29 de enero de 2010 06:46 AM
Imprimir

No hay alimentos con efectos afrodisíacos

Sin embargo, la carne de cerdo tiene otras virtudes nutricionales

Es mucho más gratificante comerse un cerdito a la parrilla que tomar Viagra", opinó la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, con lo que aportó algo de soporte institucional a los dichos del presidente de la Asociación Argentina Productores de Porcinos (AAPP), Juan Uccelli, que momentos antes había afirmado que comer cerdo mejoraba notablemente la actividad sexual. Sin embargo, los especialistas consultados por La Nacion dieron por tierra con el supuesto poder afrodisíaco de la carne porcina. "No: el cerdo no tiene ninguna propiedad afrodisíaca", aseguró la licenciada en nutrición María Emilia Mazzei, miembro del consejo asesor de la Fundación Cardiológica Argentina y asesora en nutrición de la AAPP. "No hay estudios científicos que digan tal cosa", coincidió el doctor Juan Carlos Kusnetzoff, director del Programa de Sexología Clínica del Hospital de Clínicas. "Creo que fue una humorada", se limitó a decir el doctor Alberto Cormillot, director de la licenciatura en nutrición de la Universidad Isalud. Pero Mazzei fue un paso más allá y afirmó: "Hasta el día de hoy, no se ha demostrado que haya algún alimento que tenga sustancias afrodisíacas, que aumenten el deseo o mejoren el desempeño sexual". Continuó: "Hay muchos estudios que sí muestran que el hecho de que una persona utilice algo en busca de un efecto afrodisíaco tiene un impacto sobre la mente y hace que el cerebro libere ciertos químicos que estimulan los órganos sexuales. Si pienso que algo que como o tomo va a mejorar mi desempeño sexual o voy a estar más segura, es un efecto placebo". Por otra parte, agregó Mazzei, "si hay una mala nutrición, disminuyen la libido y la fertilidad". Mala prensa "La carne de cerdo ha tenido mala prensa, en el sentido de que engorda, de que hace mal. En realidad, la grasa que produce el cerdo […] es menos nociva, por ejemplo, que la de la carne vacuna", dijo también la presidenta en el citado acto, en el que se firmó un acuerdo de precios para la carne de cerdo. Al menos en materia nutricional la Presidenta demostró estar mejor asesorada. "Contrariamente a lo que se cree, el cerdo es una carne con bajo nivel de colesterol ?escribió Mazzei en la página web de la AAPP?. El lomo de cerdo es tan magro como la pechuga de pollo sin piel (ver ilustración)." "La carne de cerdo es más sana; tiene una mejor composición de grasa que la carne bovina ?precisó el doctor Cormillot, y agregó: «Si se reemplazara toda la carne de vaca por la de cerdo, probablemente disminuirían el colesterol y los problemas cardíacos»." "El 50% de la grasa del cerdo es ácido oleico, también abundante en el aceite de oliva, que, como éste, tiene efectos positivos sobre los niveles de colesterol", escribió Mazzei en la citada página web. Pero la carne bovina tiene más hierro que la porcina, según agregó Cormillot. "No hay que descartar ningún tipo de carne: es en la variedad como obtenemos una nutrición más saludable", agregó Mazzei. En definitiva, no será útil para la vida sexual, pero bien vale la pena incorporar la carne porcina a la dieta. Para lo otro, está el Viagra. Lo que opina la calle sobre el cerdo "¡Imaginate! Yo consumo carne de cerdo sólo para las fiestas de fin de año. Es un comentario rimbombante; lo dijo como para tapar un agujero", opinó Sergio González, de 32 años, en un sondeo realizado por La Nacion. "¡Por Dios, decir eso sobre la carne de cerdo! Para el deseo sexual, te tomás dos vasos de fernet y listo", dijo entre risas Melina De Ambrosio, de 28 años, que trabaja como operadora telefónica. Con la colaboración de Ana Falbo y Diana Salinas Plaza

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *