30 de enero de 2010 08:24 AM
Imprimir

El Gobierno de Iowa rechaza comprar el frigorífico que da trabajo a cientos de latinos

El secretario de agricultura de Iowa, Bill Northey, indicó hoy que el gobierno local está "dispuesto a dialogar" sobre la compra de un frigorífico en Sioux City que se cerrará en abril próximo, pero rechazó la propuesta de que el gobierno se haga cargo directo del establecimiento en el que trabajan cientos de empleados hispanos.

En declaraciones realizadas en la localidad de Johnston, Northey puntualizó que "la industria privada tendrá la palabra final" sobre el destino de la planta John Morrell & Co., construida hace 51 años al sur del centro de Sioux City y que dejará de operar el 20 de abril.Northey aseveró que el gobierno estatal "explorará incentivos para fomentar el desarrollo comercial" en esa zona de Iowa, enfatizando que "el estado no deberá hacerse cargo de esos costos"."Tenemos que encontrar inversionistas privados que quieran hacerlo. Es una decisión empresarial y no se trata (de un frigorífico) del que somos dueños", expresó el funcionario al programa Iowa Press de la televisión pública local.Este jueves, el jefe de gabinete de la gobernación de Iowa, John Frew, había indicado que tanto autoridades locales como estatales estaban "en las primeras conversaciones" para la compra del establecimiento que, por su obsolescencia, ya no puede ser reparado.Joseph Sebring, presidente Morrell, explicó la semana pasada que las operaciones del procesamiento de ganado vacuno se trasladarán a los otros frigoríficos que la compañía tiene en Denison, Iowa; Sioux Falls, Dakota del Sur; y Crete, Nebraska.El cierre afectaría a por lo menos 1.450 empleados, la mayoría de los cuales son inmigrantes de América Central que llegaron al área como refugiados a partir de 1970 y hasta fines de la década pasada.Frew comentó que legisladores y representantes empresariales de Sioux City se contactaron con la oficina del gobernador para solicitar la ayuda del mandatario estatal para "encontrar el dinero" que les permita comprar el establecimiento.Pero, según Northey, hasta el momento ningún inversionista privado se ha sugerido que cuenta con los cientos de millones de dólares necesarios para la transacción y para la reconstrucción y modernización de la planta.En Sioux City residen 83.000 personas, con un 11 por ciento de hispanos. Según la información provista por el Centro para Nuevos Residentes de Iowa, los latinos que trabajan en el frigorífico en su mayoría tienen un inglés limitado y carecen de diploma de la escuela secundaria o de otra experiencia laboral como para encontrar otros trabajos.Tras el anuncio del cierre del frigorífico, Norma DeLao, directora del mencionado centro, dijo que trabajaría con las autoridades del condado Dakota y con representantes de la comunidad hispana para proveer capacitación laboral a los latinos posiblemente desplazados por ese cierre.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *