26 de enero de 2010 20:42 PM
Imprimir

EL SISTEMA IDEAL DE TRAZABILIDAD DE ALIMENTOS

En términos de TRACEBACK, la trazabilidad "ideal" debe constar de un sistema que vincule a todos los agentes de la cadena alimentaria desde el productor al minorista.

Dado que las cadenas de alimentación son muy complejas y que destacan múltiples entradas para cada agente (es decir, diferentes ingredientes/materias primas para la elaboración de un producto) y múltiples salidas (es decir, varios productos de una sola materia prima), el sistema de trazabilidad de cada producto debe resultar en una configuración en forma de árbol, gracias a la cooperación de los subsistemas a lo largo de la cadena alimentaria, más o menos ampliada según la complejidad del producto trazado. Dentro del sistema, la cooperación y la interoperación debe depender de un lenguaje común y efectuarse de una forma segura y fiable, independientemente del nivel tecnológico presente en cada agente. Esto significa que cada agente debe ser un nodo en el sistema, interactuándo como proveedor y como beneficiario de la información esencial. Los datos de trazabilidad deben recopilarse durante el movimiento de los alimentos al entrar en un agente de la cadena alimentaria (materia prima/ingredientes), en la salida del agente (productos terminados/semi-terminados) y también desde el interior del agente, aunque únicamente para datos de proceso críticos y específicos. La información que se recopila debe tratarse de datos relacionados únicamente con la trazabilidad, tales como la identificación de un lote, la hora y el lugar, pero también de los parámetros de trazabilidad de alimentos para poder confirmar la seguridad de forma objetiva (por ejemplo, patógenos, toxinas) y la calidad (ej. Origen, GMO) de los productos. Los parámetros a trazar deben ser flexibles para poder ajustarse a los riesgos que surjan. La objetividad de los datos debe darse por la adquisición, procesamiento y transferencia automática de los datos al sistema, reduciendo en lo posible la intervención humana. Toda información recogida debe poder ser usada por cada agente para sus propios propósitos de trazabilidad, almacenarse a nivel local (en PC o servidor) además de ponerse a disposición de todos los demás agentes cuando lo soliciten. La identificación de un lote debe permitir a cualquier agente de la cadena (y luego también a consumidores, autoridades y agencias) recuperar la información de todas las etapas de la "trazabilidad de los alimentos" y su origen y así definir responsabilidades y asegurar las propiedades de trazabilidad hacia delante y hacia atrás. Además de la mejor tecnología, es necesario un factor humano para establecer un grado de confianza adecuado: un "organismo de certificación" debe ser la "cabeza visible" del sistema, garantizando al consumidor final que el sistema en sí y la información que circula es objetiva y confiable, reaccionando inmediatamente ante alertas de seguridad alimentaria y por lo tanto permitir al sistema para la implantación rutinaria en todas las distintas cadenas alimentarias.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *