30 de enero de 2010 08:24 AM
Imprimir

Misión mexicana en Uruguay será clave para la carne ovina desosada

Se manifiesta confianza en el rubro cárnico

El Director General de los Servicios Ganaderos del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP), doctor Francisco Muzio, anunció el arribo de una misión de la Dirección de Sanidad Animal de México, orientada a concretar la exportación de carne ovina desosada a ese país, aspecto clave para un sector que aguarda novedades con muchas expectativas.
El funcionario dijo que “es punto culminante de un proceso de intercambio de información de análisis y riesgo realizado a lo largo de varios meses. El objetivo de estas acciones es concretar la exportación de carne ovina desosada a México”.
Como se recordará, nuestro país logró retomar las exportaciones de carne bovina a México luego que éstas se vieran interrumpidas por el brote de fiebre aftosa ocurrido en 2001.
En 2010, debido a la calidad y producción de carne ovina lograda, Uruguay apuntó a exportar al mercado mexicano. Se aguarda “la visita de verificación de las autoridades sanitarias de México, durante la cual recorrerán establecimientos rurales, servicios veterinarios, laboratorios y posiblemente establecimientos de faena”, agregó Muzio. Se prevé que al finalizar este proceso, a partir del 20 de marzo, el trámite tendrá rápida resolución.Estados Unidos
El arribo de un técnico procedente de Estados Unidos, con el objetivo de realizar una nueva auditoria, en el marco de las visitas periódicas que realiza el organismo de ese país encargado de la inocuidad alimentaria –Food Safety and Inspection Service-, fue anunciada por el Director de los Servicios Ganaderos. La visita, a desarrollarse entre el 17 de febrero y el 9 de marzo próximos, comprende la recorrida de unas ocho plantas frigoríficas y constituirá una muestra de todo el sistema cárnico uruguayo.
confianza
El Director Técnico de los Servicios Ganaderos, José Gallero, se refirió a las misiones y a las visitas que ha recibido Uruguay durante los últimos cinco años, en función de los mercados habilitados.
Puntualizó que Uruguay figura entre los países que “han visto disminuir la periodicidad y la extensión de las visitas de auditoria. Este hecho es evidencia de la confianza que ha conquistado la cadena de certificación del sector ganadero uruguayo hacia los países compradores”, afirmó. “Es decir que se ha comprobado que poseemos un sistema de certificación confiable, sustentable en el tiempo y que tiene la capacidad de adaptarse a las nuevas exigencias”, afirmó.
Nuevas exigencias
Muzio se refirió a las nuevas exigencias por parte de la Unión Europea para la compra de carne equina con destino al consumo, que están vinculadas a la trazabilidad individual.
Indicó que el requisito “tiene antecedentes en el reglamento 504 de 2008 del organismo de Sanidad Animal de la Unión Europea. Implica que los países que exportan carne equina para consumo de la UE deben cumplir una serie de requisitos, básicamente vinculados a la identificación animal de la faena. Deben estar bajo control veterinario, pero se controla especialmente el uso de determinados medicamentos, prohibidos en algunos casos y en otros, reglamentado. A partir de ese punto surgen una serie de exigencias”.
“De todos modos”, agregó Muzio, “Uruguay lleva adelante para todo tipo de exportación de carnes un programa muy exigente de residuos biológicos que incluso tiene un importante apoyo económico de los Servicios Ganaderos del MGAP”.
Gallero reiteró que todos los países que exportan carne equina a la Unión Europea debieron hacer una propuesta, “en el sentido de garantizar desde el origen del animal hasta que se llega a la faena, su identificación individual a fin de comprobar que el animal no recibió tratamientos que limiten la exportación de carne. Y en el caso que hubiese sido así, que se cumpliera un período de seis meses de espera”.
A partir del 31 de enero de 2010 Uruguay debe tener armado el registro de identificación individual de los animales que van a faena, y a partir del 31 de julio siguiente, entrará en vigencia el cumplimiento de estos requisitos. Es decir que seis meses después de puesta en práctica el sistema, la UE exigirá el cumplimiento de las normas a Uruguay, que tendrá la posibilidad de ser auditado en relación a los animales faenados y exportados entre el 31 de julio y el 31 de enero.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *