27 de enero de 2010 12:13 PM
Imprimir

Paraguay    –    Complicada campaña Agricola: 2008-2009

Un año complicado, el clima jugó una mala pasada en la campaña agrícola 2008-2009 fue la afirmación de Héctor Cristaldo, presidente del Instituto de Biotecnología Agrícola (Inbio).

Esta institución presentó recientemente los datos de maíz zafriña y trigo, cultivos de invierno que también tuvieron menor producción que el año pasado por consecuencia de la sequía. El principal cultivo agrícola del país, la soja también tuvo una merma del 40% que fue nefasto.

El clima dejó dolorosas secuelas en los principales rubros agrícolas del país. Los mapas satelitales del Inbio demostraron que los principales rubros agrícolas de renta tuvieron una importante caída. La mala racha comenzó con la soja, que tuvo la peor cosecha de los últimos 10 años. También el maíz zafriña y el trigo tuvieron rendimientos menores que años anteriores.

Esta institución ilustró los resultados de estos rubros a través de un trabajo de muestreo satelital, que concluyó al 2009 como año complicado para el agro. Esto tiene sus repercusiones directas en la economía del país, cuya retracción fue en proporción a la caída de la producción agrícola.
La última presentación del Inbio fue el 3 de diciembre. En la oportunidad se presentaron los resultados del mapeo de maíz zafriña, trigo, canola y avena. En la oportunidad también se mostraron los resultados de la investigación realizada por el docente de la Universidad Nacional de Asunción (UNA), Víctor Gómez, sobre la oruga negra (Spodoptera eridania), en el marco de un convenio entre la universidad estatal y el Inbio.

Durante la presentación el titular del Inbio destacó que los cambios climáticos imponen un nuevo desafío y fomentar la investigación local debe ser una de las herramientas, que de hecho es uno de los objetivos fundamentales de esta institución.

Actualmente se incentiva la alianza público privada entre el Inbio y diferentes instituciones como las universidades a favor de las investigaciones que permitan mejorar la productividad del agricultor.

Dijo además que para el Inbio es fundamental generar datos confiables para debatir con racionalidad los problemas del campo y no solamente teorizar. “Nos preocupa la actitud de ciertos sectores burocráticos que están trabando la investigación, como es el caso de la Secretaría del Ambiente que está pidiendo licencia ambiental en microparcelas en un espacio regulado. Estamos entrando en una etapa donde prácticamente está prohibida la investigación”, resaltó Cristaldo.


Maíz, con menos superficie y menos rinde

La última campaña de maíz zafriña demostró una merma en la superficie de siembra en comparación al año anterior. Esta vez se sembraron 545.898,78 hectáreas, que representan unas 90.000 hectáreas menos que la campaña precedente, según la presentación del ingeniero Federico Pekholtz, responsable de trabajo de geo-referenciamiento.

El departamento de mayor superficie de siembra es Alto Paraná, donde se cultivaron 195.514 hectáreas que representan el 35,8%; el segundo lugar en área cultivada ocupó Canindeyú con 118.283 hectáreas, que significa el 21% y el tercer lugar lo ocupa Itapúa con 59.901 hectáreas cultivas que representan el 10%. El promedio de rendimiento alcanzado fue de 3.400 kilogramos por hectárea y la cosecha total estimada es de 1.844.684.

El ingeniero Luis Enrique Cubilla, asesor agrícola de la Cámara Paraguaya de Exportadores de Cereales y Oleaginosas (Capeco), destacó la importante merma en los rindes del maíz de entrezafra, ya que los promedios normales que se venían alcanzando en este cultivo llegaban a los 5.000 kilogramos por hectárea.

La causa fundamental fue el clima, este cultivo sufrió mucho la sequía de febrero, marzo y abril. Los mayores promedios de rendimientos alcanzados fueron en Caaguazú, donde la cosecha tuvo rindes promedios de 3.900 kilogramos por hectárea; Alto Paraná colectó 3.800 kilogramos por hectárea y Caazapá, que se posicionó en tercer lugar con rendimientos de 3.700 kilogramos por hectárea.

Cubilla también dijo que a esta altura ya fueron exportadas 1.100.000 toneladas de maíz zafriña. Los envios fueron el 64% a Brasil, el 12% a Chile, el 11% a los países árabes, el 7% a Argelia y el 6% a Colombia.

El profesional lamentó la política gubernamental de frenar la investigación para realizar los cultivos de prueba, un cultivo ya probado en el mundo que es más amigable con el ambiente y más rentable para el productor. “Las dilaciones para la investigación con materiales biotecnológicos -herramienta del siglo XXI- que redundarán en una mayor competitividad de nuestra producción agropecuaria son la constante en la actualidad. Un mero trámite administrativo, léase licencia ambiental, impide la realización de ensayos en líneas de maíces GM. Este tipo de medidas de la SEAM está obstaculizando la investigación agrícola y paradójicamente, estos materiales GM descomprimen efectos ambientales adversos, como por ejemplo, en el control de plagas en los cultivos, y contribuyen a una mayor productividad de los mismos. Paraguay tiene el desafío de ingresar a la agricultura del Siglo XXI. Esta es la agricultura del conocimiento, de la tecnología bien aplicada. Sin embargo, nuestro país corre el peligro de quedarse detenido en el tiempo”, destacó Cubilla.

Trigo, con menos rinde de lo esperado

El trigo logró una superficie superior a la del año pasado. El área sembrada alcanzó 560.817 hectáreas frente a 506.000 hectáreas de la campaña anterior. Este cultivo tuvo menos rendimiento de lo esperado con de 2.300 kilogramos por hectárea. Se estima una cosecha total 1.269.346 toneladas.

La mayor zona de producción de trigo se concentra en Itapúa, donde se cultivaron 269.933 hectáreas que representan el 48% del total. El segundo lugar ocupa Alto Paraná con 173.219 hectáreas cultivadas, que son el 30,8% y Caazapá con 40.347 hectáreas que significa el 7%.

Los mejores rendimientos alcanzados fueron en los departamentos de Caaguazú y Canindeyú, donde se logró un promedio de rendimiento de 2.500 kilogramos por hectárea. En Misiones la cosecha promedió 2.400 kilogramos por hectárea y en los departamentos de Guairá y Caazapá la cosecha fue de 2.300 kilogramos por hectárea. El resto de los departamentos productores logró rendimientos más bajos.

Según Cubilla a este cultivo afectaron negativamente las heladas de junio y julio y el factor climático hizo la proliferación de muchas enfermedades.
Dijo además que los rendimientos alcanzados en este cultivo están lejos de los potenciales de rendimiento de las variedades hoy disponibles, cuyos potenciales de rendimiento están en los 5.500 kilogramos por hectárea.

Además de la mala pasada del factor climático, este cultivo requiere un mejor manejo, fundamentalmente una correcta fertilización.
Las exportaciones de trigo este año alcanzaron 800 mil toneladas y el 98% de los envíos fue al vecino país Brasil. El mercado de trigo sufrió varias modificaciones en los últimos años. En el 2002 prácticamente todo nuestro trigo era enviado a Brasil y en el 2003-2004 se diversificó a 13 nuevos mercados. Hoy nuevamente el principal comprador es Brasil, porque este país levantó el cobro del impuesto pisco fin para este rubro.

Soja, la peor campaña

La campaña sojera 2008-2009 queda para la historia como la peor. La quiebra de la producción fue de 40,55% según el mapa satelital realizado por el Inbio. La cosecha estimada llegó solo a 3.902.424 con un rendimiento promedio 1.421 kilogramos por hectárea.
El clima castigó fuertemente a este cultivo y ubicó los rendimientos de este año en el más bajo de los últimos tiempos, lo cual produjo al país una pérdida superior a 1.000 millones de dólares. Esta triste realidad demostró al país cuan útil es esta oleaginosa para nuestra economía.
La superficie sembrada fue de 2.524.646 hectáreas, un 5,8% menos de la campaña anterior. Varios fueron los factores que también propiciaron el achicamiento del área cultivada, entre ellas la inseguridad en el campo y las invasiones constantes. Alto Paraná es el principal productor de soja del país que en la campaña 2008-2009 sembró 753.521 hectáreas que representa el 29,8%; el segundo productor de soja es Canindeyú con 506.825 hectárea cultivada que implica el 20% y como tercer departamento productor de soja se ubica Itapúa con 451.916 hectárea que representa el 17,9%. Le siguen Caaguazú, San Pedro, Caazapá, Amambay, Misiones, Concepción y Guairá.

Canola conquistó más espacio

La canola fue cultivada en 37.000 hectáreas frente a unas 13.000 hectáreas en la campaña anterior. La mayor área de cultivo estuvo en Alto Paraná que concentró el 46,8% de la superficie. En segundo lugar estuvo Itapúa con 36,47% y como tercer departamento productor de canola se ubica Canindeyú que concentró el 9,5% de la producción. Este cultivo agrícola se incorporó en nuestro país hace unos 14 años y los expertos en este cultivo aseguran su rentabilidad y una importante alternativa de rotación de cultivo, ideal para dividir los riesgos en invierno.

Avena, con gran cobertura

El cultivo de avena tuvo un gran espacio este año. Según el mapa satelital del Inbio este rubro alcanzó 643.987 hectáreas. Este cultivo de cobertura tuvo un área mayor incluso que el trigo. Si bien este rubro no es considerado de renta su gran expansión implica las buenas prácticas agrícolas que realizan los productores, ya que la misma deja una importante cobertura en el suelo. La mayor superficie cultivada de avena estuvo en Alto Paraná con 310.956 hectáreas, que representa el 48%; el segundo es Canindeyú 169.195 hectáreas, un 26% y el tercero Caaguazú con 56.903 hectáreas, 8,84%.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *