2 de febrero de 2010 15:35 PM
Imprimir

Harán a bono con lombrices

Beneficiara al sector agropecuario.

La lombricultura ecológica sustentable se ha convertido en una alternativa para el sector agropecuario en la temporada de estiaje, ya que mediante este proceso se extraen biofertilizantes ecológicos líquidos y sólidos, que mantienen el pasto o las cosechas en condiciones de humedad necesarias para su buen desarrollo, expuso la investigadora de Agricultura Orgánica Sustentable e Inspectora Internacional de Bioagricer de Italia, Lilia Fraide Sierra.

Expuso que la producción de los biofertilizantes elaborados a base de la inoculación de la lombriz californiana resulta ser más saludable para las plantaciones, ya que no contienen productos químicos que ocasionen reacciones adversas a las plantas.

La también investigadora del Instituto de la Zona Olmeca explicó que la lombricultura consiste en la cría y producción de lombrices para llevar a cabo un tratamiento de residuos orgánicos para su reciclaje en forma de abonos y proteínas, ya que éstas, por medio de su sistema digestivo, pueden hacer una descomposición de los residuos hasta convertirlos en biofertilizantes.

Del mismo modo detalló que para la elaboración de estos biofertilizantes ecológicos se recolecta el estiércol de ganado bovino, porcino y equino, así como de desechos de frutas (cáscara de papaya, cacao, caña, cachaza, naranja), entre otros, hasta hacer una composta (mezcla de materiales orgánicos), de tal manera que fomenten su degradación y descomposición.

Asimismo, éstos se introducen en grandes contenedores en forma de capas para posteriormente distribuir las lombrices. Estando repleto el contendor se cubre con bolsas de plástico para evitar que estás se salgan.

La experta en la materia señaló que a cada contenedor se le debe adaptar una manguera para que por medio de ella pueda salir el biofertilizante líquido.

También expuso que diariamente por un periodo de tres meses se debe estar rociando la composta a capacidad de campo, ya que de esta forma se les permite a las lombrices desplazarse por todo el contenedor.

Precisó que la función de la lombriz en el contendor es consumir la composta y luego inocularla hasta convertirla en líquido y humus, que es un abono con aspecto similar a la tierra, suave, ligero e inodoro que contiene altos contenidos de nitrógeno, fósforo, potasio, calcio, magnesio y micro elementos en cantidades al menos cinco veces superiores a las de un buen terreno fértil.

Expresó que mediante el aporte de humus de lombriz, es posible restaurar tierras que han sido devastadas por la erosión continua producida por ciertas explotaciones agrícolas, el uso continuo de fertilizantes artificiales, y muchos otros factores degradantes.

Mencionó que el tiempo estimado para que las lombrices consuman la composta es de tres meses, después de este periodo se renueva, y las lombrices siguen consumiendo los desechos para procesar más biofertilizantes, tanto líquido como sólido.

"Las lombrices se dejan ahí por tres meses, mientras tanto van consumiendo toda esa composta descompuesta, después de que la consumen su aparato digestivo la transforma en abonos de los que también se extraen líquidos que se capturan en garrafones instalados a mangueras que están conectadas a los contenedores",apuntó.

Expuso que en el intestino de la lombriz ocurren procesos de fraccionamiento, desdoblamiento, síntesis y enriquecimiento enzimático y microbiano, lo cual tiene como consecuencia un aumento significativo en la velocidad de degradación y mineralización del residuo, obteniendo un producto de alta calidad, por lo que la transformación hace que los niveles de pérdida de nutrientes como nitrógeno, potasio, sean mínimos con relación a los sistemas tradicionales de compostaje.

Fraide Sierra, expuso que aunque no todos los contenedores extraen la misma cantidad de biofertilizante líquido por cada litro que se obtiene de este proceso los agricultores pueden fumigar de entre 2 y 4 hectáreas de plantaciones, aunque también el biofertilizante sólido que es el abono de todos los residuos que consumen durante los tres meses, también fortifica las plantas.

"Las lombrices estando en el molde, ellas mismas buscan su alimentación no se mueren y cada vez que se aplique alimento nuevo ellas lo buscan", aseveró, al tiempo de exponer que el abono sólido puede ser aprovechado para todo tipo de plantaciones, pues para sembrar se pueden hacer almácigos con el abono y de esta manera garantizar el buen desarrollo de las plantas.

La investigadora indicó que muchas personas piensan que las lombrices causan daño a las plantas, siendo todo lo contrario, pues contienen grandes cantidades de proteínas que en vez de causar afectaciones las ayuda, además de que es una especie que sólo se alimenta de materia muerta.

Asentó que este proyecto viene hacer una alternativa para los productores agrícolas que en la época de estiaje ven afectadas grandes cantidades de pastizales y siembras, ya que el sistema de riego en ocasiones es insuficiente para los sembradíos.

Subrayó que el biofertilizante ecológico líquido y sólido que se extrae a través de la lombricultura ecológica sustentable mantiene en condiciones de humedad al pasto demás que brinda sustentabilidad de raíz.

Así también, remarcó que aunque existen varios tipos de lombrices, la denominada roja californiana ha sido una de las más eficaces para la producción de biofertilizantes, toda vez que se ha sometido a una reproducción asexual, pues mediante el calor de ellas mismas expulsan cocones o huevesillos y de cada uno nacen entre 8 y 10 lombrices, y cada lombriz engendra hasta un millón de cocones.

Dijo que las lombrices ingieren diariamente una cantidad de comida equivalente a su propio peso y expelen el 60 por ciento de ese alimento transformándolo en humus, que es el abono orgánico que ayuda a incrementar la producción de hortalizas y otros productos vegetales.

Manifestó que esta lombriz con la que están realizando el estudio, se trajo de California, Estados Unidos, como parte de un intercambio entre investigadores de aquel país vecino, por lo que para evitar que se erradique en la entidad se ha trabajado en la reproducción de este productor de biofertilizantes.

Comentó que para que la lombriz pueda tener un óptimo desarrollo tiene que permanecer bajo temperaturas de 19 a 20 grados centígrados, con una humedad del 80 por ciento, con baja luminosidad, ya que teme a la luz y los rayos ultravioleta las matan.

Dijo que los biofertilizantes que elaboran las lombrices no necesitan ser fortificados, ya que de acuerdo a la Norma Internacional de Agricultura Orgánica la producción tiene que ser de manera natural sin la alteración de otros productos de síntesis como los pesticidas, insecticidas o bactericidas.

La investigadora aseguró que este trabajo de investigación se ha llevado a cabo gracias a la colaboración de estudiantes de la carrera de Ingeniería en Agronomía, con especialidad en Manejo de Agroecosistemas, quienes ayudan en el riego y el registro de inoculación de las lombrices.

Ejemplificó que en el caso de las plantaciones de cacao, los biofertilizantes ecológicos ayudan a que no pierda fotosíntesis, ya que en la temporada de sequía pierden muchas hojas por falta de agua.

Asentó que con esta crisis económica traerá importantes ahorros para los productores agrícolas porque no necesitan preparaciones de químicos para su elaboración, sino que únicamente tendrán que conseguir la lombriz y los desechos para iniciar la composta

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *