1 de febrero de 2010 22:09 PM
Imprimir

Chile    –   Japón, cada vez más cerca para el queso

El octavo importador de queso del mundo es un mercado interesante para los productores nacionales. En las negociaciones de acuerdo comercial este producto está en el primer lugar de la lista. Se busca reducir un arancel de entrada que hoy es de 29,8%

Los japoneses cambian. Poco a poco comen menos arroz y agregan más carnes y algunos lácteos.En los últimos 10 años, la producción local de yogur se incrementó en un 20%, mientras que el consumo de queso se duplicó desde 1990 y actualmente llega a los dos kilos por persona.Es tal su auge, que la demanda total de éste último, en 2008 en llegó a alrededor de 240 mil toneladas. Sin embargo, la producción del país es de sólo 150.000 toneladas, es decir, cerca del 51% de los quesos en Japón son extranjeros. Esto lo convierte en el octavo importador mundial de este producto (con entre un 4 y un 5% de la demanda global), lo que abre un mercado interesante para la exportación chilena, la que aún es muy dependiente de México.Chile prácticamente no exporta quesos a Japón. Sólo en 2008 exportó 50 toneladas a este país, mientras que el año pasado no hubo envíos. "Exporlac ha puesto prioridad a Japón como un mercado para ser atacado más fuertemente, debido a los altos precios que paga", explica José Ignacio Gómez, agregado agrícola de Chile en Japón.Un buen  acercamiento es que  a fines de 2009 se realizó la primera reunión entre Chile y Japón para renegociar las preferencias del FTA (Free Trade Agreement) entre ambos países, donde el tema lácteo -específicamente el queso- es el primero en la lista.Actualmente, el arancel de entrada para Chile es de 29,8% para quesos maduros, los que son más fáciles de exportar que los frescos por la distancia. Pero con esta negociación se espera que la tarifa cambie. "Si se logra una cuota, Chile será el primer país cuyos quesos puedan entrar libres de arancel, y eso pondrá a la oferta chilena en la mayor vitrina imaginable ante los importadores japoneses", asegura Gómez.Pero no va a ser un tema fácil para Japón, ya que lo que acuerde con Chile podría impactar sus TLC con otros países.Una de las principales desventajas que tiene Chile es la distancia entre ambos países. Pero no hay que olvidar que, al menos la competencia europea, con países tradicionalmente exportadores de queso como Austria, Italia y Dinamarca, también están lejos. Sin embargo, actualmente los principales proveedores son Australia y Nueva Zelandia.Según explica el agregado agrícola en la capital nipona, Chile tiene características que lo pueden convertir en un proveedor importante.Entre ellas están que:1. Los quesos que han probado algunos importadores han tenido una adecuada recepción e incluso algunos importadores han visitado plantas queseras en Chile, llevándose una buena impresión, por lo que se parte con una buena imagen.2. Japón necesita mantener una canasta de oferentes diversificada, porque el depender muy fuertemente de Oceanía, están en riesgo ante fluctuaciones comerciales, sanitarias o de problemas de reconocimiento de origen. Por ello siempre buscan  mantener proporciones de compra repartidas en diferentes países.3. El acuerdo que Chile negocia con Japón, que implica obtener una cuota de importación libre de arancel,  aunque sea pequeña, es muy atractiva para el importador, ya que significa un 30% de rentabilidad para él, cuando compre el producto chileno.Un consumo variableEl consumo japonés de lácteos es muy variable de acuerdo con el tipo de producto.El de la leche de vaca ha bajado, ya que no se considera completamente insustituible para la población infantil, por lo que es reemplazada por la leche de soya. A lo que se  suma la baja preferencia por la mantequilla.Desde los años 80 a la fecha, el consumo per cápita de queso ha crecido en un 200% y sólo en los últimos 10 años lo hizo en un 11%. Los tipos de quesos más consumidos en Japón son el Gouda, Cheddar, Camembert, Mozarella, Mascarpone, Cream y Cottage.De las cerca de 240 mil toneladas consumidas en 2008, el 55,7% correspondió a quesos naturales y el 44,3% a procesados.QUÉ HACE LA COMPETENCIAAnte la posibilidad de que se genere un espacio para los productos chilenos, la agregaduría agrícola realizó un estudio de las estrategias y proyecciones comerciales de los principales proveedores en ese país.Australia: Según estimaciones inferidas de los contratos de mediano plazo firmados a mediados del 2009, se estima que en estos meses el precio general de compra tendrá una baja entre el 10% al 13% respecto al primer semestre 2009. En el último trimestre 2009, para el Cheddar y  el Mozzarella el precio por tonelada estuvo alrededor de US$ 3.300 y para el tipo Gouda, cerca de US$ 3.200 aprox. por tonelada.Nueva Zelandia: Fonterra Japan indicó que los precios pactados para el último semestre 2009 fueron un 10% menor en comparación con los del primer semestre (baja similar a Australia). Para aumentar el volumen, las compañías declaran que buscan mejorar la calidad y desarrollar quesos según el producto que el cliente japonés prefiera (generalmente quesos procesados con algún ingrediente especial).Dinamarca: Se estima en un 15% la disminución, con un precio promedio por kilo de aprox. US$ 3,45. En sus mejores años exportaba 13.000 toneladas anuales, sin embargo, en 2009 envió alrededor de un 60% menos.A pesar de la caída del precio, los importadores creen que es muy difícil recuperar el volumen, dado que esta misma tendencia se puede observar para los demás países de la región, teniendo calidad similar a la de Dinamarca.Estados Unidos: Mantiene una agresiva estrategia para ampliar su participación en el mercado, para lo que tiene una oficina para la promoción de exportación de lácteos (USDEC-Japón). Sus actividades promocionales han logrado que la exportación a Japón llegue a las 7.000 toneladas, el doble de los últimos 2 años.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *