30 de enero de 2010 12:40 PM
Imprimir

Para los uruguayos, las otras carnes

En el Anuario de Opypa correspondiente al año recién finalizado, Eduardo Errea releva lo ocurrido en el ejercicio con estas carnes, "sustitutas", para los uruguayos: por su orden, los pollos y los cerdos.

Son productos de consumo bien diferentes, aunque ambos contribuyen a componer el rubro cárnico, en este caso volcados casi exclusivamente al abasto local. La carne de cerdo se consume mayoritariamente en productos elaborados y se importa en alta proporción, mientras que de pollo llega a exportarse una pequeña porción de lo producido, pero las importaciones están prohibidas por factores sanitarios. Pollos En este rubro, la producción del año pasado registra una caída de cierta significación res-pecto al año anterior, aunque como advierte el autor del informe, la producción de 2008 parece haber sido sobreestimada, lo que se corrigió ahora al ajustar la metodología de cálculo. Como se aprecia en el cuadro adjunto, la producción se destinó en un 91 % al consumo doméstico, con una exportación marginal, debida casi exclusivamente al accionar de una sola empresa: la argentina Tres Arroyos. Esta empresa es responsable de un 30 % de la producción, y junto a otras 4 representa el 80 % de los volúmenes totales a nivel nacional. Como se advierte en el informe, la estrecha integración de la cadena de producción impide atribuir un monto a la remuneración de los productores, que ofician generalmente como fazoneros de las industrias, las que proveen de los pollitos y los insumos y se quedan con la producción para faenar y comercializar. El estudio profundiza en las variaciones de precios relativos registradas en el correr del último año, durante el cual la carne aviar tuvo una caída significativa, por lo menos en moneda constante. Ese fenómeno, si bien favoreció al consumidor, comprometió al negocio productivo, lo que puede llevar eventualmente a una mayor retracción de la oferta que la registrada el año pasado. No obstante, un aumento en los precios internacionales de esta carne, y tal vez –seguramente así ocurra en el mediano plazo–, un abaratamiento en la plaza local de los principales insumos de esta producción: el maíz y la soja, permitirán continuar con la expansión de este rubro, que cuenta con un gran potencial de crecimiento del consumo local, aún muy distante de alcanzar los niveles de los vecinos y en general de los principales países del mundo. La carne aviar es la que más crece en volúmenes de producción: aumentó 20 % en los últimos 5 años, y alcanzó este año pasado a más de 71 millones de toneladas, y tiene a EEUU, China, Brasil, y la UE, en ese orden, como principales protagonistas. Se comercian internacionalmente unas 7,86 millones de toneladas. Cerdos La carne de cerdo sigue siendo la de mayor producción y consumo en volúmenes en el mundo, con 96 millones de toneladas en el 2009. China, EEUU, la UE y Brasil, en ese orden, son los principales productores, y Japón, Rusia y Corea son los mayores importadores. El comercio mundial llega a las 5,3 millones de toneladas. En nuestro país, en cambio, sigue siendo una carne minoritaria, con poco más de 10 kilos de consumo per cápita por año, a pesar de haber aumentado respecto a los consumos históricos, a partir de la oferta de nuevos productos de cortes frescos de calidad. La oferta total tiene un componente muy elevado de productos (carne y grasa) importados, fundamentalmente de Brasil, que lle-gan a representar el 36 % del total. Según la estimación de Opypa, la faena aportó unas 21,8 mil toneladas, mientras la importación ascendió a cerca de 12,5 mil toneladas.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *