2 de febrero de 2010 07:44 AM
Imprimir

España  –   Una buena gestión del purín ahorra 500 euros por hectárea de abono químico

Las copiosas lluvias del otoño y del invierno están obligando a vaciar las fosas antes de lo previsto

Una buena gestión del purín puede suponer un ahorro de 500 euros por hectárea en el abonado de los campos de maíz. Ese es el cálculo que han hecho los técnicos del Centro de Investigacións Agrícolas de Mabegondo.El director de la institución, Juan Castro, señaló ayer en el programa de Voces do Agro de Radio Voz Bergantiños que con 60 metros cúbicos de purín, con una materia seca del 8% o el 9% sólo se precisan 50 kilos de nitrógeno químico para potenciar el arranque del maíz. El gasto es de 50 euros por hectárea además de los gastos de amortización y mantenimiento de tractor. En el caso de que solo se usara nitrógeno fabricado, el coste de la misma operación rondaría los 600 euros.Está claro que es un fertilizante natural de extraordinaria calidad. La cuestión es que la mayor parte de las explotaciones de la zona no están preparadas para almacenarlo en las debidas condiciones. Muchas fosas están al aire libre o mal cubiertas, por lo que están a punto de desbordarse.La mezcla con el agua no solo obliga a los ganaderos autilizar un material que apenas tiene ya cualidades fertilizantes sino que además les hace cargar las cisternas con litros y litros de líquido para echarla en fincas que están demasiado húmedas, por lo que pierden todos los beneficios que podrían obtener con el uso de este abono natural.Los ganaderos de la comarca que no tienen depósitos adecuados están aprovechando estos días de falta de lluvias para vaciar las fosas, a pesar de que el abono con purín debería realizarse en marzo.Fosa cubiertaEs el caso de José Ramón García, de Tella. La explotación es de su esposa y aunque tiene la fosa cubierta le entra agua. Reconoce que echando el abono ahora «é como se o tiráramos». Tendrá que hacer 5 o 6 viajes con la cisterna porque el pozo está repleto. En la granja de su mujer tienen 34 animales y una fosa que no llega a los 400 metros cúbicos. Sus fincas suman 16.000 metros cuadrados, por lo que se podría ahorrar bastante dinero si lo usara de forma más adecuada. La reducción en los costes de producción de la leche sería considerable.A Manuel Ramón Puñal de Pazos, también en Ponteceso, le pasa todo lo contrario. Además de su pozo utiliza otros dos de vecinos que abandonaron la producción de leche, pero los desperdicios que producen los 70 animales que tienen no le llegan para abonar todos su campos. Por eso «temos que botar xurro de porco».Ahora tiene previsto echar purín en las fincas en las que plantará las patatas y se ha retrasado algo en las praderas. Lo echa varias veces al año en las 30 hectáreas que tiene, entre las propias y las alquiladas. Es de los que vacían los pozos cuando tiene que brotar el maíz y después cuando corta heno.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *