30 de enero de 2010 08:19 AM
Imprimir

¿Afrodisíaca carne de cerdo?

Aunque diferentes investigaciones han demostrado que ciertos alimentos tienen sustancias capaces de despertar el deseo, "no existe ningún trabajo científico que diga que la carne de cerdo mejora la calidad sexual", indicó a Salud y Bienestar el médico especialista en Pediatría y Neonatología Darío Argain. Sin embargo destacó que "culturalmente, la carne porcina tiene muy mala fama".

Luego de las declaraciones de la presidenta, Cristina Fernández, en las que recomendó el consumo de cortes porcinos para mejorar el rendimiento sexual, especialistas consultados por Salud y Bienestar confirmaron que ningún estudio científico avala ese consejo.

En diálogo con este suplemento, Argain aseguró que “no he leído nada serio sobre el tema. Lo que sí, siempre se ha comentado que la carne de cerdo tiene más mala prensa que lo que realmente es; es decir, muchos dicen que hace mal, que empacha, que sube el colesterol. Pero en realidad, la carne de cerdo es tan buena como la de vaca y estoy convencido que culturalmente habría que educar a la población para que consuma más y baje el excesivo consumo de carne de vaca, para que eso a su vez permita mejorar las condiciones de exportación”.

Sin embargo, el profesional aseguró que “no hay ningún estudio de investigación serio que demuestre que la carne de cerdo mejora notablemente la actividad sexual; la evidencia médica resumida de los últimos 50 años no es suficiente para decir que ese alimento es eficaz en ese sentido", afirmó aunque señaló: “si existiera algo, yo no lo he leído, pero así, a priori, creo que no es serio decir eso”.

Si bien el especialista reconoció la diversidad de trabajos internacionales publicados sobre los elementos afrodisíacos y sus propiedades, hizo hincapié en que en ninguno de ellos menciona a la carne de cerdo dentro de los alimentos analizados. "No hay ningún estudio que confirme que el cerdo es efectivo en tal sentido", apuntó.

Darrichón: almejas sí, cerdo no
En diálogo con Salud y Bienestar, la presidenta de la Federación Sexológica Argentina (Fesea), Silvia Darrichón,  confirmó que la carne de cerdo “no es afrodisíaca. El psiquiatra y sexólogo Adrián Sapetti explica en su libro sobre alimentos afrodisíacos cuáles son y que producen y la carne de cerdo no está dentro de los que se denominan alimentos afrodisíacos. Lo que sucede es que es igual a cualquier otro estímulo, donde todo lo que es sexual entra a través de los sentidos. Es decir, en un contexto de un encuentro de una pareja, comas lo que comas, no es el alimento sino la circunstancia que puede resultar excitante o no. En todo caso, a los mejores afrodisíacos los crea la mente humana y pueden combinarse con otros elementos, como por ejemplo los alimentos, para estimular la actividad sexual”.

Sin embargo, Darrichon aseguró que hay alimentos como los mariscos que sí son afrodisíacos. “Hay explicación para decir que los mariscos son afrodisíacos, ya que estimulan la liberación de estimuladas sustancias que generan bienestar o placer, pero con la carne de cerdo no hay nada comprobado científicamente”.

Además agregó que “puede decirse que son afrodisíacas algunas frutas secas o el chocolate, que en realidad liberan endorfinas, que son sustancias que provocan sensación de bienestar o una medida ‘exitación’. Lo demás tiene que ver con el folklore o como vive una situación cada uno de nostros”.   

Más datos
La licenciada en psicología y sexóloga clínica Diana Resnifoff describe que en todas las culturas ha habido una clara intención de atraer al sexo opuesto a partir de la preparación de filtros, pócimas de amor, ungüentos y prácticas rituales.

En diálogo con lanacion.com, la especialista no tardó en desmitificar los dichos de la presidenta, "No hay nada de real en todo esto. El cerdo es poco afrodisíaco. Es más bien un alimento pesado, de digestión lenta y que no favorece el encuentro sexual. En general, cuando hablamos de elementos afrodisíacos, no nos referimos a sustancias tan pesadas", explicó.

En su artículo "Nuestros Afrodisíacos Naturales o los Alimentos del Amor", la especialista explica: "los primeros afrodisíacos eran plantas y alimentos, cuya forma se parecía mucho en su estado natural a los órganos genitales masculinos o femeninos".

Por otro lado, los profesionales consultados negaron también, que la carne de cerdo sea más efectiva que el Viagra para combatir los problemas de disfunción sexual. Pusieron así en duda otra de las recomendaciones realizadas por la mandataria al sostener que resulta "mucho más gratificante comerse un cerdito a la parrilla" que tomar este medicamento.

"No existe ningún trabajo serio que diga que la carne de cerdo mejora la calidad sexual. Son más los mitos que las realidades", sintetizó a TN Silvio Schraier, ex titular de la Sociedad Argentina de Nutrición.

Alimentos afrodisíacos
Distintas investigaciones demostraron que ciertos alimentos tienen sustancias capaces de despertar el deseo. Esto quiere decir que la nutrición no es sólo una ayuda para mantenernos saludables sino también una invitación a descubrir el mundo de la seducción culinaria.

Para lograrlo, nuestros aliados son los afrodisíacos, que como explica el sexólogo y presidente de la Sociedad Argentina de Sexualidad Humana Adrián Sapetti, “son sustancias que aumentan el apetito sexual porque suelen estimular los sentidos. En las mujeres, producen más ganas de disfrutar de la relación, hay una mejor respuesta orgásmica y una mayor lubricación y excitación”.  El secreto para que estos alimentos surtan efecto es estar bien predispuesta y conocer cuáles son los ingredientes adecuados.

¿Mitos o verdades?
• Las castañas de cajú, las almendras y las nueces son afrodisíacos naturales.
• La zanahoria tiene propiedades estimulantes para el deseo.
• El ajo reactiva la circulación y por lo tanto, mejora la performance amatoria.
• Los espárragos aumentan el deseo sexual en el hombre y la mujer.
• La miel es un estimulante natural de rápida acción.
• Las almejas y la caballa ahumadas son algunos de los afrodisíacos del mar.
• Las vieiras no despiertan el deseo.
• La batata tiene sustancias parecidas a la progesterona.

Un poco de historia
El nombre “afrodisíaco” hace referencia a Afrodita, la diosa griega del amor. Los afrodisíacos se mencionan en la Biblia y en otros libros sagrados. Su primera mención se registró en papiros médicos egipcios que datan del 2200 antes de Cristo.

En la Arabia de Aladino y Scherezada, la zanahoria cocida en leche era un poderoso afrodisíaco. La receta también figura en el libro Kamasutra.
El azafrán fue utilizado como estimulante por los fenicios y árabes.

Después del descubrimiento de América, se pensaba que todos los alimentos que venían de otros rumbos tenían una buena dosis de carga erótica.

A la palta, los aztecas le decían “ahacuatl”, que significa “árbol de los testículos”. Luego los españoles la llevaron a Europa y le propagaron fama de estimulante y afrodisíaco.

Los griegos y los romanos usaban las semillas de anís como afrodisíaco.

Claves de la seducción culinaria
• Para los franceses, el tomate es la fruta del amor.
• Entre los hindúes, el higo simboliza los genitales masculinos.
• En la cultura china, el durazno estaba asociado al deseo y a los instintos carnales.
• En las Antillas, se dice que la berenjena tiene efectos afrodisíacos.
• La mezcla de pimienta, gingseng y jengibre (en partes iguales) es la receta de un clásico afrodisíaco oriental.
• Algunas civilizaciones atribuyeron virtudes asociadas al arte de amar a frutas y verduras de formas fálicas (como la banana y el pepino).
• El arenque, un pez marino parecido a las sardinas, es un potente afrodisíaco en la cultura irlandesa.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *