29 de enero de 2010 06:57 AM
Imprimir

Los feedlots comenzaron el año con menor ocupación

Esta disminución se origina en la menor oferta de invernada, el atraso en el pago de compensaciones, y el mayor precio de la hacienda liviana.

Los establecimientos de encierre a corral cerrarán el mes de enero, según la Cámara Argentina de Feedlot, con un nivel de ocupación que promedia el 50%, un 20% menos que el mismo período del año anterior.

Consultado por Infocampo, el titular de la Cámara Argentina de Feedlot, Juan Carlos Eiras, explicó que esta merma en la ocupación en los corrales tiene tres puntos de partida: una menor oferta de invernada, atraso en el pago de compensaciones por parte de la Oncca, y el aumento en el precio de la invernada.

Con respecto al nivel de ocupación, Eiras sostuvo que desde la primavera pasada los feedlots enfrentan un sobrevaciamiento, y estimó que el 80% de la superficie destinada a la cría ha superado los problemas de la seca.

De esta manera, al mejorar la oferta forrajera en un alto porcentaje de las cuencas criadoras, ha disminuido la necesidad de venta en función de los factores climáticos.

En esta ecuación, el segundo punto se apoya en el atraso en el pago de las compensaciones, vitales en este esquema productivo. “De esta manera, los feedloteros se encuentran con un capital de trabajo reducido”, sostuvo.

El último eslabón que conduce a este menor nivel de ocupación es el aumento en el precio de la invernada, que a finales de 2009 trepó a los $/kg 6, y desde entonces se encuentra en una tendencia alcista, con valores en los remates que se han duplicado con respecto al mismo período del año anterior.

En este escenario de precios elevados y retraso en el pago de compensaciones, los feedlots son muy prudentes a la hora de la compra de hacienda. “Mientras que en enero de 2009, el nivel de ocupación se ubicaba sobre el 72-73%, ahora apenas roza el 50%”, afirmó Eiras.

Si bien el panorama indica que la recuperación forrajera es elevada, todavía hay sectores en donde persisten los efectos de la sequía, como el sur y sudeste de la provincia de Buenos Aires, que son las más afectadas.

Por su parte, Eiras explicó que zonas de las provincias de La Pampa y San Luis, si bien se han registrado precipitaciones, todavía siguen afectadas.

En el resto de las regiones, la combinación de lluvias y lotes con menor carga permitió que se recuperara la disponibilidad forrajera a niveles altos, como el caso de la Cuenca del Salado.

En Santa Fe, Chaco y Corrientes se han registrado precipitaciones abundantes, casi en exceso. En estas provincias, salvo alguna localidad puntual, los lotes han mostrado una buena recuperación.

De cara a la próxima zafra, Eiras estimó que el llenado de los corrales será muy lento. "Con un modelo productivo de cría extensiva bien definido, gran parte de la terminación será a corral; esta tendencia no se revertirá", sostuvo.

En los primeros meses de 2009, las zonas de cría se hallaban totalmente marcadas por la seca. Esta situación empujó los niveles de ocupación a valores muy altos.

Este año, el proceso es inverso y el nivel de ocupación oscilará de acuerdo a como el productor se desprenda de sus terneros. "Para otoño, se alcanzarán niveles interesantes, cuando aparezcan las primeras heladas", sostuvo.

Con este panorama, Eiras estimó que los corrales se ocuparán de manera más escalonada. "Creemos que habrá firmeza en los precios, y que el llenado será más prudente", concluyó.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *