30 de enero de 2010 08:41 AM
Imprimir

Uruguay   –  Cómo evitarse problemas y asegurarse de no pagar onerosos recargos

Hay un problema que sucede frecuentemente con el pago del impuesto a las ventas de haciendas del 1% por parte de los productores, que lleva a confusión. Hay confusiones en cuanto a la fecha de pago, que por tener 60 días de plazo frecuentemente se olvida y en ocasiones el aviso de la Intendencia no llega a tiempo, o no llega nunca, porque los Frigoríficos (si se trata de un embarque) envían tarde la guía y liquidación a DICOSE o no la envían, o los Destacamentos Policiales de campaña, que sellan las guías a la salida, suelen enviarlas también fuera de fecha.  El trámite del pago de este tributo adolece de un problema burocrático complejo, porque la Intendencia no se entera de la existencia de la deuda hasta que le llega la comunicación de DICOSE y ésta a su vez depende de que le sea enviada por los Frigoríficos cuando se trata de un embarque o por las Comisarías de campaña cuando son negocios particulares.  En resumen, que las guías y las liquidaciones muchas veces "se quedan", ya sea en un escritorio o en otro y a su vez el que debe pagar en fecha, pero no sabe muchas veces cuánto es, termina pagando el tributo con recargos muchas veces muy abultados

Este problema surgió hace poco en nuestro propio caso, con un impuesto que se generó en una venta de ganado en mayo, cuya deuda no aparecía en la Oficina de Recaudación municipal ni aún en noviembre, cuando solicitamos hacer el pago porque sabíamos que existía la deuda, en la Intendencia no pudieron encontrar el adeudo y por tanto, no se pagó.  El resultado es que en enero de 2010 apareció esta deuda junto con otras, todas atrasadas y con tremendos recargos. El asunto se solucionó gracias a la buena actitud del Jefe de la Sección, Pedro Yacks, que hizo lo posible por reducir al máximo los recargos.A raíz de esto es que decidimos ir a agradecerle personalmente y entrevistarlo para informar a los productores cual es el mejor camino para evitar estas enojosas (y onerosas) situaciones."Para no tener ese tipo de problema", nos dijo Pedro Yacks, "cada vez que el productor hace una venta o un embarque, lo mejor es que presente la documentación, que puede ser la Guía, en la Intendencia, porque a veces nos pasa que la sellan en una Comisaria lejana, entonces puede demorar en llegar a DICOSE dos o tres meses, porque esperan que haya un lote para traer a DICOSE y luego otro tiempo para que esta oficina nos envíe la información"."Por otra parte, hay Frigoríficos que envían en seguida pero otros no, pero si el productor trae la copia de la guía y de la liquidación, la información ingresa en la debida fecha. Además, el recibo que emite la IMT, se envía por correo, pero se envía lo que entra durante el mes, si llega atrasada no se manda a domicilio.", agregó Yacks."En los negocios particulares la única documentación es la guía y se liquida por un ficto sobre el valor de ventas en Ferias ganaderas de la categoría de los animales. Es en estos casos en los cuales casi siempre llega tarde la información", acotó el funcionario."En caso de que haya un recargo, la Intendencia está autorizada por la Junta Departamental para exonerar hasta un 70% de los recargos y multas, pero si el usuario no lo sabe o no lo solicita, el sistema le cobra el 100%.", afirmó Yacks."Cualquier funcionario de la oficina o cualquier operador en los lugares de pago, como los Centros de Barrio, están autorizados a hacer un descuentos del 70% de multas y recargos", agregó.De modo que para evitar encarecer con recargos el pago de este tributo municipal a las ventas de ganado, que antiguamente era un 3% y que desde hace varios años se ha reducido al 1%, lo que aconseja el Jefe de Recaudaciones Municipales, es que cada vez que se haga un movimiento que implique una venta de ganado, lo mejor es que se presente en la Oficina la copia de la Guía de Tránsito o de la Liquidación del Frigorífico para no tener ulteriores problemas.Es un impuesto que tiene 60 días de plazo para su pago y por tanto, es muy fácil olvidarse de la fecha de vencimiento y en el cual no tenemos, como en el caso de la Contribución Inmobiliaria o de la Patente de Rodados, la seguridad de que nos llegará antes del vencimiento el recibo, para saber cuándo y cuánto tenemos que pagar.Otra información que nos brindó el funcionario es que cuando se mande a comprar una Guía de Tránsito, se solicita la Declaración Jurada y la Cédula de Identidad de quien la compra, además de su firma. Y esto es para dar una mayor seguridad al productor, porque así no cualquiera puede comprar una guía con su número de DICOSE. Queda registrado el número de Declaración y el documento de identidad y firma del comprador, para evitar hechos que han ocurrido anteriormente, donde se hacía un mal uso de la guías de tránsito. Otra cosa que también se solía hacer, aunque no era lo correcto, era "prestar" una guía, lo cual ahora no se puede hacer. Actualmente, para asegurarse que quien emite la guía es el propio productor y propietario del número de DICOSE, este número va impreso con un sello en el mismo documento, para darle aún una mayor seguridad

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *