2 de febrero de 2010 20:03 PM
Imprimir

Estrategias de alimentación para sistemas de ganadería ante situaciones de déficit de forrajes

Argentina está viviendo una grave situación de sequía, que influye negativamente en la viabilidad de las explotaciones agropecuarias tanto de forma inmediata como para el futuro

La situación de sequía que estamos viviendo en la actualidad en Argentina, no sólo genera perjuicios en lo inmediato, sino que puede comprometer el futuro de las explotaciones agropecuarias de nuestro país.
Vemos necesario recomendar algunas medidas para evitar mayores pérdidas de las que hasta este momento se han producido. Las mismas pretenden servir de orientación para que el productor pueda tomar las decisiones dentro de su contexto productivo y así afrontar la crisis imperante lo mejor posible.
Lo importante en este momento es conservar el capital de producción, por lo que todas las acciones deberán estar dirigidas a preservar las vacas de cría.

¡Algunas recomendaciones!Como primera medida, se debe hacer una clasificación del rodeo para saber cuáles son las categorías a priorizar. En este momento, en el campo, tenemos cinco categorías bien definidas:
1. Vacas en servicio. Con cría al pie y estado corporal bueno (B), regula (R) y malo (M), y sin cría al pie.
2. Toros.
3. Recría.
4. Reposición.
5. Terneros/as.

¿Qué hacer en cada uno de los casos?Hay una serie de recomendaciones que se deben seguir para conservar lo mejor posible la capacidad productiva de un rebaño.

1. Vacas en servicio.
Como ya señalamos, seguramente tendremos vacas en distintos estados fisiológicos. Nuestra atención, en primer lugar, deberá estar dirigida a disminuir los requerimientos de las vacas de regular a mala condición corporal. Y, para esto, destetar podría ser la solución más adecuada y de mayor impacto.
Seria ideal que en estas categorías, después del destete, reciban algún tipo de alimentación suplementaria, como pueden ser rollos, fardos, silo o algún grano que tengamos en el campo.
Una alternativa interesante, en la vaca con cría al pie, es la utilización de bloques de urea como complemento del forraje suministrado, con la finalidad de mejorar la eficiencia de utilización del mismo.
En el caso de vacas con cría al pie de buena condición corporal, sólo bastará suplementar a la madre con los alimentos mencionados. Incluso aportar bloques de urea, siguiendo la evaluación permanente de la evolución de la condición corporal.
La categoría de vaca sin cría al pie es la que menos peligro corre, por el momento, pero no menos importante es su rol, ya que seguramente esté en los primeros estadios de preñez, por lo que representa nuestra provisión de terneros para el presente año. En este caso, la evaluación permanente de la evolución de su condición corporal, es de suma importancia. En los casos que falte pasto en el campo, se deberá aportar suplementación con henos, silos o granos, para evitar que la vaca entre en mal estado y preñada a la estación otoño-invernal, con consecuencias poco deseadas.

2. Toros.
Si bien esta categoría no tiene demasiados requerimientos, comparados con los vientres de cría, la observación y seguimiento del estado corporal de los toros es importante.
En el caso de tratarse de toros que trabajaron mucho durante la estación de servicio y aún no se han retirado, y a la vista se ven muy desgastados, hay que evaluar la posibilidad de que descasen y ofrecerles alguna alimentación suplementaria como en el caso de las vacas.
Si no hay compromiso corporal, la recomendación sería que terminen la temporada de servicio y luego tengan acceso a la misma alimentación que las vacas.

3. Recría.
Algunas recomendaciones para esta categoría serían:
Quedarse con las mejores hembras para reponer, en el caso de que la reposición sea propia, aportándoles alguna ración de mantenimiento con subproductos de la zona, principalmente de carácter proteico o granos más núcleo proteico. En el caso de que la reposición sea externa, lo mejor sería liberar el campo de estas categorías. Liberar de machos el campo, en el caso de que el productor no realice ciclo completo, con la finalidad de dejar la poca oferta de forraje para las vacas. En el caso de que el productor realice ciclo completo, la recomendación sería descartar los peores y someter a los restantes a una dieta de mantenimiento con subproductos locales y/o granos más núcleo proteico.4. Reposición.
Debemos tener en cuenta que, si bien esta es una categoría importante para el futuro del establecimiento, estamos hablando de un animal que ya ha completado su crecimiento y no se encuentra preñado, por lo tanto debemos pensar en una dieta de mantenimiento, para que no pierda demasiado peso. Para ello, recurrir a algún tipo de forraje conservado (rollo, fardos, silos) o granos sería una alternativa a evaluar.

5. Terneros/as.
Podemos hacer aquí también una división de los terneros a destetar y optar por diferentes estrategias de alimentación a saber: Terneros por encima de 4 meses. En esta situación el destete será a campo y con una suplementación proteica en lo posible, con algún subproducto de la zona, como puede ser el subproducto de arroz, algún balanceado proteico o grano de sorgo o maíz más un núcleo proteico. Es importante en esta categoría no descuidar la provisión de proteína, ya que la falta de la misma, en este estado estaría condicionando el desarrollo futuro del animal. Cualquier decisión en esta categoría deberá estar en correlación con el estado del animal. Terneros por debajo de 4 meses. En ese caso deberíamos estar pensando en destete precoz y/o hiperprecoz, de acuerdo al estado corporal y a criterio técnico profesional. Para concluirLamentablemente, la falta de agua ha hecho que fracasen muchos de los cultivos de verano, incluso los verdeos y reservas que estaban programados para alimentación de la hacienda para el año. Esta situación lleva a que debamos realizar acciones de salvataje de nuestros animales y pensar en la implantación de los verdeos de invierno y pasturas para el mes de marzo; que de recomponerse el régimen de lluvias, nos garanticen la recuperación de las categorías que hayan podido afrontar el verano. Estas son algunas de las alternativas que creemos más convenientes para la situación actual. Obviamente, cualquier decisión deberá estar supeditada a la realidad de cada establecimiento.
Los conceptos que aquí se exponen NO pretenden ser una receta técnica, sino una orientación para que el productor pueda actuar ante la crisis hídrica imperante.
Se debe remarcar también que cualquiera de estas opciones deben estar acompañadas de un correcto estado sanitario de los animales.
Las agencias de extensión de INTA están disponibles para todo tipo de consultas sobre el tema e invitamos a los productores a que se acerquen, para que entre todos podamos salir adelante de esta situación.

MVs. Rhades, L. (1); Schreyer, H. (2); Ing. Rodríguez, H. (3).
AER INTA San Salvador. aersansalvadoer@concepcion.inta.gov.ar Ings. Baroli, M. (1); Álvarez, A. (1). AER INTA Villaguay. aervillaguay@concepcion.inta.gov.ar
(1) Agente de Proyecto Cambio Rural
(2) Agente Proceder
(3) Becario de extensión Agradecimiento: Al Ing. Raúl Boc-ho por sus aportes y revisión 

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *