30 de abril de 2012 21:41 PM
Imprimir

Los cambios que vienen en el Minagri

CHILE : Proyecto cambia la Ley Orgánica del ministerio y plantea una sola subsecretaría, una Ley de Alimentos y las transformaciones de Conaf y Achipia en servicios públicos. La Subsecretaría de Pesca sigue en Economía.

La idea ha dado vueltas por más de dos décadas. Hay que modernizar las estructuras y contar con un Ministerio de Agricultura y Alimentación. De lo contrario, la meta de Chile potencia alimentaria se queda en el tintero. 

No es sólo cosa de nombre, lo que se requiere, además de promover una agricultura competitiva y sustentable, es poner en una sola mano la función de garantizar la inocuidad y sanidad de los productos chilenos. El cierre de importantes mercados, a raíz de las dioxinas en carnes de cerdo, dejó más que clara la necesidad, ante la duplicidad de funciones entre ministerios y servicios del Estado. Tiene que ver también con que los agricultores se enfrentan a diario con la fiscalización de distintos servicios y criterios en su operación

Después de retirar el proyecto de la anterior administración, por considerarlo demasiado pesado, en cuanto a que creaba muchas subsecretarías y reparticiones, el Gobierno se apronta a enviar uno propio al Parlamento.

El ministro de Agricultura, Luis Mayol, adelanta aquí las principales novedades que trae la iniciativa, la que esperan poner en discusión antes del 21 de mayo, y si no, en una fecha cercana. La idea es centralizar dos nuevas normativas, la nueva Ley Orgánica del ministerio y la nueva Ley de Alimentos.

Así, la secretaría de Estado pasaría a llamarse Ministerio de Agricultura, Alimentos y Recursos Forestales, con una sola subsecretaría. El nombre ya indica algunas prioridades. Primero, que la Subsecretaría de Pesca sigue en el Ministerio de Economía y que el área forestal pasa a adquirir mayor relevancia.

“Tenemos ya zanjados todos los temas con Salud y otros servicios y con la Ley de Alimentos y la del Ministerio se va a determinar lo que le corresponde a cada repartición, porque actualmente hay tierras que no son de nadie”, señala Mayol.

Aclara que Pesca quedó fuera porque en muchos aspectos no tiene que ver con agricultura. 

“Por ejemplo, la pesca artesanal, la pesca industrial, la industrialización misma de los recursos pesqueros. Lo que más tenía relación con nosotros es la acuicultura. Pero en realidad no se justifica segmentar pesca y dejar una parte en un ministerio y otra en el nuestro”, señala Mayol. 

¿Ahora sí?

-El nuevo ministerio fue un anuncio del 21 de mayo pasado, y planteó retirar el proyecto del gobierno anterior por uno menos pesado. ¿Cuáles son los cambios más notables?

-Lo hemos tratado de simplificar. Lo que queremos es que sea un ministerio con fuerza, con atribuciones, potente, pero un poco más liviano para no meterle tanta burocracia. Por eso consideramos que una subsecretaría reforzada puede asumir esas tres funciones. Y con los organismos que tenemos, perfectamente se puede cumplir con las labores que se requieren en cada ámbito.

-Después de tanto tiempo hablando del tema, ¿por qué cree que ahora pudiera resultar?

-Tenemos confianza. Nos hemos tomado nuestro tiempo. Hemos recogido las experiencias anteriores y es un sentir de toda la agricultura chilena; entonces, pensamos que los parlamentarios, que provienen en 65% de zonas agrícolas, deberían estar sensibilizados. 

-¿Para qué podría servirle este cambio al productor?

-Chile es un país que juega en la primera división en cuanto a exportación de alimentos a nivel mundial. Tenemos que tener los estándares completos, también en el contexto interno. Y entre más simplifiquemos, tanto con la producción para los mercados internacionales como el interno, mejor. Ir a una ventanilla única, entenderse con una sola institución pública alivianará el trabajo. Y no solamente eso, sino que todo se irá haciendo menos costoso, menos engorroso, o sea con menos lomos de toro. El mismo SAG va a tener más atribuciones, va a intervenir en la cadena alimentaria y va a otorgar casi todos los permisos. Eso también es un alivio, porque ya trabaja con los agricultores.

-¿El nuevo ministerio requerirá más recursos y más personal?

– Eso entra a estudio ahora en la Dipres. La idea es mantener el mismo personal. Tal vez en la Achipia tengamos que hacer algún esfuerzo en contratar más personal, pero por el momento no deberíamos tener un recargo, sino lograr más eficiencia con lo que tenemos.

-¿Saldrá este año?

Sí. Ojalá entre antes del 21 de mayo, si tuviera que poner una fecha, pero si no, va estar muy adelantada.

La coyuntura agrícola

Créditos para reprogramar la deuda y modernizar los huertos fruteros

“Estamos haciendo un esfuerzo por bajar el costo financiero, viendo con la Corfo mejorar el tema de las garantías, para que los agricultores puedan acceder a créditos de largo plazo, con años de gracia que les permitan reconvertirse”.

Visa amplia para trabajadores extranjeros

“Siempre hemos hablado de aumentar de 15 a 25% el cupo para trabajadores extranjeros. Creo más en modificar la duración de las visas y eso se está estudiando en el Ministerio del Interior. Eso sí, siempre que hablamos de traer extranjeros pensamos en los peruanos, pero acabo de estar con el ministro de Agricultura de Perú y me decía que tienen el mismo problema nuestro”.

Calendario escolar

“Hemos dicho que el nuevo ministerio debe tener más ingerencia en los planes anuales de educación, por ejemplo, en el calendario, porque en la primera semana de marzo y empiezan las clases se está en el peak de trabajo agrícola y las madres dejan de trabajar para atender a sus hijos que van al colegio. También debiéramos participar en el diseño de los programas de estudio”.

Las soluciones para la sequía

“El Presidente nos pidió a un grupo de ministros que diseñáramos una política de estado para solucionar el problema hídrico a largo plazo. Ya hay varios tranques y embalses en diseño y otros en construcción; también hay políticas de mediano plazo, como la infiltración de napas subterráneas. Sobre esto se van a hacer tres programas piloto este año para ver como resulta en Aconcagua, Marchigüe y Copiapó. La idea es llenar esos embalses naturales en invierno, sacando el agua de los ríos, que son verdaderos toboganes. Se calcula que un litro de agua que parte en la cordillera, dependiendo del sector, se demora entre 18 y 24 horas en llegar al mar. 

“El bombardeo de nubes está contemplado, como mínimo, para tres años. Esto no es una volada. En el Cachapoal se ha comprobado un aumento del caudal de entre 12 y 20%. Eso es mucha agua. El 12% en el Cachapoal equivale a dos tranques Puclaro en un año. En la III y IV Región se va a hacer aéreo y en la V y VII desde tierra a contar de mayo.

“Y se van a invertir $60 mil millones en obras menores, como tranques intraprediales, revestimientos de canales, compuertas y riego tecnificado”.

Gira al Asia

Del 2 al 16 de mayo se realizará una gira público-privada al Asia.

“En Corea se ha podido destrabar la entrada de carnes a ese mercado y todo debería estar listo este año. Lo mismo para arándanos frescos y cerezas. Con China queremos avanzar en acuerdos en paltas, cítricos, nueces sin cáscara y productos cárnicos. En arándanos ya hay un acuerdo, pero se espera ampliar las vías de ingreso. En la India queremos eliminar una disposición que obliga a fumigar las manzanas con bromuro de metilo a la llegada. También queremos habilitar el ingreso de carne de cerdo y de pollo y manzana deshidratada”.

Robo de animales

“Faltan los últimos trámites para que salga la nueva Ley de Abigeato, que endurece mucho la mano y otorga mecanismos a la policía y al SAG para actuar en forma más expedita y rápida. Incluye un sistema de guía de despacho que cambia la anterior guía de libre tránsito. Además, persigue las complicidades.

Salvaguardias al maíz 

“Soy el primer ministro que pide de oficio la aplicación de salvaguardias para el maíz. Antes siempre lo había hecho el sector privado”. 

Ya están zanjados los temas con salud y los demás servicios.

 Las nuevas propuestas1. Nueva Ley Orgánica para el Ministerio. El agregar los sectores de alimentos y recursos forestales es de gran importancia porque va a haber una ventanilla única, que va en línea con la Agenda de Competitividad. “Hoy, para instalar una industria de alimentos hay que pasar por 6 a 7 ventanillas distintas, de servicios y ministerios. Con esto se centraliza todo”, señala Mayol.

2. Ley de Alimentos. Se abocará a los temas de calidad, inocuidad y todos los estándares mundiales que se exigen actualmente. Se hará cargo de todo lo relacionado con la producción, elaboración y transformación, incluso hasta cuando están en la góndola del supermercado. 

3. Crece la Achipia. La Agencia Chilena de Inocuidad Alimentaria, Achipia, se transforma en un servicio público centralizado. Pasa a ser un servicio con peso, con atribuciones para tomar decisiones y fijar políticas. Va a velar porque se cumpla con las exigencias, con las características y propiedades que tienen que tener los alimentos, determinadas por el Ministerio de Salud.

4. Recursos Forestales. Se le da más a esta área productiva que hoy exporta alrededor de US$ 5.700 millones y se crea la Corporación de Desarrollo Sustentable de los Recursos Forestales, que diseñará las políticas de mediano y largo plazo para impulsar al sector. Ésta ya fue constituida con la participación de los sectores público, privado, institutos y universidades.

5. Cambios en Conaf. Otro proyecto transformará la Corporación Nacional Forestal, Conaf, desde una Corporación de Derecho Privado a servicio público. “La Conaf no puede seguir haciendo políticas públicas, con recursos del presupuesto nacional; es un híbrido que no lleva a ninguna parte. De hecho, la Contraloría y el Tribunal Constitucional ya nos han manifestado que no podemos seguir con algunos temas, por ejemplo, prorrogar el DL 701, de fomento forestal”, señala el ministro.

Respecto de las aprensiones de los funcionarios, relacionadas con perder derechos adquiridos, Mayol señala que se les han dado garantías que no perderán ningún beneficio.

6. Un nuevo Indap. Se pretende cambiar sus bases y rediseñar varias de sus políticas y atribuciones. “Indap ha crecido muchísimo. Entre el último año del gobierno anterior y ahora hemos subido de 80 mil a 160 mil usuarios. Existe una especie de camisa de fuerza para determinar cuáles son sus usuarios potenciales. Tenemos un segmento importante de agricultores, por ejemplo, los que están sobre las 12 hectáreas de riego básico, que es el tope que se usa hasta ahora. Los que suben hasta 50 ha son muchos, cerca de 60 mil. Y están muy a la deriva. No los atiende Indap ni la banca”, comenta Mayol.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *