómo se deben tomar las decisiones? Hay que partir del desarrollo de planes o programas de muestreo.

Muestreo

Su objetivo es estimar la densidad poblacional (por ejemplo: larvas por metro o pulgones por tallo). Toda estimación tiene asociada un nivel de error. No conocer su medida puede desembocar en una decisión errónea (aplicar un insecticida cuando no es necesario o no aplicarlo cuando si es requerido).

Se debe, además, conocer el ciclo biológico de los organismos, tanto plagas como enemigos naturales. Es necesario saber el tiempo de desarrollo de cada estado de vida, su supervivencia y capacidad de reproducción.

Pautas

El nivel de daño económico (NDE) representa la abundancia de la población plaga ante la cual los costos (de control) igualan los beneficios (pérdidas evitadas por la aplicación del control).

Desde la toma de decisión hasta la efectiva aplicación del control puede haber una demora. Considerando el potencial crecimiento de la plaga en ese lapso, se fija un umbral económico (UE) que representa la abundancia de la plaga ante la cual se recomienda aplicar el control para evitar que llegue al NDE.

Al asociar un plan secuencial de muestreo con los UE pueden definirse tres posibles decisiones en función de las densidades de las poblaciones encontradas:

1. Si la población es menor al UE, detener el muestreo y no aplicar ninguna medida terapéutica.

2. Si la densidad aún no se define entre medidas críticas, como el umbral económico, aumentar el tamaño de la muestra.

3. Si la población es mayor al UE, se detiene el muestreo y se aplica una medida de control.

En cualquier caso, es recomendable repetir el muestreo cierto número de días después, dependiendo de los tiempos biológicos de desarrollo de la población de interés.

Sumado a los conceptos vertidos anteriormente, el MIP también contempla seleccionar insecticidas eficaces y de alta selectividad para el control químico de las plagas, en especial para las aplicaciones más tempranas.

Cuanto mayor sea la presión de una especie plaga al principio del cultivo, más beneficio traerá un insecticida altamente selectivo. Además, mejorar el criterio en el uso de los insecticidas (momento y selectividad) permite y favorece la manifestación de los controladores naturales.

Informe zonal

Las mayores capturas de adultos de orugas desfoliadoras en trampa de luz siguen correspondiendo a la variedad denominada "oruga medidora", pero los mismos descendieron de manera marcada.

Además, es seguro que seguirán los nacimientos por las capturas de días previos, los cuales pueden o no prosperar, dependiendo de las condiciones ambientales y el control natural.

En los monitoreos a campo, salvo en lotes con mucho tiempo de aplicación, se observa nacimientos de esta isoca. Es importante aclarar que los menores conteos a campo se dieron en lotes tratados con insecticidas reguladores de crecimiento.

Oruga bolillera

Ha bajado su número en trampa de luz, pero a campo se mantienen los conteos. En lotes enmalezados con gramíneas se observa la presencia de "militar tardía". Por el momento no se hay daños de consideración en soja.

Oruguita del yuyo colorado

Se observa en lotes de sojas tardías, pero sin apreciarse daños considerables.

Chinches perjudiciales

Sigue la tendencia observada en relevamientos anteriores, con mayor proporción de ninfas de distintas especies, pero siempre por debajo de los umbrales.

Hongos patógenos

Continúa de manera creciente la difusión de avispitas y predadores, como carábidos (catanga) y chinches benéficas (Nabis sp.).

Otros cultivos

Siguen los intensos ataques de Pseudaletia adultera "militar tardía", Rachiplusia nu "oruga medidora" y Colias lesbia "oruga de la alfalfa" en lotes de alfalfa, mocha y sorgos produciendo en los dos primeros cultivos defoliaciones de gran consideración que obligan a cortar anticipadamente las pasturas, con la consiguiente pérdida de cantidad y calidad.

Los técnicos y asesores sugieren monitorear los cultivos de sorgos, mocha y alfalfa en forma semanal para que no se produzcan daños de consideración en la producción.

Informe realizado sobre la base de las capturas de trampa de luz del Ipem Nº 222, a cargo de Florencia Guizzoni (becaria de la Fundación Nicolás Losano). Referentes de campo: Gabriel Bonetti, Gerardo Carignano, Graciela Fernández (asesores privados), Alejandro Centeno y Eduardo Cortés (Inta UEE San Francisco). Coordinación y edición: Eduardo Cortés (Inta San Francisco).

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *