27 de enero de 2010 11:19 AM
Imprimir

Por rindes excepcionales, el maíz llega a 18 M de toneladas

Los rindes excepcionales del maíz compensan la caída del área del cultivo que tendrá una cosecha de 18 millones de toneladas. Con el clima a favor y una superficie sembrada de 2,84 millones de hectáreas, se estima una productividad unitaria del cereal de 76 quintales por hectárea, informó ayer la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR).

Las condiciones climáticas en pleno período crítico de maíz se asemejan (aunque no igualan) a las de 2006/07, cuando se obtuvo una cosecha maicera cercana a los 22 millones de toneladas, aseguraron desde la entidad.
Respecto de la soja, con muy poco hectareaje para cerrar la siembra, los técnicos mantuvieron la producción proyectada en 50,8 millones de toneladas.

Una significativa porción de la cobertura maicera de la región pampeana se encuentra finalizando las etapas reproductivas sin limitaciones hídricas, con altos grados de desarrollo vegetativo y llenando granos sin amenazas de plagas o enfermedad de consideración, informaron desde la BCR.

Sólo las áreas del norte de Córdoba y sudoeste de Buenos Aires están bajo condiciones hídricas más complicadas.

Por otra parte, la Bolsa rosarina sostiene que la cobertura sembrada de soja alcanza al 99%, con lo cual se alcanzaría a lograr la superficie de intención de 18,7 millones de hectáreas.

La campaña gruesa comenzó en setiembre con una situación en la que había dos escenarios marcadamente diferentes.

En el Oeste, los perfiles de los suelos mantenían condiciones de sequía que se extendían desde el año anterior. Por otro lado, en el centro-este del país, la humedad en los suelos se iba recomponiendo lentamente desde las provincias de Entre Ríos y el noreste bonaerense hacia el este de zona central del país.

A pesar de contar con mejores condiciones de partida en el primer metro de suelo comparando con el año pasado, en la zona núcleo la caída de superficie sembrada fue de un 28%. Las razones económicas se impusieron en los márgenes ya que quedó muy afectada la idea de hacer maíz en campos alquilados. Además, las posibilidades de respetar rotaciones se volvieron a relegar en esta campaña. Otra causa para las menores expectativas de siembra de maíz fueron las menores opciones de financiación y el hecho de que parte de las ventas de semillas sólo se concretaban con financiación a cosecha, agregó el informe.

Esta disminución de superficie fue compensada principalmente por el incremento de siembra de soja de primera, aunque las lluvias de octubre incentivaron siembras tardías del cereal.

La alternativa que ofrecía la soja desde el punto de vista económico dejó de lado 620.000 hectáreas para la siembra de maíz en las provincias de Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe.

«Los lotes de la soja están a días de ingresar en las fases fenológicas críticas para la definición del rendimiento. Por lo tanto, se trabaja con una productividad unitaria de 27,5 quintales por hectárea, partiendo de la tendencia de las 5 últimas campañas, y excluyendo la del golpeado ciclo 2008/09», aseguró el trabajo.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *