1 de febrero de 2010 07:51 AM
Imprimir

El dulce de leche, en una puja histórica con Uruguay

Argentina lo declaró patrimonio.Pero los uruguayos dicen que es rioplatense

En la guerra del dulce de leche no se disparó aún el último cañonazo sobre el Río de la Plata. Pese al malestar y a la protesta de Uruguay, la Argentina lo declaró "patrimonio cultural alimentario y gastronómico argentino". Y, aunque sin disputa a la vista, del otro lado de Los Andes, los chilenos ya pusieron sus fichas exportadoras en el dulce que en su país se llama "manjar". Amables hasta el sacrificio, los uruguayos proponen que, como sucedió con el tango, la cuestión se zanje declarando "patrimonio rioplatense" al dulce de leche. Sería un conflicto menos, luego de años de la pelea por Botnia."Los volúmenes de exportación están relativamente estabilizados y para 2010 se muestran con tendencia al crecimiento, por la recuperación de la demanda en los países desarrollados", explicó a Clarín Miguel Angel Paulón, presidente del Centro de la Industria Lechera (CIL). El precio por tonelada del dulce argentino aumentó 50% por tonelada desde 2006 y se ubicó en 2009 en US$ 1.476, sin las anteriores retenciones del 5 %.Marcelo Elizondo, presidente de ExportAr –organizó la movida en París para este y otros productos– consideró que "es preferible sostener que nuestro dulce es el mejor, porque viene de las mejores vacas, que se crían y producen leche en un ambiente natural, con los mejores pastos del mundo".Con una producción cercana a las 125.000 toneladas en los dos últimos años, la Argentina exportó el año pasado 6,376 toneladas por casi US$ 9 millones, algo menos que en los ciclos anteriores. Uruguay exportó 712 tn a US$ 252.000 dólares. Chile exporta cada vez más (3.500 tn en 2008), peleando con el dulce argentino mercados como el de EE.UU. y México. "La disputa con Uruguay es la más aguda", admitió Elizondo. Pero agregó que "también hay otras con Chile, que asegura haber creado el dulce que luego llegó al país de la mano de Domingo Sarmiento, y hasta con el competidor menos pensado, la propia Francia, que lo atribuye a un exceso de hervor de leche con azúcar, por un ayudante del mismo Napoleón Bonaparte". Aunque la relación de producción y exportación favorece a la Argentina, la magnitud de la controversia no disminuye. Uruguay quiere que la denominación de origen sea producto rioplatense. "Así como se hizo con el tango y el candombe, el dulce de leche debería ser considerado producto rioplatense", dijo a Clarín el gastrónomo uruguayo Sergio Puglia. Y agregó punzante: "El mito de la mujer que calentó la lechada para Rosas es puro cuento". Puglia dijo que Argentina y Uruguay "son una de las más grandes cuencas lecheras del mundo. Ese exceso, que sobrepasaba el consumo, hizo que las viejas cocineras crearan ese postre de estancia, el dulce de leche. El embajador Néstor Stancanelli, representante argentino ante la Organización Mundial de Comercio (OMC), concluyó que la sangre no ha llegado al río. En dulce de leche la clave es la promoción, como la de las tiendas parisinas Lafayette, ofreciendo "crépes" con dulce de leche a un euro.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *